POLÍTICA
15/01/2020 13:21 CET | Actualizado 15/01/2020 14:45 CET

Policía y Guardia Civil descartan una red de explotación de menores en Mallorca

Sí han detectado “casos aislados” de personas que prostituyen a adolescentes que residen en centros tutelados.

EFE
Julia Vázquez (izq), coordinadora de Asuntos de Mujer de la Delegación de Gobierno, participa en una reunión del grupo de coordinación Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales (IMAS).

La Policía y la Guardia Civil descartan que existan en Mallorca redes organizadas dedicadas a la explotación sexual de menores, pero sí han detectado “casos aislados” de personas que prostituyen a adolescentes que residen en centros tutelados por el Consell de Mallorca.

Así lo ha explicado la jefa de Coordinación sobre Violencia Contra la Mujer de la Delegación del Gobierno, Julia Vázquez, tras una reunión convocada por la institución insular después de hacerse público que el Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales (IMAS) ha puesto en conocimiento de la Fiscalía en los últimos años 16 casos de menores explotadas residentes en centros de tutela.

En el encuentro se ha puesto de manifiesto:

- Que la prostitución de menores no es un problema que afecte exclusivamente a menores desamparados bajo la responsabilidad del IMAS.

- Por contra, afecta a niños y adolescente de cualquier condición social.

Según ha destacado la consellera de Presidencia e Igualdad de Mallorca, Teresa Suárez.

Desde 2014, la Guardia Civil ha llevado a cabo en Mallorca diez operaciones contra la prostitución de menores y la Policía Nacional contabiliza en los últimos años catorce actuaciones, intervenciones no circunscritas al ámbito de los adolescentes bajo tutela.

Cinco despedidos en Baleares por conducta sexual impropia

El Govern balear ha despedido desde 2016 a cinco educadores de centros de internamiento de menores por conductas sexuales inapropiadas que, en ninguno de los casos, llegaron a relaciones directas.

La consellera de Servicios Sociales, Fina Santiago, cuyo departamento tiene las competencias en materia de menores con medidas judiciales, ha detallado este miércoles que los despedidos, cuatro mujeres y un hombre, fueron expedientados por dos conductas consideradas muy graves y dos de carácter grave.

Uno de los casos muy graves fue el acoso a través de mensajes en Whatsapp a un interno, y en otro fue por exhibicionismo y tocamientos, mientras que las otras fueron por “aproximación” física o comentarios sexuales inadecuados.

Según Santiago, “el Govern actuó con la máxima contundencia”, preservando al tiempo los derechos de los trabajadores expedientados, de los que cuatro fueron denunciados además ante la Fiscalía con resultados que la consellera desconoce excepto en un caso, que fue archivado.

SOMOS LO QUE HACEMOS