POLÍTICA
04/08/2020 15:02 CEST | Actualizado 04/08/2020 17:20 CEST

Pedro Sánchez: "No tengo información de dónde está Juan Carlos I"

"No se juzgan instituciones, se juzgan personas", ha dicho.

Pedro Sánchez ha mostrado su “absoluto respeto” a las decisiones de la Casa Real, tras la marcha de Juan Carlos I del país, anunciada ayer. El presidente del Gobierno ha resaltado que Felipe VI “ha marcado distancias frente a estas supuestas conductas que pudieran ser irregulares” y ha añadido que su partido considera “plenamente vigente el Pacto Constitucional”. También ha reconocido que no tiene información sobre el paradero del rey emérito.

Ha habido que esperar al turno de preguntas para conocer la primera reacción del presidente del Gobierno al anuncio realizado ayer por la Casa Real. Sánchez ha insistido en su apoyo a la decisión “por lo que significa y por el mensaje que representa de cara a transitar por un camino de transparencia”.

Ha subrayado varias veces que Felipe VI “ha marcado distancias frente a estas supuestas conductas que pudieran ser irregulares” y ha recalcado dos veces que su partido considera “plenamente vigente el Pacto Constitucional”. Ha tenido que reconocer, sin embargo, que desconoce dónde está Juan Carlos I. “No tengo esa información”, ha respondido a los periodistas en un par de ocasiones.

Sánchez comparecía ante los medios para abordar el tradicional balance veraniego del curso político, y ha tenido que aclarar varias veces que no existe una crisis de confianza en el seno del Gobierno de coalición. La percepción de que el acuerdo con Podemos no pasa por su mejor momento se ha visto acrecentada después de que Irene Montero, ministra de Igualdad, reconociese en una entrevista que los miembros de Podemos en el Ejecutivo no estaban al tanto del anuncio de Casa Real.

¿Cómo explicar entonces esta falta de información? Sánchez ha recurrido a la confidencialidad debida. “Los despachos con el rey son reservados y hay una confidencialidad”, ha explicado, antes de asegurar que “lo único que me corresponde como presidente del Gobierno es respetar la toma de decisiones de Casa Real y el momento en el que decidan hacer públicas esas decisiones”.

¿La coalición? Viento en popa

Ha sido extremadamente cuidadoso al hablar de la coalición y ha llegado a decirle a una periodista que no iba a darle “un titular” sobre la cuestión. No ha querido alejarse Sánchez del mensaje positivo. “Estoy muy satisfecho con el balance del Gobierno de coalición, faltaría más”, ha dicho y repetido en varias ocasiones.

Lo había señalado antes del turno de palabra de los periodistas, en su repaso a los logros de su Gobierno. Sánchez había afirmado que en apenas un año, el gabinete bicolor ha “completado casi una quinta parte de los acuerdos de legislatura. Cerraremos 2023 con el 90% de los planes completados y con el otro 10%, que necesitará más tiempo, puestos en marcha”.

El presidente ha sostenido que estos porcentajes demuestran el cumplimiento de la promesa que hizo al Congreso en su investidura de “liderar un Gobierno activo, ejecutivo, resuelto. En definitiva, que actúa”. “Se puede estar o no de acuerdo con la línea ideológica de este Gobierno, pero es difícil negar que decide, actúa y se autoevalúa”, ha añadido.

Por eso, no ha tenido dudas al asegurar que está por venir “una legislatura larga y fructífera”. 

“No hay recuperación sin presupuestos”

No será, eso sí, sin el concurso de todas las fuerzas políticas para aprobar unos Presupuestos en los próximos seis meses. “Es imperativo”, ha asegurado el presidente del Gobierno, quien ha apelado al “sentido de Estado” de los partidos para sacar adelante un proyecto de cuentas con apoyos.

El presidente ha apuntado que la “recuperación de la economía ya ha comenzado” y ha previsto que ese crecimiento “se acelerará en 2022 y en 2023 estaremos en una situación por encima de la que teníamos antes de la pandemia”. Pero su mensaje a los partidos ha sido claro: “No habrá recuperación sin presupuestos”.

“Les llamo a arrimar el hombro y a hacer las aportaciones necesarias para garantizar la aprobación de los Presupuestos. No hay ganancia posible en el fracaso. La recuperación precisa de un nuevo acuerdo y llamo a las fuerzas políticas a trabajar para alcanzarlo en los próximos seis meses”, ha sido su mensaje.

La situación existente y las decisiones necesarias para hacerle frente exigen, a su juicio, ”estabilidad y compromiso por parte de todos, porque lo que hagamos determinará nuestro futuro. No el futuro en los próximos tres años o en los próximos cinco años, sino el futuro de las próximas generaciones”.

Para los ciudadanos, Sánchez tenía un mensaje de unidad y esperanza. “Siempre he sido partidario de hablar claro a los ciudadanos. Lo hice en plena pandemia y voy a hacerlo ahora: vienen meses difíciles, muy difíciles, pero tengan la seguridad de que los vamos a superar juntos”, ha prometido.

Una movilización ”épica” frente a la pandemia

Precisamente con esa idea de unidad había comenzado Sánchez su repaso de las medidas adoptadas por su gobierno para hacer frente al virus. Ha vuelto a defender la declaración del Estado de Alarma, “nuestro objetivo era salvar vidas y proteger la salud” y ha asegurado que el país está hoy “mucho mejor preparado para hacer frente a los rebrotes”.

El presidente ha presumido de haber llevado a cabo “la mayor movilización de recursos de la historia económica de nuestro país. 200.000 millones, con medidas de carácter sanitario pero también de carácter financiero y laboral”. “Estamos hablando”, ha remarcado, “de una red de protección social para amortiguar los efectos de la crisis de la emergencia sanitaria, para no dejar a nadie atrás”.

También ha puesto de relieve el empuje al diálogo social, con “acuerdos con los agentes sociales” y “más de 15 conferencias de presidentes”. 

En cuanto a la respuesta sanitaria, Sánchez ha calificado de ”épica” la movilización de personal sanitario, “con 81.000 profesionales adicionales para cuidar de nosotros”,y ha querido trasladar tranquilidad a la ciudadanía sobre las medidas de control de la epidemia, ante el panorama de rebrotes. “En este momento realizamos unas 315.000 pruebas de detección a la semana”, ha afirmado, después de relatar que se ha reforzado la reserva estratégica de material, que se reguló el precio de las mascarillas y que las comunidades cuentan con 30.000 millones para combatir el virus.

Sánchez ha resaltado que la actividad del Gobierno ha estado regida por tres pilares: “Salvar vidas, la mitigación de los efectos económicos y el cumplimiento de los derechos humanos”. Ha recordado en ese punto su apuesta por la Sanidad universal, más necesaria que nunca a su juicio en el contexto de la pandemia. “Una persona sin protección se convierte en peligrosa para los demás. En este caso, como en muchos otros, el egoísmo es pernicioso”, ha explicado.

Una legislatura “larga y fructífera”

 En un terreno más político, Sánchez ha asegurado que en apenas un año, “hemos completado casi una quinta parte de los acuerdos de legislatura. Cerraremos 2023 con el 90% de los planes completados y con el otro 10%, que necesitará más tiempo, puestos en marcha”.

El presidente ha sostenido que estos porcentajes demuestran el cumplimiento de la promesa que hizo al Congreso en su investidura de “liderar un Gobierno activo, ejecutivo, resuelto. En definitiva, que actúa”. “Se puede estar o no de acuerdo con la línea ideológica de este Gobierno, pero es difícil negar que decide, actúa y se autoevalúa”, ha añadido.