NOTICIAS
27/04/2021 16:05 CEST | Actualizado 27/04/2021 16:21 CEST

Roberto Fraile, el cámara curtido de pulso firme

El reportero vasco, muerto en Burkina Faso, tenía una amplia experiencia en la cobertura de conflictos armados. Tenía dos hijos.

RSF ESPAÑA
Roberto Fraile, en una grabación.

Roberto Fraile, asesinado en Burkina Faso este pasado lunes, era un cámara tremendamente aplaudido y respetado en el oficio. Este salmantino de 47, nacido en Barakaldo (Vizcaya), era un freelance (o reportero por libre) con el callo hecho en multitud de conflictos armados y que había acompañado a su otro colega asesinado, David Beriain, en numerosos proyectos de inmersión o encubiertos en los últimos años. 

En 2012 ya resultó herido en la explosión de un artefacto en la ciudad de Alepo, en Siria, donde se encontraba grabando a las tropas insurgentes del Ejército Libre de Siria en el conflicto contra el presidente Bachar El Assad. Los milicianos manipulaban un artefacto casero que les explotó accidentalmente y parte de la metralla llegó hasta la habitación en la que se encontraban los periodistas. En aquella ocasión, Fraile fue operado de urgencia en un hospital de la ciudad y posteriormente fue evacuado a Turquía. Tras recuperarse de sus heridas, volvió a la carga. 

Sus compañeros destacan de él su entrega al trabajo y su profesionalidad, su perfeccionismo y la capacidad de mantener la calma en momentos complicados, siempre con el plano firme. También su humanidad y empatía, clave en el trabajo que realizaba con Beirain. 

Aunque había nacido en Barakaldo, su familia era de Valladolid y trabajó durante muchos años en TVSalamanca, actualmente La 8. Aprovechaba sus periodos vacacionales para viajar y realizar trabajos de forma autónoma. 

En esta ocasión acompañaba como reportero gráfico a Berain, famoso por sus documentales en DMAX. La serie Clandestino se adentraba en los mundos más peligrosos de la mafia, el tráfico de armas o el narcotráfico. De hecho, no era la primera vez que trabajaban juntos, y ambos participaron en 2017 en un documental de Hernan Zin titulado Morir para contar, en el grandes reporteros de guerra contaban sus peores recuerdos y la manera en que se enfrentan a ellos. 

Fraile era padre de dos hijos.