POLÍTICA
31/03/2021 20:04 CEST

Piden que no se vuelva a ver lo que hizo Aznar en el juicio por la 'caja b' del PP

Por una iniciativa de la acusación popular.

JAVIER SORIANO via AFP via Getty Images
Rajoy abraza a Aznar

La acusación popular ejercida por la Asociación Observatori de Drets Humans (DESC) en el juicio por la presunta ‘caja b’ del PP ha solicitado al tribunal que los testigos que declaren por videoconferencia en la vista oral no lleven mascarilla. 

La acusación popular, representada por el abogado Gonzalo Boye, no quiere que se repitan las imágenes vistas en la intervención de José María Aznar, entre otros. Su gesto de declarar bajo la mascarilla pese a estar solo en su habitación, generó fuertes controversias y llevó a que muchos aplaudiesen a su sucesor, Mariano Rajoy, por hablar ‘a cara descubierta’.

De hecho, el letrado llegó a preguntar a algunos de ellos que por qué utilizaban este artículo si no estaban acompañados, y algunos le contestaron que lo hacía por “respeto al tribunal y a las partes”, como dijo el exministro y exsecretario general del PP Javier Arenas. El propio Aznar lo justificó en su “respeto a las recomendaciones sanitarias, igual que recomiendan no viajar, tener cuidado al salir de casa o guardar la distancia de seguridad”.

Observatori Desc considera “acertada” que el tribunal otorgue la posibilidad de que los testigos que lo deseen comparezcan por videoconferencia como medida de prevención ante la pandemia del coronavirus. Sin embargo, ve con “asombro” que un “grupo concreto y determinado” de testigos, por “razones peregrinas”, hayan “abusado” de las facilidades dadas “escondiendo sus rostros detrás de mascarillas”.

Impide ver las reacciones, se quejan

Según explica, el uso de la mascarilla impide percibir las reacciones de los testigos ante determinadas preguntas que puedan resultarles incomodas y puedan reflejar a través de nervios o gestos. Recuerda que el PP se encuentra en este procedimiento acusado como responsable civil subsidiario.

Por ello, solicita al tribunal que antes del comienzo de cada declaración testifical que se vaya a practicar por videoconferencia se compruebe que los testigos se encuentran “aislados, solos y sin presencia de ningún tercero” y que se les ordene a declarar sin mascarilla. Basta con un simple barrido de cámara, apunta.

Para justificar su petición, la acusación popular repasa la Ley de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID19, publicada en el Boletín Oficial del Estado este martes, y asegura que “no existe previsión ni recomendación legal alguna que establezca, siquiera como recomendado, el uso de mascarillas en declaraciones por videoconferencias ni por respeto a los presentes ni, mucho menos, encontrándose en un domicilio particular”.

Photo gallery El reencuentro entre Aznar y Rajoy See Gallery

NUEVOS TIEMPOS