NOTICIAS
30/10/2021 23:21 CEST

Partido 1 después de Koeman: la vida sigue igual para el Barça

El equipo, dirigido por Sergi Barjuan, empata (1-1) en el Camp Nou con el Alavés y agrava su crisis.

PAU BARRENA via Getty Images

El Barça sigue en crisis pese a haber destituido a Ronald Koeman como entrenador. La presencia de Sergi Barjuan en el baquillo no ha mejorado la imagen del equipo, que ha vuelto a cosechar otro tropiezo en Liga al empatar (1-1) contra el Alavés en el Camp Nou. 

La cara en la banda era distinta pero, como ha reconocido Jordi Alba tras el encuentro, las carencias son las mismas: 

“Un punto malo. Todo lo que no sea sumar tres puntos en casa y fuera para el Barcelona es malo, y más aun por cómo estamos en la clasificación. Nos está contando hacer gol y con poco que nos llegan nos hacen gol, y así es complicado. Espero que lleguen rachas mejores. Son entrenadores diferentes, pero la idea sigue siendo la misma: hemos atacado bastante, hemos creado ocasiones muy claras. Ojalá podamos mejorar por nuestro bien. Lo estamos intentando. Generamos bueno juego, pero lo que importa es lo que pasa en las dos áreas. Tenemos que mejorar y estar más metidos”. 

Sergi siguió apostando por Sergiño Dest como extremo derecho e introdujo como novedad más relevante, forzada por las múltiples bajas, a la jovencísima pareja de interiores Nico González-Gavi.

La banda izquierda fue la gran baza atacante del Barça en los primeros momentos del partido, con Memphis Depay muy activo y un Jordi Alba que consiguió llegar con facilidad hasta la línea de fondo. 

La primera ocasión de gol no llegó hasta el minuto 17, cuando Eric García enganchó un remate de cabeza que Sivera despejó ‘in extremis’. 

El Alavés lo intentó con otro remate de cabeza, pero el partido fue decayendo hasta el descanso.

Poco antes, Agüero dio un susto al Camp Nou al estirarse en el suelo tras mostrar síntomas de mareo. El argentino se fue andando del campo y fue trasladado a un centro hospitalario para someterse a exámenes médicos.

Nada más empezar el segundo tiempo, en el 49, Memphis, con el pie derecho, se inventó un disparo en forma de parábola que se incrustó en la escuadra izquierda de Sivera. 

La alegría azulgrana tan solo duró tres minutos. Los que tardó Luis Rioja en perforar el centro de la defensa del Barça, muy blanda, con una jugada individual en la que se apoyó en Joselu antes de driblar a Ter Stegen y marcar a puerta vacía.

El gol visitante enrabietó a los de Barjuan, que se sobrepusieron al golpe en un primer momento y tuvieron en los pies de Memphis dos ocasiones muy claras para hacer el segundo tanto. En la primera le asistió Gavi y el balón se estrelló en el palo derecho tras picarla por encima de Sivera y, en la segunda, fue Nico González quien le dejó solo ante el portero visitante, que repelió la pelota.

Tanto Gerard Piqué como Edgar Méndez abandonaron el campo con molestias musculares y, copiando el primer tiempo, el ritmo de juego decayó en detrimento de los intereses azulgranas. La última carta de Barjuan fue dar entrada a Alejandro Balde y al debutante Ez Abde a 10 minutos del final. Aportaron energía y atrevimiento, pero el resultado ya no se movió.