Cómo preparar a tu perro para tu vuelta a la oficina

No esperes hasta el último día para aclimatar a tu perro a la nueva rutina.

Las adopciones y las ventas de perros se dispararon durante el confinamiento, una época en la que el mundo entero pasó más tiempo que nunca en casa. Ahora, a medida que la pandemia se acerca a su final gracias a la vacunación, la gente empieza a recuperar su rutina prepandemia y muchas empresas están planteándose volver a la oficina. El paso del teletrabajo al trabajo presencial va a requerir un ajuste en la rutina de los empleados y, por supuesto, de sus mascotas.

Los animales que ya estaban acostumbrados a estar solos en casa de antes se acostumbrarán más fácilmente a la transición que los que nacieron en 2020 o fueron adoptados durante el confinamiento.

“Muchos perros probablemente se adaptarán rápido y sin problemas. A algunos quizás hasta les venga bien el tiempo de descanso después de estar sobreestimulados durante meses con sus familias”, comenta Candace Croney, profesora de conducta y bienestar animal en la Universidad Purdue (Estados Unidos).

“Otros perros lo pasarán peor, sobre todo si tenían ansiedad por separación antes de la pandemia. Los perros recientemente adoptados que no tienen experiencia viviendo en una casa son los que necesitarán más ayuda”, explica.

Rachel Malamed, veterinaria conductual, señala que ya ha notado un aumento de casos de ansiedad por separación en su clínica desde que los trabajadores han empezado a volver a la oficina.

¿Cómo saber si tu perro sufre ansiedad por separación? Los síntomas más habituales son conductas destructivas (morder o rascar muebles, escarbar...), intentar escapar de una habitación, hacer pis o caca dentro de casa pese a estar bien adiestrados, ladridos excesivos y lloros cuando se quedan solos, etc. Otras señales más sutiles, según Malamed, son permanecer mucho tiempo cerca de la puerta de casa o de la ventana cuando no estás, sobre todo si jadean, o no comer si no estás en casa.

Para conocer el comportamiento de tu perro en tu ausencia, instala una cámara.

Cómo preparar a tu perro con vistas al futuro

No esperes hasta el último día para aclimatar a tu perro a la nueva rutina.“A los animales les gusta tener rutinas constantes y predecibles”, afirma Croney. “Si van a cambiar sus horarios de comer, jugar, descansar y pasear, conviene ir preparándolo con mucha antelación. Empieza a cambiar su rutina de forma gradual durante las semanas previas para facilitarle la transición”.Estos son los consejos de los expertos.

Fomenta su independencia cuando estés en casa y amplía gradualmente la duración y la distancia

“Durante el tiempo que te queda antes de volver a la oficina, adiestra a tu perro para que aprenda a relajarse o a entretenerse en una habitación vacía con sus juguetes y chuches”, propone Croney.Utiliza chuches de larga duración (puzles de comida para perros, chuches heladas, huesos prensados...) para que asocien estos momentos prolongados con algo divertido y positivo.Una vez que tu perro haya desarrollado cierta tolerancia, enséñale a estar solo en casa durante periodos breves de cinco o diez minutos, al principio. Lo que te cueste dar una vuelta a la manzana mientras descansas o revisas el correo desde el móvil.“A medida que tu perro aprenda a asociar tus marchas con pensamientos positivos y a sentirse seguro porque sabe que vas a volver, puedes ir aumentando el tiempo de separación a un ritmo que le resulte aceptable”, propone. “El objetivo es que estos ejercicios sean una buena experiencia para tu perro, no que se estrese”.

Antes de irte, deja a tu perro en una zona de la casa que le resulte segura y familiar

Elige un lugar donde se sienta cómodo y no se vaya a hacer daño.Ten en cuenta que algunos perros se sienten cómodos y seguros en su cuna o su caseta mientras que a otros les provoca ansiedad al sentirse confinados. Eso puede agravar su estrés y aumentar el riesgo de lesión si intenta escapar, señala Malamed.

Desensibiliza a tu perro acostumbrándole a verte con calzado de calle o haciendo ruido con las llaves

“Estas acciones son algunas de las pistas básicas que le indican a tu perro que te vas a ir; es entonces cuando empiezan a estresarse”, indica Malamed. “Sigue con tu rutina habitual en casa y realiza esas acciones aunque no te vayas a ir”.

No seas muy efusivo con los saludos ni muy dramático con las despedidas

Si conviertes tus llegadas en una fiesta y tus salidas en un drama, tu perro calcará esa misma energía, lo cual puede agravar su ansiedad.“Cuando llegues a casa, espera hasta que tu perro se tranquilice y salúdalo con calma”, recomienda Malamed.Recuerda también darle premios, mimos o atención incluso en momentos en los que no esté pidiéndolo. Por ejemplo, cuando esté en el sofá mordisqueando sus juguetes. Eso le hará sentirse más tranquilo.

Qué puedes hacer cuando vuelvas a la oficina

Antes de salir de casa, saca tiempo de donde sea para dar un paseo y jugar con tu perro. El ejercicio le ayudará a dormir durante tu ausencia.Dale juguetes y premios cuando salgas de casa.“Sigue reforzando el mensaje de que tu ausencia implica ventajas que de otra forma no conseguiría. Para ello, asegúrate de darle sus juguetes y chuches favoritos solamente cuando te vayas a ir de casa”, propone Croney.

Si es posible, pídele a algún amigo o vecino que saque a pasear a tu perro a mediodía si todavía no vas a volver. Si no conoces a nadie que te pueda ayudar, busca recursos o guarderías para perros en tu zona.También puedes dejarle encendida la tele, la radio o cualquier otro dispositivo que emita ruido blanco o sonido relajante.

Si llegas a casa y te encuentras la moqueta rasgada, marcas en los muebles o cojines rotos, lo más probable es que te enfades, pero no castigues al perro, avisa Malamed. El castigo aumentará la ansiedad de tu mascota y dañará vuestro vínculo.

“Recuerda: tu perro no se comporta así por despecho, sino por su estado de pánico y su reacción primitiva de lucha o huida”, expone. “Estas conductas surgen como reacción fisiológica a un estrés que no saben controlar”.Además, es posible que tu perro ni siquiera sepa asociar el castigo con una conducta indeseada que quizás haya tenido lugar hace horas.

Si tu mascota muestra indicios de ansiedad por separación, acude al veterinario o a un educador de perros y escucha sus consejos. Si no haces nada, la ansiedad por separación puede agravarse y provocarle problemas de salud en el futuro.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

Razas de perros que arrasan en TikTok