ECONOMÍA
02/07/2020 09:13 CEST | Actualizado 02/07/2020 14:33 CEST

El paro sube en junio en 5.107 personas, su mayor alza en este mes desde 2008

El volumen total de parados alcanzó al finalizar junio la cifra de 3.862.883 desempleados, la más alta del registro desde mayo de 2016.

Europa Press News via Getty Images
Un camarero trabaja en una terraza el 26 de mayo de 2020 en Barcelona (David Zorrakino/Europa Press via Getty Images)

El número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo (antiguo Inem) subió en 5.107 desempleados en junio (+0,1%), su mayor repunte en un mes de junio desde 2008, según datos del Ministerio de Trabajo y Economía Social, que ha destacado que estas cifras “profundizan en la tendencia de ralentización” del ritmo de crecimiento del desempleo que se inició en mayo.

El incremento de junio ha sido cinco veces menor que el registrado en mayo y muy inferior a los de abril y marzo, meses en los que la crisis sanitaria llevó a un repunte del desempleo de 282.891 y 302.265 parados, respectivamente.

El volumen total de parados alcanzó al finalizar junio la cifra de 3.862.883 desempleados, la más alta del registro desde mayo de 2016.

Trabajo ha explicado que en el aumento del desempleo registrado en junio ha repercutido, “de manera significativa”, el grupo de demandantes sin empleo anterior. El 48% del total de estos demandantes, casi 15.000, se han registrado en la Comunidad Valenciana para optar a la oferta pública de empleo como “auxiliar planes de contingencia playas COVID19″ que requería la inscripción en las oficinas del SEPE como requisito.

“Sin esta circunstancia excepcional, el paro registrado habría descendido en unas 9.000 personas”, afirma el Ministerio.

Aunque el ritmo mensual de ascenso del paro se ha ralentizado frente a los meses anteriores, el paro ha subido en junio por primera vez desde 2008. Sólo se han registrado ascensos en la serie histórica de junio: en 2008 (+15.058 desempleados) y ahora en 2020, cuando ha subido en 5.107 parados.

El dato de paro de junio, al igual que ocurrió en marzo, abril y mayo, no incluye a los trabajadores que se encuentran en suspensión de empleo o reducción horaria como consecuencia de un ERTE, ya que la definición de paro registrado no los contabiliza como desempleados.

Trabajo ha informado además de que en mayo se alcanzó el nivel máximo de protección del SEPE, que dio cobertura a casi 6 millones de personas, con un total de 5.986.864 prestaciones gestionadas.

Este nivel de prestaciones es el resultado de sumar las prestaciones que cobraban las personas que ya estaban en desempleo antes de la crisis sanitaria, las que perdieron su empleo desde entonces y, sobre todo, a las personas que están en ERTE.

En el mes de mayo el SEPE pagó en prestaciones 5.526 millones de euros, de los que 3.318 millones se dedicaron a pagar prestaciones por ERTE y 2.208 millones a prestaciones por desempleo, tanto en el nivel contributivo como en el asistencial.

La Seguridad Social gana 68.208 afiliados medios en junio

La Seguridad Social ganó en junio una media de 68.208 cotizantes respecto al mes de mayo, su menor incremento en este mes desde 2015, lo que situó el número total de ocupados en 18.624.337 cotizantes, según datos del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

El Departamento que dirige José Luis Escrivá ha destacado que es el segundo mes consecutivo en el que aumenta la afiliación media tras el desplome provocado por la pandemia del Covid-19 en marzo (-243.469 afiliados) y abril (-548.093). En mayo, la afiliación media subió en cerca de 97.500 personas.

La ganancia de afiliados medios en junio se debió exclusivamente a los hombres, que sumaron 93.428 cotizantes respecto a mayo (+0.9%), ya que las mujeres ocupadas bajaron en 25.220 (-0,3%). La afiliación de extranjeros, por su parte, creció en 20.593 cotizantes, un 1% respecto a mayo.

El dato de afiliados medios es que el que se venía publicando antes de la crisis sanitaria. Desde el estallido de la misma, la Seguridad Social también facilita los datos de último día de mes, es decir, lo ocurrido entre el primer y el último día, pero sin hacer media.

En este sentido, los datos de último día de mes reflejan que el sistema perdió 99.906 cotizantes entre el 1 y el 30 de junio, con una caída muy acusada el último día del mes (-161.500). “Hasta un día antes de acabar el mes, la evolución de la afiliación mostraba una progresión positiva”, subraya el Ministerio.

En términos desestacionalizados, la afiliación aumentó en junio en 29.477 personas, su primer incremento tras los descensos registrados en marzo (-356.703 afiliados), abril (-691.054) y mayo (-70.790).

En el último año el sistema ha perdido 893.361 cotizantes de media (-4,6%), la mayoría en el Régimen General (-847.650 cotizantes). El Régimen de Autónomos, por su parte, ha restado 41.348 afiliados medios en comparación con junio de 2019 (-1,2%).

Desde el 12 de marzo, un par de días antes de la declaración del estado de alarma, hasta el 30 de junio, el sistema acumula una pérdida de 860.000 afiliados (-4,4%), de los que el 60% eran mujeres, el 90% procedía del Régimen General y el 55% tenían contrato temporal.

Casi 1,2 millones de trabajadores salen del ERTE

Según las cifras del Ministerio, desde que arrancó mayo han salido de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) 1,56 millones de afiliados al sistema. Sólo en el mes de junio 1,17 millones dejaron estar en ERTE, y de ellos la mayoría (1,05 millones) estaban en ERTE de fuerza mayor.

Del total de afiliados a cierre de junio, 1.830.664 seguían en ERTE. De ellos, 1,55 millones se encontraban en situación de ERTE por fuerza mayor.

A finales de junio, los sectores donde hay más afiliados en un ERTE son Servicios de comidas y bebidas (365.368 afectados), Servicios de alojamiento (198.322) y Comercio al por menor, excepto de vehículos de motor y motocicletas (167.091).

NUEVOS TIEMPOS