BLOGS
21/02/2021 10:12 CET | Actualizado 21/02/2021 10:48 CET

Orto

Pedro Sánchez agotará la legislatura, pero la bifronte del PP y Vox ganará las próximas generales.

Europa Press
Santiago Abascal en el cierre de campaña de las elecciones catalanas.

En la mitología griega Orto es un perro gigante y cruel de dos cabezas. Orto se materializa en la mayoría del parlamento. El Orto del legislativo, además de ser bicéfalo, es bifronte. Una de las cabezas la comparten el Gobierno neocomunista y sus apoyos independentistas. La otra, el PP y Vox. En el aire que circula entre ellas, rebotando pérdida en ambas, se encuentra Cs.

Como diría Jack el Destripador, vamos por partes. Lo de Cataluña ha sido de traca y lo que queda. Resulta una majadería que, con el 27% del censo, el Gobierno a formar exija la autodeterminación, contando con el extravío de votos de los independentistas respecto a las anteriores elecciones.

Cierto que nada debe impedir unos comicios. Lo que ruboriza es que se ha forzado a los mayores todavía no vacunados a acudir a las urnas. Lo que avergüenza es que se ha exigido lo mismo a los contagiados, cuando los médicos y la administración llevan casi un año pidiendo que guarden cuarentena. Lo lógico y salubre hubiera sido enviarles a sus casas las papeletas, sabiendo que ese cambio de la ley electoral se hubiera tenido que anticipar, consensuar y regular con hormigón. La hipocresía de la clase política, sus reiteradas mentiras, su enloquecida manera de enfrentar los problemas evadiéndolos, ocupa las obras de Ionesco y Stoppard.

El peor ministro de Sanidad europeo ha ganado las elecciones por muy poco

El peor ministro de Sanidad europeo, lo afirman las estadísticas, ha ganado las elecciones por muy poco, en especial debido al trasvase de votos de Cs. La paradoja se explica en el laberinto catalán. Los que no se sienten protegidos por el Estado, hartos de que se les acuse de ser españoles y catalanes, han optado, pura desesperación, por el partido del Gobierno creyendo que éste les amparará. Ha habido una campaña tramposa de Salvador Illa / Iván Redondo en la que apelaban justo a lo contrario que ejecuta el Gobierno. Pero muchos catalanes se han tragado la mentira, igual que los votantes de EH Bildu en Euskadi las afirmaciones falsarias de los terroristas en excedencia.

Resumido según los votantes del PSC, que el Gobierno reculará de sus posiciones radicales en connivencia con ERC y los morados, que han salido del tatami con el ojo a la virulé tras el sorpasso de Vox. El Gobierno proseguirá con la engañifa y fastidiará a los catalanes que se saben españoles. Cataluña fue un condado de Aragón y siguió siéndolo con la conquista de Granada, el hecho fundacional de la nación.

Lo del PP ni me altera. En las últimas encuestas ya adelanta al PSOE en intención de voto, el de la España plural. Pedro Sánchez, apropiador indebido del PSOE, agotará la legislatura. Imaginemos que los escaños de ERC, inmersos en su huida hacia delante de la independencia, no le apoyan. Siempre que Sánchez y el haragán que toca la orquesta, Pablo Iglesias Turrión, presenten leyes que no sean en exceso leninistas, Cs las votará.

Cs precisa que Sánchez termine en noviembre de 2023 la legislatura. Un espacio de tiempo indispensable con el que reinventar el camino correcto del centrismo liberal.  A Inés Arrimadas no le queda otra. O eso o el suicidio político. Sin contar lo que ya he escrito, el sustento del Ibex 35 por las ayudas europeas sumadas al plan 2030.

Incluso, sin apoyos y sin aprobar leyes, el binomio de danzarines descompuestos, Sánchez e Iglesias, con los PGE aprobados, cruzarán la meta. A mi criterio, el PSOE, hipótesis variable, se quedará en las generales, con la que está cayendo y la tormenta de ira que se avecina, entre los 60 y los 70 escaños siendo optimista. Y los podemitas en unos 20 o 25 diputados.

En las catalanas, quien ha ganado de facto es la abstención

En las catalanas, quien ha ganado de facto es la abstención, el 47,4%. Esa abstención está concentrada en las generaciones de los 30 y los 40 años. El único dato extrapolable al resto de los territorios. La mayoría del presente de España no cree en ningún partido político, pues siente que todos le han traicionado. Me refiero a una generación con voluntad, recursos intelectuales y gónadas que, como les sigan tocando las narices morales y las habichuelas, que lo harán, encontrará la manera democrática de amorrar a los partidos.

 

Si la crisis de 2008 arrasó a Zapatero, la de ahora devastará la sentina de Sánchez / Iglesias

La segunda cabeza de Orto, la bifronte del PP y Vox, ganará las próximas generales. Si la crisis de la burbuja inmobiliaria de 2008 arrasó a Zapatero, la de ahora, de larga duración, devastará la sentina de Sánchez / Iglesias. La incógnita radica en si habrá o no habrá sorpasso de Vox. Al cabo, de cualquier modo, tanta monta monta tanto quien gane de los dos. Vox apretará al PP y nos conducirá sin demora, vía decreto de ley, a un Gobierno de leyes polacas y húngaras. Un sinnúmero de nuestros compatriotas, armados de razón, se negarán a acatar a los tribunales de lo que podría, en muy condicional, ser una dictablanda actualizada al estilo de Primo de Rivera. Europa lo permitirá.

El monstruo bicéfalo, Orto, se cree que tutela y tutelará a los españoles, como si fuésemos mamones pegados a la ubre pública. Orto se equivoca en lo fundamental. Somos una nación adulta que no admite tutelas. Ambicionamos la unidad y el exilio del ruido parlamentario que se mimetiza en las aceras. No a la tutela, sí a la transparencia y al Gobierno del, por y para el pueblo.

En la mitología griega Heracles mata a Orto. Entonces un grupo de aguerridos ciudadanos, desde la radicalidad democrática, tendrá que constituirse en un renacido Hércules. Cuanto antes mejor.                        

EL HUFFPOST PARA ARIEL