POLÍTICA
22/03/2019 17:33 CET

Esperando a Pablo

El líder de Podemos vuelve este sábado a la actividad política: un mareado partido confía en su efecto para remontar

EL HUFFPOST

 

Malos tiempos para la lírica… Queda poco más de un mes para que los españoles vayan el 28 de abril a depositar sus papeletas y decidir el futuro del país. Y Podemos llega a esta recta final en caída libre en las encuestas, con una fuerte marejada interna y con un liderazgo debilitado.

Pero en la dirección morada esperan que todo cambie a partir de este sábado: el secretario general, Pablo Iglesias, reaparece en la vida pública tras tres meses de baja por paternidad. Y lo hace cargado de simbolismo, en un acto en la plaza del Museo Reina Sofía en Madrid. Un talismán para los morados: donde se vivieron noches electorales como la de las europeas de 2014 -su gran irrupción en el panorama política- y las de las generales de 2015 y 2016.

En Podemos confían en la vuelta de su líder para reflotar en los sondeos, animar a sus electores y revertir la actual situación. A pesar de las críticas a su liderazgo, en la dirección morada siempre ensalzan la figura de Iglesias. Y, especialmente, tienen la convicción de que se les dan bien las campañas y que consiguen movilizar a su electorado en la recta final. Toca la “remontada”, como la definen dirigentes de la formación.

Los datos no son muy halagüeños. En el último barómetro del CIS, Podemos aparecía en cuarta posición en intención de voto (14,5%), casi siete puntos por debajo del resultado electoral hace menos de tres años (21,1%). En primera posición se situaba el PSOE de Pedro Sánchez, con un 33,3%, seguido del Partido Popular (16,7%) y Ciudadanos (15,3%). Vox estaría en quinto lugar con un 5,9%.

 

 

Pero esos datos entienden los morados se pueden superar. Y se mira directamente al porcentaje alto de indecisos y a la volatilidad del voto. El propio presidente del CIS, José Félix Tezanos, reconocía hace unos días que buena parte de los dudosos se sitúan en la franja entre socialistas y morados. Por ejemplo, en Andalucía un 11% decidió su papeleta en el último momento.

Andalucía, Andalucía, Andalucía. Una de las obsesiones que tienen en la izquierda es que no suceda como en el sur el pasado mes de diciembre, cuando Adelante Andalucía (la confluencia entre Podemos e IU) perdió 300.000 votos respecto a las anteriores elecciones. En el partido esperan que los ciudadanos haya tomando nota de lo que pasó y que se quiera frenar la irrupción de Vox y el consiguiente bloque de derechas que se perfila junto al Partido Popular y Ciudadanos.

Un acto rodeado de misterio: “Sorpresa”

Fuentes cercanas a Iglesias señalan que en este momento hay que hacer el “caso justo” a los sondeos y explican que en el acto de este sábado de Iglesias es para reconectar con la militancia. No se quieren dar pistas sobre su discurso: “Sorpresa”. Un halo de misterio envuelve todo.

Un acto que provocó polémica cuando se anunció: se comunicaba en las semana del 8-M y se ponía énfasis en la palabra vuELve. El propio líder morado reconocía en Twitter que había sido un error publicitarlo de esa manera.

Pero es que además Iglesias llega con un partido muy tocado internamente, en el que las marchas y deserciones se han convertido en tónica. Este mismo jueves Pablo Bustinduy renunciaba a ser el candidato del partido en las próximas elecciones europeas del 26 de mayo. Era el último ‘errejonista’ que intentaba entablar puentes con el ‘pablismo’. Se han aducido “motivos personales”, pero el hasta ayer aspirante en su despedida de la primera línea ni citaba a Iglesias. No obstante, en la calle Princesa valoran las formas que ha empleado, muy distintas a las de Íñigo Errejón.

 

GTRES

 

La gestión de Iglesias de toda la crisis ha sido cuestionada internamente, trece de los diecisiete líderes regionales se expresaron en contra de la manera en la que se ha gestionado. Todo ello tras la ruptura total entre el líder e Íñigo Errejón, que se presentará a las autonómicas madrileñas bajo la marca de Más Madrid, independiente de Podemos. Los ‘pablistas’, en cambio, siempre lo consideraron una traición. “En Podemos todo se convierte en un drama”, como resume un miembro del partido.

 

En Podemos todo se convierte en un drama

 

En esta campaña, solo quedará Iglesias en primera línea respecto a la foto de los fundadores de hace cinco años (Carolina Bescansa, Íñigo Errejón, Luis Alegre y Juan Carlos Monedero). Precisamente, este último acaba de confesar en una entrevista con la Agencia EFE que después de las elecciones de abril se debería celebrar un “Vistalegre III”, en el que el partido se “reinicie”.

Muchas dudas planean en el partido de cara al discurso de mañana. Incluso en algunos sectores se habla ya de la renovación del liderazgo. La portavoz en el Congreso, Irene Montero, ya abrió esa puerta hace unas semanas durante una entrevista en TVE, en la que dijo que “pronto” el partido podría tener a una mujer al frente de la Secretaria General.

Iglesias ha estado durante estos tres meses en la sombra cuidando precisamente a los mellizos Leo y Manuel que tuvo con Montero, que acaba de anunciar que está otra vez embarazada (esta vez de una niña). La vida personal se ha mezclado con la política en Podemos en esta última temporada y una de sus mayores crisis se vivió con la compra de un chalé de la pareja a las afueras de Madrid (con referéndum incluido).

 

GTRES

 

Ha sido todo un viaje para el partido la pasada legislatura. En las elecciones de 2015 llegaron siendo la gran novedad, la frescura que necesitaba el adormecido bipartidismo español. Luego vendrían la “cal viva”, el primer ‘no’ a Sánchez, la repetición de elecciones, las tensiones internas por Cataluña. Y el posterior viraje durante la moción de censura y convertirse en el apoyo parlamentario del PSOE.

La estrategia de precampaña

Podemos entrará desde este sábado en el furor de la precampaña. Hay varios ejes, según fuentes del partido, en los que se van a mover a partir de ahora. El primero será el de alertar a los ciudadanos de lo que supone la llegada de Vox y el pacto con PP y Cs. Pero lo quieren hacer con datos y un discurso tangible, explicando el retroceso que supondría para España. Dibujar ese país que quiere la ultra derecha, con ejemplos como que las mujeres no podrían abortar.

El otro eje que se verá en los actos será que Podemos es la parte de “izquierdas”, la necesaria para que se lleven medidas en este sentido. Es decir, que frente a Pedro Sánchez solo Pablo Iglesias es capaz de enfrentarse, por ejemplo, a los bancos. Que es el único candidato con posibilidad de lograr mejoras en el alquiler o poner sobre la mesa en 2019 que hay que hablar de la Jefatura del Estado. Valentía frente a los poderosos, resumen desde Podemos.

 

GTRES

 

Y más que las encuestas ahora mismo preocupa entre los morados la tensión en Cataluña. Este tema afecta negativamente al partido porque polariza las posiciones y puede perjudicarles en el resto del país cuando les llaman “indepes”. En el tema de los lazos se han sentido especialmente incómodos.

Todo ello en un clima de bloques. El 28-A repartirá las cartas, pero luego empezará la otra gran batalla: la suma de escaños. Existe el primer miedo de que las tres derechas den, y luego está la tentación de que haya un Gobierno PSOE-Ciudadanos impulsado por las grandes empresas. Dentro del propio socialismo también esperan que Unidas Podemos -como se llamará la candidatura conjunta de Podemos, Equo e Izquierda Unida- coja fuerza durante estas semanas para poder llegar a sumar.

Iglesias llega este sábado de nuevo. Y las papeletas deben terminar de cerrarse la semana que viene. No se han anunciado grandes fichajes, se va a recuperar a la jueza Victoria Rosell. Las listas estarán dominadas por afines al líder y la mitad de los diputados no repetirán. El núcleo duro estará formado por el líder, Montero, Pablo Echenique, Ione Belarra y Noelia Vera.

Todos esperando a Pablo en Podemos. ¿Será suficiente… y su última legislatura?

Photo gallery Pablo Iglesias See Gallery

ESPACIO ECO