Life

Ocho razones inesperadas por las que roncas

A lo mejor la culpa la tiene la forma de tu boca.

Millones de personas en todo el mundo roncan, y la mayoría de ellas “no tienen ni idea de por qué lo hacen o de qué pueden indicar esos ronquidos sobre su salud”, asegura el doctor Jagdeep Bijwadia, especialista en medicina interna, pulmonar y del sueño.

Los ronquidos pueden ser indicios de problemas como la apnea del sueño, una enfermedad que provoca interrupciones en la respiración mientras duermes, o pueden responder a hábitos diarios o decisiones que te hacen más propenso a roncar.

Aunque mucha gente se lo toma a la ligera, este problema puede hacer mucho más que molestar a tus compañeros de cuarto por la noche. Recientes estudios han demostrado que roncar provoca un alto riesgo de endurecimiento de las arterias, una de las causas principales de los infartos y otros problemas cardíacos, asegura Steven Olmos, fundador de la organización TMJ & Sleep Therapy Centres International.

Por suerte, muchas de las causas de los ronquidos tienen solución. El primer paso para poner fin al problema es encontrar la raíz del problema. Aquí van ocho causas inesperadas que tal vez estén provocándote ronquidos.

1. Has bebido alcohol

A lo mejor piensas que tomarte una copa de vino al final del día te ayuda a relajarte, pero no necesariamente te hará dormir mejor. El alcohol relaja los músculos que rodean las vías respiratorias, lo que puede provocar ronquidos fuertes, aunque no suceda siempre.

“Cuanto menos restaurador y profundo sea el sueño, más te pesará y más te sentirás desorientado y con niebla mental a lo largo del día”, advierte Bijwadia.

2. Tienes una obstrucción nasal

Tener las vías respiratorias bloqueadas es una causa evidente de ronquidos. Puede ser alergia o un tabique desviado, explica el otorrinolaringólogo Brian Drew.

Un alergólogo puede ayudarte a tratar tus problemas con los ácaros del polvo y un otorrinolaringólogo te ayudará a encontrar el modo de reducir de forma efectiva los ronquidos causados por obstrucciones nasales.

“Está demostrado que los aerosoles nasales incrementan el volumen nasal en un 20%, lo que aumenta de forma drástica el nivel de flujo”, añade Olmos. Estos productos alivian la irritación de los tejidos blandos debida a la inflamación general y a los alérgenos ambientales.

3. Duermes bocarriba

Dormir bocarriba te hace mucho más propenso a roncar, afirma la especialista en medicina del sueño Marcella M. Frank.

“Cuando alguien duerme sobre la espalda, la mandíbula y la lengua tienden a caer hacia la parte posterior de la garganta”, explica Frank.

Según un estudio, el 92% de las personas que sufren trastornos del sueño respiran mejor cuando no están echados bocarriba.

“Dormir de lado ayuda a reducir los ronquidos. En caso de quienes sufran trastornos más graves, como la apnea del sueño, esta postura también alivia parte de sus síntomas, aumenta la aspiración de oxígeno a lo largo de la noche y protege las vías respiratorias ante posibles colapsos”, expone Bijwadia.

4. Problemas de peso

El exceso de peso corporal puede provocar un tono muscular pobre y un exceso de tejido alrededor de la garganta y el cuello. Estos dos problemas son causas de ronquidos.

Permanecer activo todo el día te ayudará a alcanzar una mejor calidad de sueño con el tiempo, sostiene Bijwadia, quien añade que llevar un estilo de vida sano también contribuye a reducir los ronquidos.

5. Problemas de tiroides

“Con el hipotiroidismo pueden producirse cambios en la parte superior de las vías respiratorias que provocan dificultades para respirar mientras duermes”, señala la doctora Shoshana Ungerleider.

Los estudios demuestran que la estabilización hormonal de las personas que parecen hipotiroidismo reduce la intensidad de los ronquidos. Hay otras señales de que tu tiroides tiene una actividad demasiado baja, como la fatiga, un repentino aumento de peso, piel seca, debilitamiento capilar y depresión.

6. La edad también afecta

Es más frecuente roncar a medida que envejecemos “simplemente porque el tejido se vuelve más flácido”, explica Frank.

Por increíble que parezca, ejercicios como cantar ayudan, sostiene Olmos. Utilizar dilatadores nasales también ayuda a evitar los ronquidos relacionados con la edad.

7. El problema quizás sea la forma de tu boca

Todo el mundo es diferente y algunas personas tienen una anatomía bucal que las hace más propensas a roncar. Por ejemplo, tener un paladar más bajo, grueso o blando hace que tu vía respiratoria sea más estrecha y provoque ronquidos.

Drew señala que algunas de estas diferencias estructurales tienen tratamiento. Por ejemplo, existen férulas dentales y otros aparatos bucales que reducen el problema.

8. Eres hombre

Las investigaciones sugieren que las diferencias entre hombres y mujeres llevan a estos a roncar más. Por ejemplo, los hombres tienen unas vías respiratorias más estrechas, pudiendo ocasionar el problema. Estadísticamente, los hombres también beben más alcohol que las mujeres, lo que facilita que se produzcan ronquidos por inflamación.

Si ninguna de estas causas es la que provoca tus problemas, tal vez tengas apnea del sueño

Roncar también es uno de los síntomas más habituales de la apnea del sueño obstructiva, un problema grave de salud que puede hacer que dejes de respirar en mitad de la noche mientras duermes porque los tejidos blandos de la garganta colapsan y bloquean las vías respiratorias.

“Las vibraciones de estos tejidos blandos provocan el sonido de los ronquidos”, explica la otorrinolaringóloga Kimanh Nguyen.

Otros síntomas de este problema son cansancio a lo largo del día, dolores de cabeza por la mañana, sensación de no descansar cuando duermes y despertarte sin aire y jadeando. Este problema se diagnostica con una polisomnografía o un estudio del sueño y lo puede tratar un otorrinolaringólogo.

Si no se trata, puede provocar hipertensión y problemas cardíacos, así que si ninguna de las ocho causas anteriores es la tuya, ve al médico lo antes posible.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

Cómo conseguir dormir bien