INTERNACIONAL
23/05/2019 09:01 CEST | Actualizado 23/05/2019 13:31 CEST

Pablo Ibar, condenado a cadena perpetua: ¿y ahora?

Esto no es el final: la defensa seguirá peleando por su liberación.

EFE

El cuarto juicio por un triple asesinato cometido en Florida en 1994 ha librado este miércoles al hispano-estadounidense Pablo Ibar de la pena de muerte a la que se ha enfrentado durante 16 años, pero lo ha condenado a cadena perpetua tras ser hallado en enero pasado culpable de ese crimen.

Ha sido un largo y “duro” proceso para Ibar, su familia y su defensa, que ha terminado este miércoles en llanto, alegría y abrazos entre todos ellos en una corte abarrotada en Fort Lauderdale, al norte de Miami, después de que el jurado no alcanzara acuerdo unánime sobre la pena de muerte y recomendara la cadena perpetua.

“Es la primera vez que hemos salido aquí en algo victorioso”, ha expresado a la agencia Efe el padre del condenado, Cándido Ibar. “El juicio no salió bien, porque salió culpable, pero por lo menos la sentencia salió a favor. Por lo menos no es pena de muerte”, ha manifestado con alegría. Es un punto y aparte para la familia, pero aún seguirán peleando... Así ha sido el proceso hasta la condena de este miércoles.

¿Por qué ha sido condenado Pablo Ibar?

Los 12 miembros del jurado popular han declarado a Ibar culpable en enero por el asesinato a tiros de tres personas a finales de junio del año 1994: Casimir Sucharski, propietario de un local nocturno, y dos de sus bailarinas, Sharon Anderson y Marie Rodgers.

Los cuerpos fueron hallados por la Policía en un domicilio de la localidad de Miramar, en el estado de Florida y el 26 de agosto de 1994, Pablo Ibar y su amigo Seth Peñalver fueron acusados del triple homicidio al ser detenidos. La defensa y los familiares de Ibar, desde su mujer a su padre, han pedido durante la fase de sentencia del juicio que se descarte la pena de muerte. Para ello han alegado el bienestar de sus hijos, y la “bondad” del condenado; aunque el juez que lleva el caso, Dennis Bailey, ha rechazado descartar esta opción.

¿Y qué hará la defensa ahora?

El equipo legal ya ha anunciado que recurrirá la sentencia ante el Tribunal de Apelaciones del Cuarto Distrito de Florida, al considerar que el proceso ha estado envuelto en todo tipo de irregularidades.

Los abogados y la Asociación contra la Pena de muerte Pablo Ibar han cuestionado la actuación de Bailey, que expulsó a un miembro del jurado popular que se retractó de su veredicto y “permitió que la fiscalía se extralimitase en sus argumentos finales en 2016”. La defensa y los familiares han centrado sus esfuerzos en los últimos días en evitar que Ibar regresase al corredor de la muerte alegando el bienestar de la relación con sus hijos, una petición rechazada por el juez.

¿Cuántos juicios ha tenido hasta ahora?

Cuatro.

El primero fue contra Ibar y Peñalver. Se celebró entre mayo de 1997 y enero de 1998 en Fort Lauderdale (Florida), y fue declarado nulo porque el jurado no acordó un veredicto por unanimidad. El 11 de enero de 1999, se abrió un segundo juicio contra los dos, que fue aplazado a petición de Ibar tras la detención de su abogado, acusado de agredir a una mujer embarazada. Sin embargo, el juicio de Seth Peñalver siguió adelante y fue finalmente condenado a muerte, aunque logró ser exculpado en 2012.

El tercer juicio comenzó el 17 de abril de 2000, y Pablo Ibar acabó siendo hallado culpable el 14 de junio. Según la defensa actual, el entonces abogado de Ibar, Kayo Morgan, hizo una “desastrosa” defensa del acusado, ya que él mismo confesó haber cometido “graves errores” en el proceso aduciendo problemas personales. A partir de entonces, se inició el proceso para concluir la pena, que fue la condena a muerte. Sin embargo, el Tribunal Supremo de Florida anuló la sentencia en febrero de 2016, tras una apelación en la que el equipo legal de Ibar aseguró que no tuvo un juicio justo por las supuestas irregularidades en torno a las pruebas y la actuación del tribunal.

Durante el cuarto proceso judicial, la defensa denunció unas supuestas “irregularidades” en el proceso, desde las contradicciones y negligencias en que incurrió el detective encargado de la investigación, Paul Manzella, hasta el borrado de dos cintas de vídeo de un club nocturno que se hallaban bajo custodia policial.

¿Qué pruebas ha aportado la Fiscalía para respaldar su acusación?

A lo largo de todos estos años, la Fiscalía se ha basado en varias pruebas para inculpar a Ibar: las huellas dactilares encontradas en la vivienda de Mirarmar, el supuesto ADN de Ibar hallado en una camiseta en el lugar de los hechos con la que se tapaba la cara uno de los asesinos, la huella de una zapatilla del acusado, y un vídeo de la cámara de seguridad de la vivienda en el que supuestamente se reconoce el rostro de Ibar. La acusación del Estado también ha recopilado el testimonio de varios testigos que aseguran haber visto a Ibar y Peñalver en la casa. Entre ellos, el exvecino de Sucharsky, Gary Foy, que declaró, tanto en la rueda de reconocimiento físico, como en la fotográfica, que creyó ver a Ibar saliendo de la casa junto a otra persona.

En cambio, otro testigo, Gene Klemetzco, ha admitido en el juicio actual que mintió en su testimonio que incriminó a Ibar en el proceso del año 2000. Sin embargo, el ministerio público ha asegurado que todas las pruebas “corroboran” la culpabilidad del español en el crimen.

Photo gallery El juicio de Pablo Ibar en imágenes See Gallery

EL HUFFPOST PARA CORREOS