"Pa la saca...": el correo del comisionista Luceño a Medina tras el ingreso del dinero

Luceño admite al fiscal que ocultaron al Ayuntamiento las comisiones que iban a percibir, según 'El País'.

El escándalo de los comisionistas de los contratos de venta de material sanitario al Ayuntamiento de Madrid continúa acrecentándose. Después de que se hiciesen públicos los whatsapp mantenidos entre el empresario Alberto Luceño y alto cargo del área de Hacienda y Personal del Ayuntamiento, este jueves han salido a la luz nuevos datos sobre el caso.

Uno de ellos se corresponde con los correos electrónicos que intercambiaron Luceño y Medina tras el ingreso de los más de seis millones de euros, unos mails contenidos en el sumario y a los que ha tenido acceso la Cadena SER. El 30 de marzo de 2021, cuando se produjo la recepción del dinero en sus cuentas corrientes, Luceño le escribió a Medina con un directo: “Pa la saca...”. Él le respondió exclamando: “Bien!!!!”.

Precisamente, también revela el mismo medio de comunicación que el Ayuntamiento de Madrid conocía la investigación de las mascarillas desde diciembre de 2020, así como la existencia de posibles comisionistas.

Luceño, al fiscal: “Reconozco un 44,85%”

Según ha podido confirmar El País mediante el vídeo del interrogatorio a Alberto Luceño por parte del fiscal, el empresario ha admitido en dicha sesión que no comunicaron al Consistorio que iban a percibir unas comisiones cercanas al 50% del total de la operación. Es decir, cinco de los once millones de euros que costó el material sanitario adquirido.

El empresario ha esgrimido que ese porcentaje parte de una recomendación de la Cámara de Comercio de París, que según el comisionista se produjo manera verbal y no quedó recogida por escrito.

Fiscal (F): ¿En qué términos había quedado usted con el señor Medina sobre cuál iba a ser su comisión?

Alberto Luceño (A.L.): Los términos con el señor Medina son tú te llevarás una comisión por pasar un contacto…

F: Pero no acordaron ninguna comisión, ni siquiera aproximada.

A.L.: No, ni se firma un contrato ni nada de nada.

Fiscal. El señor Medina dijo que lo que habían quedado ustedes es que aproximadamente se iban a llevar un tercio cada uno. Un tercio Leno [la empresa malasia suministradora], un tercio usted y un tercio el señor Medina. Eso es verdad?

A.L.: Eso es incorrecto. Leno no se llevó nada porque soy la persona que representa a la fábrica. Leno no cobra comisión. Leno pone su precio.

F: Pero el precio que ponía Leno era un tercio, otro tercio era su comisión y el tercero…

A.L.: La comisión la asigna el vendedor porque yo soy agente del vendedor. Cuando se hacen operaciones se dice ‘oye de esta operación, tengo más porcentaje porque las has negociado muy bien y esta otra operación, tengo menos porcentaje porque la he negociado peor’. Y luego el precio es más alto, seguimos las recomendaciones de la Cámara de Comercio de París, que no las obligaciones, que recomienda que no se puede llevar una persona más del 50% de la operación.

F: En este caso, cuatro millones que son las comisiones del señor Medina y usted qué porcentaje supone sobre 6,6 millones de dólares.

A.L.: 45%

F: Perdone, pero es más de la mitad…

A.L.: Se lo voy a enseñar, de las máscaras se reconocen 44,85%. Yo reconozco un 44,85%

F: ¿Y el señor Medina?

A.L.: El señor Medina reconoce su porcentaje. Y en la otra operación un 49,91%.

F: La señora Collado sabía que ustedes se llevaban esas comisiones.

A.L.: No, no.

(Transcripción del interrogatorio del fiscal a Alberto Luceño, al que ha tenido acceso ‘El País’)

Los coches de lujo... como “inversión”

Luceño también ha reconocido ante el fiscal anticorrupción que adquiría coches de lujo como una forma de “inversión” para venderlos posteriormente. “Hemos vendido tres ya. Parte son coches de inversión, los compramos porque valían 700.000 euros, 800.000 euros y los conseguimos por 399.000″, mantiene durante su declaración ante el fiscal anticorrupción, a la que ha tenido acceso Europa Press, según consta en las diligencias de la investigación.

Según se recoge en la denuncia de la Fiscalía, Luceño recibió en concepto de comisiones un total de 5.100.000 dólares -4,6 millones de euros-, mediante transferencias remitidas desde Malasia a una cuenta personal”. Con este dinero, el empresario costeó una estancia en un hotel de Marbella con un coste de 60.000 euros y tres relojes Rolex con costes de 6.550 euros, 26.000 euros y 9.900 euros.

De igual modo, el dinero se destinó a al compra de un Aston Martin DB11 (160.000,00 euros); un Ferrari 812 Superfast (355.000 euros), un Mercedes AMG GT 63S (149.999,01 euros); otro Mercedes SCL 300 (54.500 euros); un Range Rover Sport (102.000 euros); un KTM X BOW (91.800 euros); y un BMW I8 Roadster (121.000 euros)

“De esos coches hay tres que ha hemos vendido y hemos ganado con la venta”, sostiene el empresario, que hace referencia al BMW, entre otros. “Con ese dinero hemos reinvertido en comprar otros modelos”, expresa a continuación en su declaración.

Por su parte, el fiscal le recuerda que se encuentra declarando por las diligencias de investigación de la Fiscalía, y que si “esto se transforma en un procedimiento judicial” solicitará el embargar de sus bienes. En este punto le advierte de que “enajenar bienes, ponerlos a nombre de otra persona para evitar un embargo es un delito”. “Lo digo por los coches que ha vendido”, apostilla.