NOTICIAS
05/08/2021 08:49 CEST | Actualizado 05/08/2021 08:57 CEST

"Ojalá me hubiese vacunado": el lamento de un negacionista ingresado grave en la UCI

Un valenciano de 46 años asume su error y lamenta su radicalización por las redes sociales. Su hermana narra su historia, porque él está conectado a una máquina.

Europa Press News via Getty Images
Un paciente de covid-19, en la UCI del Hospital Enfermera Isabel Zendal de Madrid, el pasado enero. 

Esta es la triste historia de un hombre que se está jugando la vida en cuidados intensivos, aquejado de coronavirus, y que nunca se quiso vacunar ni quiso que lo hiciera su familia, porque eso no servía de nada. Una historia que ha salido a la luz gracias a su hermana, que ha hecho el esfuerzo de contar una intimidad tan dura para que nadie desdeñe la importancia de protegerse y blindarse contra el virus. 

Jorge Lis es un expiloto valenciano de motociclismo que, actualmente, trabaja manager de varios corredores de la categoría de Superbikes. Lis, de 46 años, un hombre de vida sana, se había mostrado hasta ahora totalmente contraria a la existencia del coronavirus e, incluso, no quiso vacunarse cuando le llegó su turno por edad. Ahora, asegura que desearía haberlo hecho. “Ojalá me hubiese vacunado”, escribió a su hermana Elena desde el hospital. 

“Tengo miedo, Elena, de que por haber sido un cafre ahora no podamos frenar esto. Esta semana ha sido de golpe una de mis mayores lecciones de vida. Pasar mucho tiempo en Twitter, etcétera me había radicalizado al extremo”, reconoce el paciente.

En una columna publicada en el diario Levante-EMV, su hermana contaba que su hermano lleva 15 días ingresado en estado de “extrema gravedad”. Ha tenido que ser conectado a una máquina ECMO (las siglas en inglés de Oxigenación de Membrana Extracorporal) porque el ventilador no era suficiente. Ahora, teme seriamente por su vida y ha querido publicar su historia para que otras personas entiendan las consecuencias de su decisión.

Tengo miedo, Elena, de que por haber sido un cafre ahora no podamos frenar esto. Esta semana ha sido de golpe una de mis mayores lecciones de vida. Pasar mucho tiempo en Twitter, etcétera me había radicalizado al extremo

Revela además que sólo había discutido con su hermano por culpa del coronavirus: ”Él, que al inicio de la pandemia vivía atemorizado, de repente dio un giro y se contagió de un virus invisible y muy peligroso: el de las teorías que niegan la existencia de la covid o relativizan sus efectos. Escuchaba a presuntos gurús que presumían de manejar información privilegiada: datos económicos y sociales fuera del alcance del resto de los mortales, científicos incluidos”.

Cuando llegaron las vacunas, Jorge se mantuvo en su decisión de no querer inocularse. Es más, tal y como explica su hermana, “incluso intentó que el resto de la familia, incluida mi madre de 84 años, tampoco lo hiciera”. Ahora, el expiloto lleva 15 días ingresado en la UCI del Hospital La Fe de Valencia luchando por su vida.

Elena Lis su mensaje pidiendo amplitud de miras a los negacionistas: “Si estás leyendo esto y todavía tienes dudas, solo te pido que te lo replantees. Es verdad que el porcentaje de personas a las que se les complica es pequeño, sobre todo entre los menores de 50 años, pero la estadística es la ciencia que dice que si tu vecino tiene dos Ferraris y tú ninguno, cada uno de vosotros conduce un flamante deportivo. Menos de un 5 % de los enfermos covid ingresa en la UCI, pero para el que le toca, el porcentaje es de un 100 %. Y, aunque te parezca lejano, hay gente a la que le toca. Personas, como mi hermano, que se creían inmunes: joven, fuerte y sano”.

Jorge no sólo escribió a Elena, también ha enviado audios pidiendo perdón a sus amigos porque quería disculparse “por haber sido tan tozudo”, según ha explicado ella en otra entrevista en la Cadena SER. Esos mensajes los escribió antes de que su salud se deteriorara tanto. Ahora Jorge está en estado grave y conectada a una máquina que se oxigena su sangre.

Photo gallery El coronavirus mata: esta es la prueba gráfica See Gallery