La OTAN refuerza su presencia militar en el Este de Europa ante la "alerta" rusa y EEUU estudia el apoyo con tropas

España, Dinamarca, Francia y Países Bajos han anunciado que mandarán efectivos a los países aliados en el este. El 'Cuarteto de Normandía' convoca otra reunión diplomática.

La OTAN está enviando más barcos y aviones al flanco oriental de la Alianza para “mejorar la disuasión y la defensa” en esa zona y sus fuerzas se están poniendo “en estado de alerta”, ha indicado este lunes la organización, ante el incremento de la tensión por la concentración militar rusa junto a la frontera de Ucrania y la posible intervención militar de Moscú en la antigua república soviética.

Entre los efectivos que se van enviar, está la fragata española Blas de Lezo que irá a reforzar la presencia naval de la OTAN en el Mar Negro, y se plantea el envío de aviones de combate a Bulgaria. Países Bajos también mandará aviones de combate a Bulgaria, aunque será a partir de abril, para apoyar las actividades de vigilancia aérea de la OTAN en la zona.

Dinamarca también enviará una fragata, esta al Mar Báltico, y desplegará cuatro aviones de combate en Lituania. Por su parte, Francia se ha mostrado dispuesta a enviar tropas a Rumanía bajo los mandos de la Alianza.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha agradecido a los aliados su solidaridad y avisa: “Continuaremos tomando todas las medidas necesarias para proteger y defender a todos los aliados”. “Responderemos a cualquier deterioro en nuestro entorno de seguridad, fortaleciendo nuestra defensa colectiva”, ha añadido.

Por su parte, Rusia ha achacado a EEUU y la OTAN la responsabilidad de la escalada de tensión en torno a la situación en Ucrania.

“La escalada de tensión obedece a las acciones concretas que emprenden Estados Unidos y la OTAN”, ha afirmado hoy el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, en su rueda de prensa telefónica diaria.

“Vemos las declaraciones que publica la OTAN sobre el incremento de su contingente y el envío de fuerzas y armamento al flanco oriental. Esto es lo que incrementa la tensión”, ha subrayado.

La UE anuncia duras sanciones

Por su parte, los ministros de Exteriores de la Unión Europea han acordado por unanimidad imponer sanciones en caso de que Rusia invada Ucrania. El ministro español, Juan Manuel Albares, ha expresado la condena unánime a la agresión rusa y aunque no ha dado mayor detalle de las sanciones ha calificado que serán “enormes y masivas”.

Además, el ministro ha destacado que el diálogo es la prioridad en esta situación tensa que vive Europa aunque ha aclarado que “hay que estar preparados”. No obstante, ha aplaudido que los ministros de Exteriores de EEUU y Rusia mantengan conversaciones.

Respecto de la comunidad española en el país, que suma cerca de 500 personas, Albares ha descartado iniciar la repatriación cómo sí que lo han hecho EEUU y Reino Unido.

Este martes, Albares informará en el Congreso sobre esta crisis por petición propia y antes de viajar junto a Felipe VI a Honduras para participar en la toma de posesión de la presidenta Xiomara Castro. Para algunos grupos de Gobierno este comparecencia no es suficiente y piden que también lo haga la ministra de Defensa, Margarita Robles.

Preparan plan de emergencia

También ha descartado una salida masiva el Alto Comisionado para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la UE, Josep Borrell. En este sentido, ha anunciado un préstamo de emergencia “en caso de que sea necesario” de 1.200 millones de euros en caso de que se haga efectiva la invasión.

No obstante, Borrell ha descartado que haya una sensación se ataque inminente tras haber escuchado al secretario de Estado de EEUU, Anthony Blinken. “No, no creo que haya nada nuevo que pueda incrementar el sentimiento de miedo sobre un ataque inminente”, ha respondido.

8.500 soldados listos en EEUU

Desde Washington se prepara la designación de las unidades que serían enviadas al este de Europa, según fuentes oficiales citadas por la cadena CNN. El Pentágono ya ha informado que 8.500 soldados están en alerta y listos para el despliegue.

Por el momento no se ha tomado una decisión definitiva, pero Joe Biden tiene sobre la mesa varias opciones para reforzar la presencia estadounidense en los países bálticos y otras zonas de la región durante una reunión celebrada el sábado en Camp David.

Una de ellas incluye enviar entre 1.000 y 5.000 militares para apoyar a los aliados de la zona y reforzar una posible evacuación de ciudadanos estadounidenses, si fuera necesario.

El mandatario estadounidense, además, ha asegurado este lunes que hay “total unanimidad” entre su postura y la de sus aliados europeos. “He tenido una reunión muy, muy, muy buena. (Hay una) unanimidad total con todos los líderes europeos”, ha señalado Biden en declaraciones a la prensa en la Casa Blanca.

Biden se ha pronunciado así, sin dar más detalles, después de mantener una conversación de una hora y veinte minutos con la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen; el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, el presidente de Francia, Emmanuel Macron; el canciller alemán, Olaf Scholz; el primer ministro italiano, Mario Draghi; el presidente polaco, Andrzej Duda, y el primer ministro británico, Boris Johnson, además del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

En un tuit posterior, Biden ha asegurado que los líderes habían conversado sobre “los esfuerzos conjuntos para disuadir una mayor agresión por parte de Rusia, como los preparativos para imponer duros costes económicos a Rusia y reforzar la seguridad en el flanco este” de la OTAN.

La Casa Blanca ha añadido después, en un comunicado, que los participantes en la llamada “subrayaron su deseo compartido de una resolución diplomática de las tensiones actuales”, además de “repasar sus recientes contactos con Rusia en múltiples formatos”.

Diplomacia a cuatro entre Rusia, Ucrania, Alemania y Francia

Los asesores políticos de los líderes de Alemania, Francia, Rusia y Ucrania, del llamado Formato de Normandía, se reunirán el miércoles en París para tratar de desatascar el proceso de paz para el Donbás, donde se enfrentan desde 2014 el Ejército ucraniano y los separatistas prorrusos.

Fuentes de la delegación rusa, encabezada por el vicejefe de la Administración Presidencial, Dmitri Kozak, indicaron a la agencia oficial TASS que la cita será el día 26 en la capital francesa, en medio de las tensiones en torno a Ucrania por el despliegue de más de 100.000 soldados rusos cerca de la frontera con el país vecino.

El pasado día 6 Kozak se reunió con el asesores político de Alemania, Jens Plötner, y el asesor diplomático francés, Emmanuel Bonn, a petición de la parte rusa. Kozak dijo entonces que se acordó mantener más contactos, incluido con la parte ucraniana, a fin de poner fin al conflicto en el este de Ucrania, donde han fallecido más de 14.000 personas, según la ONU.

Alemania y Francia quieren revivir el Formato de Normandía, cuya última cumbre a nivel de líderes tuvo lugar en 2019 en París y que desde entonces no ha arrojado mayores avances salvo en el intercambio de presos. Ucrania insiste sobre todo en una nueva cumbre, pero Rusia considera que Kiev debe sentarse a negociar no con Moscú, sino con los rebeldes apoyados por el Kremlin en Lugansk y Donetsk, dado que considera que lo que ocurre en el este de Ucrania es una “guerra civil” y que Rusia no forma parte de la misma.

Tensión en la frontera entre Ucrania y Rusia