El incendio de Venta del Moro (Valencia) ya arrasa más de 1.300 hectáreas y amenaza el paraje de las Hoces del Cabriel

El cambio en la dirección del viento y el difícil acceso a la zona está dificultando las tareas de extinción.
|
Incendio en Venta del Moro, Valencia.
Incendio en Venta del Moro, Valencia.
EFE / Biel Aliño

El incendio, originado el pasado domingo en Venta del Moro (Valencia) por el impacto de un rayo, está ganando terreno pese a que ayer parecía controlado y amenaza el paraje de las Hoces del Cabriel.

Las altas temperaturas, con valores máximos en torno a los 38 grados, y el fuerte viento han reavivado el fuego, de acuerdo con la Agencia Estatal de Meteorología. Por el momento se extiende ya a lo largo de 1.300 hectáreas, aunque no hay evacuaciones.

Este martes se han sumado ocho medios aéreos para participar en las tareas de extinción del incendio en la zona, ubicada entre Valencia y Cuenca. Se teme que la situación empeore, según dijo ayer lunes el presidente de la Generalitat, Ximo Puig.

Desde el Centro de Emergencias de la Generalitat Valenciana, se han anunciado las horas a las que se irán incorporado los distintos aparatos que participarán en esta lucha.

Equipo de la UME

Para este martes se pide la incorporación de dos aviones Focas y dos brigadas del Ministerio para la Transición Ecológica, así como dos aviones de la Junta de Castilla-La Mancha.

Sobre el terreno han trabajado durante la noche numerosas unidades terrestres de bomberos, mientras la Unidad Militar de Emergencias (UME) incorporará este martes por la mañana a 80 militares más y dos helicópteros Cougar del Batallón de Helicópteros de Emergencias II (BHELEME II) para ayudar en las labores de extinción.

Con la incorporación de los citados 80 militares, trabajarán en la extinción del fuego 215 miembros de esta unidad.

Según ha informado la UME en su cuenta de Twitter, se ha trabajado sin descanso a lo largo de toda la noche.

Las llamas devoran Zamora en uno de los peores incendios del siglo

Las llamas devoran Zamora en uno de los peores incendios del siglo