La planta de Almussafes (Valencia), elegida para fabricar los nuevos coches eléctricos de Ford

La opción española se ha impuesto a la alemana. Las instalaciones valencianas ven garantizado su futuro en los próximos años.
Un empleado de la planta de Ford en Almussafes (Valencia), en una imagen de archivo.
Un empleado de la planta de Ford en Almussafes (Valencia), en una imagen de archivo.
David Ramos via Getty Images

La dirección de Ford ha adjudicado finalmente a la fábrica valenciana de Almussafes la producción en Europa de la nueva plataforma de vehículos eléctricos GE2 a partir de 2025, una carga de trabajo con la que la factoría garantiza su continuidad en los próximos años.

La factoría de Almussafes fabricará los dos nuevos modelos eléctricos de la compañía, según ha confirmado la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, a la salida de la sesión de control en el Congreso.

La planta valenciana se ha impuesto así sobre la de Saarlouis (Alemania), que también aspiraba a la plataforma. Se trata, ha destacado Maroto, de una “muy buena noticia” tras un proceso de negociación “muy duro” en el que ha concurrido “mucha competencia”.

La multinacional del óvalo ofrecerá una rueda de prensa esta mañana a los medios de comunicación y el comité de empresa en Almussafes está convocado también en la planta.

La adjudicación supone para la factoría valenciana una garantía de continuidad más allá de 2025, ya que Almussafes, después de perder la producción del Ford Mondeo este año, preveía dejar de fabricar el resto de modelos progresivamente hasta quedarse solo con el Kuga en 2025, que supone la mitad de la producción actual. Ahora, tendrá los pedidos de los nuevos modelos eléctricos cuando llegue ese momento.

Larga deliberación

La decisión de Ford sobre qué fábrica en Europa producirá la plataforma de vehículos eléctricos, si Almussafes o Saarlouis, ha estado precedida por un largo proceso de negociación y deliberación que se ha prolongado durante meses.

Tras varias reuniones en Almussafes infructuosas, el sindicato mayoritario UGT alcanzó ‘in extremis’ el pasado 27 de enero en Colonia el Acuerdo por la Electrificación, un plan de ajuste como propuesta valenciana para convencer a la compañía que contempla medidas de “contención salarial”, con aumentos no trasladados a las tablas salariales, y de flexibilidad laboral. Tras a este acuerdo, se abrió un periodo de consultas en ambas fábricas que ha durado cinco meses.

La factoría valenciana, con 5.971 empleados, es empresa tractora de la industria de la automoción de la provincia y de la Comunitat Valenciana, donde también se asentará la gigafactoría de celdas de Volkswagen de Sagunto.