NOTICIAS
06/05/2021 09:21 CEST | Actualizado 06/05/2021 12:33 CEST

¿Cómo te afectaría al bolsillo el plan de peajes del Gobierno?

El Ejecutivo ha remitido a Bruselas una propuesta para cobrar por el uso vías de alta capacidad.

Marcos del Mazo via LightRocket via Getty Images
Vista aérea del tráfico en la A-3 a Valencia, en su entrada a Madrid

El malestar y la preocupación calienta motores en España, tras salir a la luz una de las propuestas que el Gobierno ha remitido a Bruselas en el marco de las reformas necesarias para acceder a los fondos de reconstrucción europeos, cerca de 140.000 millones de euros. El Ejecutivo quiere garantizar la sostenibilidad de infraestructuras viarias clave y para ello estudia la posibilidad de implantar peajes por el uso de las vías de alta capacidad, mediante la creación de “un pago por uso de la red viaria de carreteras”.

Se trata de una posibilidad que cuenta con precedentes en los países de la Unión Europea -23 de 27 cobran en las autovías y 15 en toda la red- y se propone a partir del 2024, aunque ya la fecha de estudio sería la del próximo año. Desde el Ministerio de Transportes han destacado que no hay ningún proyecto todavía y que esta idea solo busca abrir el debate sobre la conservación de la red viaria, además de que no se plantea aplicarla en el actual contexto de crisis económica y, en todo caso, se abordará con el consenso de los transportistas.

De hecho, la ministra de Hacienda ha justificado este jueves la iniciativa que el Gobierno español ha planteado a las autoridades comunitarias en la búsqueda de “un modelo para homologar el mantenimiento de las carreteras con los países vecinos de la Unión Europea”, pero también ha calificado el horizonte de 2024 como “una fecha tentativa” y “cuando la recuperación sea una realidad”.

No obstante, ¿cómo podría afectar al bolsillo del usuario en el futuro?

¿Cómo harían para saber quién paga?

Tal y como apuntan desde la Cadena Ser, citando a fuentes de la Secretaría de Estado de Infraestructuras, está prácticamente descartado implantar un modelo similar al suizo, en el que se aplica una tarifa plana -ya ocurre algo similar con el impuesto de rodaje municipal-. 

El Gobierno de España mira al país vecino para llevar a cabo esta creación de impuesto al uso de las carreteras. Portugal emplea un método basado en el pago por el número de kilómetros recorridos. ¿Cuál es el problema de este sistema, a priori, más justo para el usuario? Para usarlo sería necesario la instalación de tecnología de control que monitoricen las matrículas.

Pero... ¿también en las carreteras?

No, esta idea fue malinterpretada desde un comienzo, pero fuentes del Ministerio de Transporte han confirmado a El HuffPost que esta idea se barajaría sólo para las vías de alta capacidad, no para las carreteras convencionales ni comarcales. También se deja la puerta abierta a las Comunidades Autónomas para que apliquen tarifas a las autovías autonómicas de su competencia.

¿A cuánto saldría?

Lo primero es concretar que este proyecto también vendría acompañado de una tasa a la matriculación de los vehículos más contaminantes. Fuentes del Ministerio de Transportes han explicado a El HuffPost que la cifra estaría en torno a un céntimo por kilómetro y orientada sólo a los grandes desplazamientos.

En un principio, las grandes constructoras -y potenciales concesionarias-, señalaron que habría que cobrar tres céntimos por kilómetro recorrido. La Asociación de Empresas de Conservación y Explotación de Infraestructuras situó la horquilla hasta los 5 céntimos por kilómetro.

¿Habría bonificaciones?

También se baraja la creación bonificaciones para usuarios frecuentes de las vías o las personas que tienen que desplazarse al trabajo. Medios como El País informan que se correspondería con “reducciones o bonificaciones a ciertos colectivos menos favorecidos económicamente, o usuarios habituales en ciertos tramos”. 

EL HUFFPOST PARA AMBAR