POLÍTICA
11/06/2019 20:57 CEST

Pactópolis

España se prepara para un inédito “Gobierno de cooperación” entre PSOE y Podemos y en Madrid echa a andar tensamente el acuerdo de la derecha y la ultraderecha.

EL HUFFPOST

Conversaciones, reuniones públicas y secretas, medias verdades, medias mentiras, realidades virtuales paralelas, sueños, frustraciones, documentos, síes, noes. Bienvenidos a Pactópolis. Esa es la España de junio de 2019, ningún rincón se salva. La política 5G de acuerdos a varias bandas ya no es realidad virtual. Y ahora los políticos viven días de espasmos para hacerse con el poder.

Y este martes nos ha dejado un nuevo concepto -por ahora vacío de contenido- de “Gobierno de cooperación”, que van a intentar PSOE y Unidas Podemos. Compitiendo en protagonismo estas horas con la réplica de lo que pasó en Andalucía: sin acuerdos supuestamente entre PP, Cs y Vox a tres bandas... pero una mágica combinación ha dado las presidencias de las asambleas de Madrid y Murcia a Cs sin mancharse las manos los ‘naranjas’.

El Congreso de los Diputados ha vuelto a recuperar terreno durante esta jornada. Allí el presidente en funciones, Pedro Sánchez, ha hecho desfilar por los despachos a Pablo Iglesias (Unidas Podemos), Albert Rivera (Ciudadanos) y Pablo Casado (Partido Popular). Por este orden, pura estrategia y simbología.

La reunión más esperada era la primera. Los socios naturales llevaban semanas sin hablar, desde el pasado 26-M. Y llegaban con los ánimos caldeados: Pablo Iglesias reclamaba el lunes tener una vicepresidencia de asuntos sociales, mientras que el PSOE había amenazado con repetir las elecciones ante la falta de movimientos de morados, Cs y PP para facilitar la investidura.

Una hora y diez minutos a puerta cerrada. Allí el líder socialista le ha ofrecido a Iglesias un Gobierno de “cooperación”. Se acabó eso ya de ponerle como apellido de “coalición”. Y no es para menos: esto supone rebajar la exigencia de los morados a tener carteras ministeriales. Ha habido acuerdo en intentar llegar a un acuerdo.

Podemos quiere Ministerios; Sánchez no lo ve claro

Desde Podemos se señala que Sánchez no ha puesto “vetos” sobre los nombres de los futuros ministros. Pero los socialistas echan un jarro de agua fría: hablan de un Gobierno abierto, progresista, incluyente, con referentes en sus ámbitos. La propia Adriana Lastra -número dos del PSOE- decía que había que buscar fórmulas innovadoras. Ahora tocarán semanas de negociaciones discretas. Pero el presidente Sánchez se sigue resistiendo a que entren miembros de Podemos, prefiere independientes de la órbita morada.

Los socialistas, en palabras de Lastra, han remarcado que no se han puesto nombres sobre las mesas. Además, esta fórmula de cooperación creen en el PSOE puede servir para allanar el camino para lograr la investidura, ya que hay partidos, como es el caso de Coalición Canaria, que no votarían a Sánchez si promete un Gobierno junto a Unidas Podemos. Lo que se hace es ahuyentar ese nombre de “coalición”. Ni lo quería uno ni lo que quería otro.

Iglesias ha rebajado el tono este martes y ya no ha hablado con nombres de ministerios. “Nos han propuesto empezar a trabajar por un Gobierno. Gobierno conjunto, de cooperación, de coalición... Es lo de menos. Lo importante son los contenidos, construir un gobierno plural para afrontar los grandes retos de este país”, ha indicado el líder de Podemos. La tarea ahora es conformar ese Ejecutivo para contentar a las dos partes y encontrarle un significado a la expresión.

 Sánchez también se ha visto con Rivera y Casado. A los dos les ha pedido que se abstuvieran, algo totalmente contrario al espíritu que él reivindicó del “no es no” a Mariano Rajoy. En este sentido no ha habido muchas novedades. Los dos siguen pujando por ser los líderes de la oposición y se han mostrado contrarios a facilitar una investidura del socialista. Casado, un día después de la polémica interna en su partido, ha aclarado que no piensa abstenerse en una segunda votación. Eso sí, el popular cree que sería “lógico” ese Gobierno de cooperación y que podría ser factible sacarlo en segunda vuelta por parte de Sánchez contando con los regionalistas.

Sánchez le ha pedido a Rivera y Casado que se abstengan

El líder popular también se ha mostrado contrario a que se tengan que repetir elecciones por responsabilidad, aunque ha querido lanzar la idea de que no es una opción que le viniera mal a su partido.

Cs se hace con la Asamblea de Madrid gracias a Vox y PP

Y del Congreso a la Asamblea de Madrid. Tiranteces, nervios, acuerdos in extremis. Lo primero, los hechos. Juan Trinidad, de Ciudadanos, ha sido elegido presidente de la Cámara gracias a los votos a favor de Vox y del PP, lo que parecía allanar un futuro acuerdo para el Gobierno regional. Además, se ha dado un puesto en esa Mesa a Vox por el acuerdo de las derechas. Desde Cs se ha defendido que no ha habido acuerdo con la ultraderecha, pero la aritmética dice lo contrario.

Y pasada esa votación, en los pasillos de la Asamblea llegaba una bomba ‘informativa’: la portavoz de Vox, Rocío Monasterio, anunciaba que había llegado a un acuerdo con el PP para entrar en el futuro Gobierno regional, que teóricamente presidirá Isabel Díaz Ayuso.

EFE

“Hemos firmado un acuerdo con el PP que incluye las posiciones en la Mesa (de la Asamblea de Madrid) y por supuesto las posiciones de Gobierno, consejerías, entes... en proporción a los escaños que tenemos, como es lógico”, ha declarado Monasterio, que ha añadido: “Luego ya veremos si Ciudadanos se quiere sumar o no”.

Estas han sido las palabras concretas de Monasterio, que han levantado una auténtica polvareda. Empezando por Cs. Según ha explicado la propia dirigente de Vox, en una reunión con Ignacio Aguado se puso este documento también sobre la mesa, pero los naranjas se negaron a firmarlo.

El propio líder del partido, Albert Rivera, ha manifestado que no piensan rubricar ese acuerdo, que solo negociarán con el Partido Popular y que no van a compartir Gobierno con Vox. “Lo que firme o no la señora Ayuso y lo que diga la señora de Vox no lo sé, solo sé lo que puede hacer Ciudadanos y lo que ha hecho. Cs tiene un mandato por unanimidad de la Ejecutiva para formar gobiernos con, como mucho, otro partido político y con preferencia por el PP, que es lo que estamos haciendo. Estamos negociando formar un gobierno en Madrid, un gobierno de Cs y el PP, con dos partidos en coalición”, ha declarado.

 

Vox ha anunciado un acuerdo con el PP para entrar en el Gobierno de Madrid pero Cs lo rechaza

El Partido Popular ha rebajado las declaraciones de Monasterio y tras varias horas de incertidumbre fuentes del partido han dicho a Efe que era un documento “aséptico”. Los populares hablan de un “principio de acuerdo” para seguir negociando a través de ese “documento” en el cual se habla de “proporcionalidad” y de entes de la Comunidad de Madrid, pero no de reparto de consejerías.

Por lo tanto, se podría tratar de ofrecer a miembros de Vox cargos intermedios en la Administración, algo que no sería incompatible con la idea de de Cs de que solo haya consejeros de PP y ‘naranjas’. Una situación de tira y afloja que recuerda a la que se vivió hace apenas unos meses en Andalucía.

Y mirando también a la negociación in extremis para el Ayuntamiento de la capital. Desde el PP, Pablo Casado ha rechazado que se vaya a dar a Begoña Villcaís (Cs) el bastón de mando a cambio de la Comunidad.

No todo es Madrid. Y hoy la derecha y la ultraderecha también se han puesto de acuerdo en la Asamblea de Murcia. Allí ha sido designado nuevo presidente de la Cámara, Alberto Castillo, de Cs, gracias al voto a favor del PP y la abstención de Vox, lo que ha facilitado su nombramiento por mayoría simple en segunda ronda. Todo esto allana para un acuerdo de cara a la investidura de Fernando López Miras (Partido Popular).

España vive su Pactópolis: cada hora, cada minuto, cada segundo todo puede cambiar.

Photo gallery Las portadas de los diarios el día después del 26-M See Gallery