NOTICIAS
08/07/2020 14:35 CEST | Actualizado 08/07/2020 15:05 CEST

Sánchez califica de "inquietantes" y "perturbadoras" las informaciones sobre Juan Carlos I

Ha agradecido que la Casa Real esté "marcando distancias".

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha calificado de “inquietantes” y perturbadoras” las noticias que se han ido conociendo en los últimos días acerca del rey emérito Juan Carlos I y la supuesta donación procedente de Arabia Saudí.

“Es evidente que estamos siendo testigos el conjunto de la población española de informaciones inquietantes que nos perturban a todos, a mí también”, ha afirmado en la rueda de prensa que ha dado junto al primer ministro italiano, Giuseppe Conte.

“Quisiera compartir lo siguiente. Lo primero es que hay unos medios de comunicación que no miran para otro lado. Al contrario, se hacen eco de esas informaciones. En segundo lugar, hay una Justicia que está actuando y, en tercer lugar, y esto es algo que agradezco, la propia Casa Real está marcando distancias frente a esas informaciones inquietantes, perturbadoras, y eso es algo que yo agradezco”, ha añadido.

Este martes en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros la portavoz María Jesús Montero ya recalcó que “la Justicia tiene que ser igual para todos”.

“Este Gobierno y todos los órganos que de él dependen colaboran, e incluso hacen auxilio activo a los tribunales de Justicia cuando así es son requeridos. En esa dirección seguiremos trabajando más allá de que afecte o se esté hablando de cuestiones relativas al anterior Jefe del Estado”, añadió.

Investigación al rey emérito

Este martes El Confidencial publicó en exclusiva un documento que implica directamente a Juan Carlos I en la gestión de una empresa offshore que, supuestamente, sirvió para esconder cerca de 65 millones de euros de Arabia Saudí.

Los estatutos de una sociedad panameña que se utilizó para controlar el dinero, Lucum Foundation, contienen la firma del rey emérito, quien figura como “primer beneficiario”. Su hijo, el rey Felipe VI, aparece como “segundo beneficiario”.

La Fiscalía del Tribunal Supremo asumió hace un mes la investigación del papel del rey emérito en la adjudicación a empresas españolas de obras del AVE a La Meca por presunto delito fiscal y blanqueo de capitales. No se le podría atribuir el supuesto cobro de comisiones, porque la investigación lo sitúa en 2008 (aún era el jefe de Estado y, por tanto, inviolable), pero sí investigar cómo se ha movido ese dinero desde su abdicación.

El Supremo se hace cargo así la investigación derivada de las diligencias abiertas en diciembre de 2018 por Anticorrpución para aclarar el destino de 80 millones de euros que según la empresaria Corinna Larsen, se habrían repartido entre otros el rey emérito por la adjudicación del AVE a La Meca a empresas españolas en 2011.

Photo gallery La buena vida del rey Juan Carlos See Gallery