Pedro Sánchez entra en la campaña andaluza animando al PSOE a mostrar su "orgullo rojo"

El presidente del Gobierno busca azuzar a los suyos para que presuman de los logros obtenidos.

“Durante estos días que nos queden de campaña: corazón, razones, argumentos y el orgullo rojo del PSOE”. Era la última frase de Pedro Sánchez en su primera intervención en la campaña andaluza con la que el presidente del Gobierno y líder de los socialistas buscaba animar a los suyos a que presumieran de los logros obtenidos durante su gestión, tanto en el Gobierno central como cuando gobernaron en Andalucía.

“Porque todo lo bueno que tiene Andalucía lo ha hecho el PSOE”, ha llegado a decir Sánchez, que ha pasado un mal rato combatiendo el intenso calor de Almería, feudo de la derecha y la ultraderecha en las últimas elecciones regionales, donde el presidente del Gobierno ha querido sacar pecho de los datos económicos.

Especialmente de los datos de empleo y de afiliación a la Seguridad Social. “El que España haya logrado batir todos los récords de empleo de los últimos 15 años con una pandemia y una guerra, dice muy buenas cosas de España. Dice alguna cosa buena también del Gobierno de España”, ha afirmado.

Acto seguido, ha criticado que la derecha, en referencia especialmente al PP, que a su juicio, “niega la realidad y dice que estos datos de empleo son falsos”.

En contraposición, Sánchez ha querido poner al PSOE como abanderado de los avances sociales logrados pese a la pandemia y la situación de guerra en Ucrania, que está provocando una nueva crisis económica.

“Hay que reconocerlo, España y los socialistas nos crecemos ante la adversidad”, ha dicho el presidente del Gobierno, en un mensaje que va más allá de las palabras y con el que trata de animar al PSOE andaluz a sobreponerse a los malos augurios que les dan las encuestas, que apuntan a una victoria cómoda del PP de Juanma Moreno.

“"España y los socialistas nos crecemos ante la adversidad", ha dicho Sánchez, animando al PSOE a sobreponerse a los malos augurios que les dan las encuestas”

Por eso Sánchez ha tirado con bala hacia el presidenta andaluz, al que ha pedido que si se alegra de los datos de empleo de Andalucía, “que se alegre también de los datos de Valencia, de Extremadura, de Madrid, de Asturias... de toda España”.

Al mensaje de orgullo, el líder del PSOE ha añadido la preocupación de una posible coalición del PP con la ultraderecha de Vox. “Votar a la derecha o a la ultraderecha son votos intercambiables porque se van a acabar entendiendo”, ha dicho, advirtiendo de lo que puede suponer eso para los avances sociales en Andalucía.

Pedro Sánchez en 15 gestos