BLOGS
11/11/2019 22:24 CET | Actualizado 12/11/2019 09:24 CET

Pedro Sánchez reconoce al PSOE que se ha equivocado

En un post 10-N desconcertado, todo es posible.

GABRIEL BOUYS via Getty Images

Por primera vez en los últimos seis meses, Pedro Sánchez ha estado menos arrogante que otras veces en la reunión de la Ejecutiva. Para sorpresa de la mayoría, ha estado “realista y sensato”, más que ante la militancia en la puerta de Ferraz, a los que les reprochaba que no le dejaban hablar, indignando a sus votantes. A pesar de aparentar que estaba contento, la procesión iba por dentro. En la reunión del lunes con el partido, ha reconocido que los resultados obtenidos no eran buenos y se ha estado hablando de quienes le habían estado suministrando datos que no se ajustaban a la realidad, sin mencionar nombres.

Hasta hace tres días, Iván Redondo y su reducido grupo de asesores en Moncloa le tenían convencido de que iban a sumar 10 diputados a los 123 que ya tenían, tal y como asegura un dirigente territorial al que le han estado llegando estas suposiciones tan fantásticas a las que sólo en el clima de autoengaño que se ha creado a su alrededor daban veracidad.

Hay cosas que se pueden encauzar, menos una: Vox

Aunque en las últimas horas parece que fue aterrizando en la realidad, cuando ya nada tenía remedio. “Hay cosas que se pueden encauzar, menos una: Vox. Que van a tratar de paralizar la legislatura, tal y como ya han anunciado, además de crear un clima de crispación y radicalización enorme”, advierte un socialista que ha vivido ya muchas situaciones críticas y a quién el ascenso de la ultraderecha le parece grave.

Una situación infernal, endemoniada, caótica. Desde luego, peor que la que había tras las elecciones de abril. Sin embargo, sirve de poco seguir reprochando “el tremendo error de apreciación de quienes estaban a su lado. Ahora hay que actuar y rápido”, explica un asesor socialista. El Gobierno sigue en la idea de lanzar una propuesta en 48 horas. Pero en distintos territorios, los mismos que insistieron no ir a nuevas elecciones, la percepción es que como solo hay una opción para formar Gobierno, será más sencillo lograrlo.

EFE
Pedro Sánchez

“Con la amenaza de Vox y el PP atado para negociar porque tiene el aliento en la nuca de los ultras, no hay excusas que valgan. Como no hay opciones, la única es clara. Lo primero es llegar a un acuerdo con Podemos y luego lograr el apoyo del PNV y demás partidos regionalistas no independentistas -cántabros, canarios, Teruel existe-, más la abstención de Ciudadanos, al que no le ha nada salido bien el cordón sanitario al PSOE”, explica un dirigente socialista. 

En círculos socialistas se da por agotada la labor de Redondo como jefe de Gabinete

Por otro lado, “el independentismo busca que el Estado se deteriore cada vez más. Tienen elecciones al año que viene y la CUP ha vuelto a la carga. No pueden hacer una sola cesión al Gobierno porque sus votantes les acusarían de traidores”, apunta una fuente próxima al Consejo de Ministros. 

Los barones, además, están impacientes y no van a permitir que la situación continúe enquistada. No se hizo caso a sus advertencias de que no se daba el clima para repetir elecciones y ahora que los resultados les dan la razón, quieren una salida rápida que no les desgaste más. A algunos, como Susana Díaz, Lamban o Page solo les falta un motivo, pese a su aparente buena actitud.

Cataluña ha mostrado que no hubiera durado un gobierno con Podemos

Nadie ha desenfundado -por ahora- pese a la pérdida de los más de 700.000 votos y tres escaños que el presidente en funciones se ha dejado, al convocar elecciones por no llegar a un pacto con Unidas Podemos. “Los reproches se han guardado, porque los acontecimientos en Cataluña demostraron que, si hubiera habido Gobierno con Podemos, con la crisis catalana se hubiera ido al garete. Todos hemos reconocido que la posición de Iglesias y nosotros en este asunto no tiene punto de encuentro”, apuntaban fuentes de la Ejecutiva sobre la reunión postelectoral.

Pocas veces una victoria perdiendo ha dejado una situación más infernal en este país, con un mapa político complicado para una clase política de nivel escuálido. Sánchez ha empezado la ronda de llamadas, excepto a Vox, con el fin de conformar un gobierno. Eso sí, en la Ejecutiva de Ferraz lo que sí ha quedado flotando en el ambiente es la duda de “¿quién va a pagar los platos rotos por el fracaso? ¿Quién le ha dado los datos al presidente?”.  

El domingo por la noche, Lastra y Ábalos ya estaban más que enfadados con los de La Moncloa

“El domingo por la noche, Adriana Lastra y José Luis Ábalos ya estaban más que enfadados con los de La Moncloa, que nos han llevado a esa situación. ¿Por qué ellos? Son el aparato del partido, sí, pero conviene recordar que no fueron los más partidarios siquiera de ir a segundas elecciones. La misma Lastra fue la única que hasta el último minuto estuvo por el Gobierno con Podemos, como quedó de manifiesto. Fue la única que contestó a Iglesias incluso cuando ya todos estábamos en el Congreso de los Diputados y Podemos lanzó que aceptaba la primera propuesta”, dice un diputado.

En Ferraz y entre los ministros, son conscientes de que Iván Redondo ha hecho con Sánchez lo mismo que con Xavier García Albiol del PP en Cataluña, y José Antonio Monago (PP) en la Junta de Extremadura: primero los lleva al éxito y después los estrella. “Pero nadie en el Gobierno ni en Ferraz le pregunta a Pedro por este tipo; no hasta ahora al menos. Hoy ha flotado el asunto, pero no era el momento de hincarle el diente cuando tiene que ponerse a trabajar en un futuro Gobierno”, añade una diputada afín a Sánchez, que mantiene que “Redondo, como jefe de Gabinete, ha creado unas expectativas electorales que la realidad ha destrozado”.

EFE
Pedro

En círculos socialistas se da por agotada la labor de Redondo como jefe de Gabinete y muchos se sentirán decepcionados si Sánchez le conserva a su lado.

“Tiene que rodar alguna cabeza, hay que presentar a un chivo expiatorio. En los próximos días igual Ábalos deja de ser secretario de organización, o Lastra portavoz, o Redondo jefe de gabinete. Redondo ha sido un jefe de Gabinete para ganar elecciones y hacerle presidente. No está en el puesto por su conocimiento del Estado o de las Administraciones o de la Economía. Está por ser un asesor de comunicación política que ha convencido a Sánchez de que es un genio en lo suyo. Cuando Pedro ganó la moción y dijo que iba a convocar elecciones, su única preocupación era ganarlas y tiene toda su lógica que tuviera un perfil de jefe de gabinete que le proporcionara las herramientas para ganarlas. La operación en su conjunto no le ha salido bien, como tampoco salieron bien las negociaciones”, reflexiona un notable socialista. 

 ¿Dejaría Pedro Sánchez la investidura a otra persona si no forman Gobierno?

Quienes le conocen, amigos, son rotundos: “Ni de coña. Él ha ganado las elecciones, por tercera vez. Y el partido tiene 140 años de historia. Iglesias ha perdido diez escaños y tienen un quinquenio a su espalda. ¿Por qué hay que culpar de todo al PSOE y a Sánchez? No es justo que los medios repartáis las culpas por igual entre ambos, ni mucho menos. Hombre… sí. Puede que antes de unas terceras elecciones, que llevarían a la derrota de toda la izquierda y al éxito de Vox, los barones territoriales se volvieran a plantar, pero eso queda muy lejos”, argumenta una amistad del presidente en funciones.

Y es que especular es gratis. En las últimas 24 horas se han recogido nombres lanzados por opinadores de todos los ámbitos. Que el PP investiría a un tipo como Josep Borrell; que quizá, con el apoyo de los poderes económicos y políticos -hiperactivos todo el día según confirman fuentes económicas socialistas- Nadia Calviño sería la solución y el PP se abstendría. O que María Jesús Montero, la ministra más querida por la militancia socialista, sería una alternativa para llegar a un acuerdo con Unidas Podemos. “Montero no se va a dejar quemar en una situación así. Creo. Ten en cuenta que ella sabe ponerse de perfil en los momentos duros. No en vano ha estado años sobreviviendo a Susana Díaz en Andalucía, a base de saber bajar el perfil en el momento oportuno”, dice otra diputada que es amiga de la ministra. 

Total, en un post 10-N desconcertado, todo es posible.

Photo gallery Los vídeos del 10-N See Gallery

ESPACIO ECO