Países Bajos evita que un espía ruso se infiltre como becario en la Corte Penal Internacional y acceda a las investigaciones

El sujeto había usado una identidad brasileña falsa y buscaba acceder a la información sobre los crímenes de guerra.
Fachada de la Corte Penal Internacional.
Fachada de la Corte Penal Internacional.
via Associated Press

Los servicios de inteligencia de Países Bajos (AIVD) han asegurado este jueves haber impedido que un espía ruso, que usaba una identidad brasileña falsa, se infiltrara como becario en la Corte Penal Internacional (CPI), cuya fiscalía está investigando los presuntos crímenes de guerra en Ucrania.

Según explicó el AIVD, la persona en cuestión trabaja para el servicio de inteligencia militar ruso (GRU), pero usó una identidad falsa brasileña para viajar de Brasil a Países Bajos, donde se encuentra la sede de la CPI, uno de los tribunales internacionales situados en La Haya y cuyo fiscal recopila pruebas de los presuntos crímenes de guerra en Ucrania.

Se hacía pasar por un ciudadano brasileño Viktor Muller Ferreira, nacido el 4 de abril de 1989, cuando en realidad su verdadero nombre es Sergey Vladimirovich Cherkasov, nacido el 11 de septiembre de 1985, y usó una entidad encubierta “bien construida mediante la cual ocultó todos sus vínculos con Rusia en general y el GRU en particular”.

Los servicios de inteligencia neerlandeses consideraron al espía ruso una “amenaza para la seguridad nacional” y le negaron la entrada a Países Bajos el pasado abril, “enviándolo de vuelta a Brasil en el primer vuelo que salió” de Ámsterdam.

El fiscal de la CPI, Karim Khan, está recopilando pruebas de los presuntos crímenes de guerra en Ucrania, pero también está investigando los que tuvieron lugar durante la guerra rusa en Georgia en 2008, lo que hace que “el acceso encubierto a la información de la CPI sería muy valioso para los servicios de inteligencia rusos”.

El espía en cuestión tenía previsto iniciar como becario en la CPI, lo que le daría acceso al edificio y los sistemas del tribunal internacional.

“Si el oficial de inteligencia hubiera logrado acceder como becario a la CPI, habría podido recopilar inteligencia y buscar (o reclutar) fuentes, y disponer el acceso a los sistemas digitales de la CPI”, señaló el AVID.