La OTAN descarta que la cumbre de Madrid sea una fecha límite para la adhesión de Suecia y Finlandia

Considera como "legítimos" los recelos de Turquía y promete más conversaciones para despejar las dudas de Ankara.
El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y el presidente de Finlandia, Sauli Niinisto.
El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y el presidente de Finlandia, Sauli Niinisto.
MARKKU ULANDER via Getty Images

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha asegurado este domingo que la próxima cumbre de la Alianza Atlántica en Madrid a finales de mes no supone una “fecha límite” para rematar la incorporación de Suecia y Finlandia, ahora mismo vetada por Turquía, a la organización militar internacional.

Asimismo, Stoltenberg ha descrito como “legítimos” los recelos de Ankara hacia dos países a los que Turquía acusa de mantener vínculos con organizaciones que considera terroristas.

“Hay que admitir que Turquía se enfrenta a la amenaza del terrorismo más que ningún otro aliado de la OTAN”, ha explicado Stoltenberg desde Finlandia, donde se ha reunido con el presidente, Sauli Niinisto.

Aunque Stoltenberg reiteró que el veto turco le produjo sorpresa, “teníamos motivos para creer que las solicitudes recibirían el apoyo de todos los aliados”, el secretario general de la OTAN considera que las preocupaciones de Ankara son merecedoras de “una discusión para tratar de resolverlas”.

Turquía exige a Suecia y Finlandia que corte vínculos con miembros del Partido de los Trabajadores del Kurdistán y las Unidades de Protección Popular, y expulsen de su territorio a cualquier grupo asociado.

Además, Ankara exige que Estocolmo y Helsinki levanten el embargo sobre los productos de la industria de defensa y extraditen a las personas asociadas con terroristas entre ellos supuestos participantes en el intento de golpe militar en Turquía en 2016.

Con todo, Stoltenberg ha pedido a Turquía que entienda la situación en el contexto de la guerra de Ucrania y dé su beneplácito a la incorporación.

“Vivimos en un mundo más peligroso en el que Rusia está tratando de remodelar el orden mundial y establecer zonas de influencia. Esta fue una de las razones por las que Finlandia y Suecia decidieron unirse a la OTAN. Por otro lado, Turquía siempre ha apoyado la política de puertas abiertas de la OTAN”, ha declarado.