Sánchez arranca el año político defendiendo a los ganaderos y llamando a "convivir con el virus"

Pide a todos los grupos que apoyen la reforma laboral y critica al PP, "rehén" de la ultraderecha y del que se puede esperar "poco o nada".

Pedro Sánchez ha arrancado ya el año político. El presidente del Gobierno ha reunido al Comité Federal del partido para marcar el rumbo del partido en la segunda parte de la legislatura dejando varios mensajes, como el apoyo del PSOE a los ganaderos, en mitad de la polémica por las palabras de Alberto Garzón.

El presidente llegaba a esta cita con la cúpula socialista después de dos días marcados políticamente por las declaraciones del ministro de Consumo, Alberto Garzón, que criticó en The Guardian las macrogranjas.

Sánchez ha hecho una alusión al sector cuando ha enumerado algunas de las leyes aprobadas durante esta legislatura: “El PSOE cumple con el sector primario y con nuestros agricultores y ganaderos, aprobando la PAC y la ley de cadena alimentaria”.

De esta manera, el presidente ha evitado apoyar a Garzón (al que ya desautorizó en la anterior polémica sobre la carne) y ha seguido la estela de sus ministros socialistas durante estos días, que han dicho que era una opinión “personal” y no la hacían propia del Gobierno.

El jefe del Ejecutivo ha dado su primer discurso del año tras unos días de datos récord de contagios por la expansión de la variante ómicron. El dirigente socialista ha advertido de que llegarán “cifras elevadas” pero ha subrayado de que no se traducen en un crecimiento exponencial de hospitalizaciones y de ingresos en las UCI.

“Lo que sí sabemos es que la vacunación nos protege más”: “España está hoy mejor preparada que hace un año”. “Vamos a tener que aprender a convivir con el virus, debemos adaptar la respuesta institucional y social a las actuales características, estamos mucho mejor que hace un año”, ha lanzado el presidente del Gobierno.

El secretario general del PSOE ha dado una orden muy clara a la cúpula del partido: explicar en toda España la reforma laboral. Y ha pedido formalmente a todos los grupos parlamentarios que apoyen esa reforma, pactada por los agentes sociales. Por ello, se ha preguntado: ”¿Qué intereses defiende la oposición si se resiste a empresarios y trabajadores?”

Todo esto le ha llevado a criticar al PP, del que, a su juicio, “poco o nada” se puede esperar. En su opinión, Pablo Casado es “rehén de la ultraderecha”. Pidiendo además, ante el clima crispado que hay, que los populares, como mínimo, actúen con “educación y rigor”.

El presidente ha insistido: “Cruzamos el ecuador de esta legislatura reivindicando como hicimos en el Congreso de Valencia, la pujanza de nuestro proyecto socialdemócrata. Si algo ha entendido la sociedad europea y española con el covid es que el progreso individual no será posible sin el progreso colectivo. Hay que crecer para repartir y hay que repartir para crecer”.

Para reivindicar: “En tan solo un año y medio hemos recuperado los niveles de afiliación a la Seguridad Social previos a la pandemia, mientras que, en la crisis financiera gobernada bajo los parámetros neoconservadores, se tardó más de una década”.

“Nunca en la historia de España habíamos tenido tantas personas trabajando como hoy”, ha remarcado ante la cúpula socialista, que se ha reunido en un formato semipresencial.

Pedro Sánchez en 15 gestos

Popular in the Community