Penélope Cruz revela la mayor locura que le pasó con un director de cine

La actriz no daba crédito a lo que le decía.
Penélope Cruz, en 'El Hormiguero'.
Penélope Cruz, en 'El Hormiguero'.
Antena 3

Los actores y actrices a menudo se tienen que enfrentar con situaciones difíciles, arriesgadas o novedosas dentro de lo que es el proceso de desarrollo de su propia profesión. Pero hay ocasiones en las que no solo son situaciones complicadas a las que se tienen que enfrentar, sino también a momentos surrealistas imposibles de olvidar.

Uno de ellos vivió una de las actrices españolas más internacionales, Penélope Cruz. La madrileña, que está nominada a los Premios Oscar de Hollywood a mejor actriz por su papel en Madres paralelas, visitó este lunes El Hormiguero. Lo hizo acompañada de Antonio Banderas y Oscar Martínez para promocionar Competencia oficial, la nueva película que llegará a los cines españoles este mismo viernes, 25 de febrero.

En un momento de la conversación con Pablo Motos, el presentador preguntó a los tres sobre alguna cosa que les haya pasado con algún director/a de lo más “estrafalario”. Fue entonces cuando Penélope Cruz contó una anécdota imposible de olvidar.

“En una reunión un director o directora me propuso una película y en la primera reunión me preguntó si yo me comía la ropa del personaje cuando no me gustaba lo que el director había propuesto como vestuario para ese personaje”, contó Penélope -sin desvelar el nombre de la persona- ante el asombro de Motos. ”¿Cómo que si te comías la ropa?”, le preguntó. “Pero cómo me voy a comer la ropa”, contestó la actriz.

Penélope siguió contando una historia que asombró a sus propios compañeros de película y desveló que cuando ella contestó que no hacía eso, el director le contesto que “yo tenía una actriz que cuando no le gustaba la camisa que yo quería para tal escena ella se iba corriendo por el bosque y se la comía”.

“Es lo más fuerte que me ha pasado y te juro que fue tal cual y no estaba de broma”, prosiguió la actriz, que aseguró que “luego investigué y descubrí que era verdad y se comía la ropa”. Es decir, la historia era real. “Menos mal que no era un chaquetón de cuero”, bromeó Antonio Banderas.

Escenas de Pablo Motos que dejan sin palabras