NOTICIAS
13/04/2021 20:52 CEST

Cómo afecta al plan de España la no llegada de las vacunas de Janssen

El Gobierno contaba con recibir este miércoles las primeras 300.000 dosis.

Stephen Zenner/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)

Un nuevo problema en el plan de vacunación. Este martes, Johnson&Johnson, propietaria de la farmacéutica Janssen, ha decidido paralizar la entrega de sus vacunas a Europa, lo que suspende el arranque de la campaña con este vial en España. 

Sus efectos son inmediatos, España iba a recibir este miércoles las primeras 300.000 dosis de los más de 5,5 millones previstos de aquí a junio con los que contaba el Gobierno para acelerar el ritmo de inmunización. Más a largo plazo, los cálculos planteaban hasta 42 millones, un 10,47% del total adquirido por la Comisión Europea en su compra conjunta a la farmacéutica. 

Los primeros afectados serán los ciudadanos de entre 70 y 79, el grupo etario elegido por el ministerio para recibir la vacuna monodosis de Janssen. Se trata del colectivo de edad avanzada con el porcentaje más bajo de tratamiento (un 21,4%). Hasta ahora, solo 846.756 de los 3.960.045 ciudadanos incluidos este tramo ha recibido al menos una dosis de Pfizer o Moderna, las únicas admitidas para ancianos.

La limitación de uso de AstraZeneca, primero para menores de 55 y posteriormente para el tramo de 60 a 69, dejó a la franja de 70-79 en porcentajes muy inferiores de inmunización, ya que Sanidad priorizó a los mayores de 80, de los que un 95,6% ya ha recibido al menos una dosis.

 

El reparto por territorios aún no se conocía, si bien algunas comunidades ya habían adelantado sus previsiones. País Vasco esperaba 6.850 dosis, por las cerca de 6.000 de Canarias o las alrededor de 4.000 previstas para Murcia,. Alrededor de las 18:30 horas, Sanidad ha confirmado a estos y el resto de territorios la suspensión de la entrega “inminente”.

Poco antes, la ministra Carolina Darias había defendido desde el Senado, “estar preparados para recibir la vacuna y seguir maximizando sus beneficios”, después de varias preguntas de diversos partidos ante la situación a la que se enfrenta España junto con el resto de la UE. “Estamos expectantes, pero en todo caso la EMA está en contacto permanente con la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios”, aclaró de cara a un posible nuevo cambio en el plan nacional.

Estamos preparados para recibir la vacuna y seguir maximizando sus beneficiosCarolina Darias, ministra de Sanidad

El Gobierno ha defendido en diversas ocasiones abril como el mes clave para lograr el “acelerón” necesario de aquí al verano, entre otros factores por la aparición del fármaco propiedad de Johnson&Johnson. “Sabíamos que el primer trimestre iba a ser de limitada llegada de dosis, pero este segundo trimestre se va a acelerar ostensiblemente”, reconoció la ministra de Sanidad, Carolina Darias, el pasado Jueves Santo, 1 de abril.

La semana del 5 al 11 supuso el récord desde que comenzó el proceso, con más de dos millones de viales puestos con la llegada de nuevos cargamentos, principalmente de Pfizer. No obstante, el plan pasaba por incrementar aún más la velocidad con el nuevo medicamento, que ahora deberá esperar el nuevo ‘ok’ de la UE y la compañía.


Nada más conocerse la recomendación del regulador estadounidense de suspender su administración en su país, Pedro Sánchez ha reconocido que no conocía la información. No obstante, ha explicado que “este tipo de parones no deja de demostrar las garantías del propio proceso de vacunación. 

El presidente sí ha apuntado que “cuando existan este tipo de episodios, tenemos que frenar y verlos y a partir de ahí tomar decisiones, como en el caso de Astrazeneca”, en referencia a las decisiones actualizadas de Sanidad sobre el medicamento británico.

De dónde viene esta decisión

 

La interrupción del suministro de Johson&Johnson se ha producido poco después de que las autoridades sanitarias de EEUU recomendasen suspender su administración (allí ya está en uso el vial) por la aparición de seis casos de trombos entre los casi siete millones de vacunados. 

 

Se trata de un cuadro “raro y grave” que se ha dado únicamente entre mujeres de entre 18 y 48 años, siempre en las dos semanas posteriores a la inyección. Una de ellas ha fallecido y una segunda está hospitalizada en estado crítico. 

 

La investigación también está en manos de la EMA, que por el momento no confirma la relación entre los coágulos y la vacuna y sí que hay abierta “una revisión de una señal de seguridad”, aún sin conclusiones científicas.