NOTICIAS
31/07/2019 11:26 CEST

Placas solares: garantías de producto y de producción. ¡Cuidado, no son lo mismo!

Si últimamente has estado pensando en adquirir este tipo de dispositivo, habrás observado que existen dos garantías distintas: la de producto y la de producción. También puede que ya te hayas dado cuenta de que muchas veces, especialmente en los modelos más baratos, estas dos garantías tienen una duración diferente. A continuación explicaremos qué cubre cada una de ellas y por qué deberías buscar un proveedor que venda paneles solares con 25 años de garantía, tanto de producción como de producto. 

¿Cuál es la diferencia? 

Cuando hablamos de garantía de producción, nos referimos a los años durante los cuales el fabricante garantiza un tanto por ciento de rendimiento, normalmente entre un 80% y un 90%. En la mayoría de casos, este tipo de garantía suele comprender un periodo de 25 años. 

La garantía de producto se aplica sobre el propio dispositivo y sus componentes. Aquí encontramos uno de los principales puntos de conflicto al adquirir placas solares baratas: a diferencia de la garantía de producción, esta suele ser de 10 años. ¿A qué se debe esto y que implica para el consumidor?

En la mayoría de los casos consultados, la garantía de producción se limita únicamente a la potencia de salida medida a la entrada de la caja de conexiones. Por tanto, si al medir la potencia en los bornes de salida del panel, esta está dentro de los valores contemplados dentro de la garantía de producción y la garantía de producto ha caducado, dará lo mismo que a efectos prácticos el panel no nos esté proporcionando el rendimiento esperado, ya que entonces el problema será debido a fallos de otros componentes del módulo que esta garantía no cubre.

¿Por qué es tan importante invertir en calidad cuando hablamos de placas solares?

En general, nunca suele ser buena idea comprar barato a costa de sacrificar la calidad de lo que estamos adquiriendo. Sin embargo, cuando hablamos de un producto como este, en el cual buscamos obtener una rentabilidad a largo plazo (25 años), esta decisión puede suponer un completo desastre. 

La estrategia de negocio de los fabricantes que ofrecen tan solo 10 años de garantía de producto, consiste en atraer clientes ofreciendo precios más bajos que la competencia. El motivo de que puedan permitirse hacer eso sin sacrificar un jugoso margen de beneficios, es precisamente ahorrar costes en el proceso de fabricación y los materiales empleados. 

Estos son algunos ejemplos de qué es lo que sacrifican y las consecuencias de ello a medio plazo: 

Problemas de fabricación relacionados con las células solares

Los motivos de este tipo de problema pueden ser diversos: células solares de mala calidad, maltrato de estas durante el procesos de fabricación del panel o desajustes debido a la conexión en serie de células de diferente corriente. 

Todos ellos tienen como consecuencia principal la aparición de puntos calientes o hotspots, que son áreas del panel donde se concentra el calor por defectos de fabricación. Esto hace que se degraden los materiales de la zona afectada y que, como consecuencia de ello, la eficiencia en ese punto se reduzca. Este problema suele ser el desencadenante de muchos otros, como por ejemplo la destrucción del Tedlar, una estructura de tres capas que consiste en una lámina de poliéster entre dos de fluoruro de polivinilo (PVF), y que garantiza la estanqueidad del módulo en su parte posterior. 

Los puntos calientes, además, suelen intensificarse y pueden derivar en un panel solar completamente inútil. 

Usar EVA de mala calidad

El EVA (etileno vinil acetato) es un polímero termoplástico que se utiliza para encapsular las células generadoras y protegerlas de la humedad y otros agentes externos. Algunos fabricantes usan un EVA de mala calidad que se degrada fácilmente, dejando desprotegida una parte muy importante del dispositivo. 

Diodos de bypass de baja calidad y mal encapsulados

Cuando estos no son suficientemente buenos, no resisten bien las altas temperaturas y las condiciones extremas, se queman y quedan completamente inservibles. También suele suceder que no estén bien encapsulados en silicona protectora, lo que facilita que se estropeen. 

Laminado defectuoso de las células

El proceso de laminado requiere tiempo de espera. Algunos fabricantes acortan este tiempo para producir más rápido, aumentando sus beneficios. Esto puede provocar el deslaminado de las células integradas en el panel, lo que lo hará inservible. 

Temperaturas de soldadura incorrectas

Esto provoca que las soldaduras sean defectuosas y, como consecuencia, se produzcan puntos calientes. 

Como vemos, el motivo principal de que la garantía del producto sea solo de 10 años, es que el propio fabricante ya prevé que el módulo sufrirá alguno de los problemas mencionados a medio plazo. Además, todo esto suele combinarse con malas prácticas empresariales que repercuten directamente en el consumidor, como cambios de empresa fabricante para evitar cubrir garantías o fraudes relacionados con la procedencia real del módulo, lo que quiere decir que muchas veces ni siquiera esperan que el dispositivo llegue a cumplir los 10 años en buen estado.

APRENDE A USAR TU DINERO