Polonia intenta un regate a Putin para dar aviones a Ucrania, pero EEUU lo frena por "inviable"

Varsovia quería donarle sus MIG-29 a Washington y que éste se los diera a Kiev, pero entiende Biden que eso daría pie a una guerra más amplia.

El Gobierno polaco ha intentado en las últimas horas un regate a Rusia por el que podría haber inyectado una ayuda militar esencial a Ucrania, pero los riesgos, dice EEUU, son demasiados y ha mandado parar máquinas. Este martes, comunicó su disposición a trasladar todos sus aviones de combate MiG-29 a Alemania para ponerlos a disposición de Estados Unidos en una base de ese país en territorio germano.

El ministro de Exteriores, Zbigniew Rau, aseguró en un mensaje de sus redes sociales que Polonia está “preparada” para entregar sus cazas después de que el lunes el primer ministro, Mateusz Morawiecki, desmintiera informaciones sobre que Varsovia iba a transferir directamente esos aviones de combate a Ucrania, teniendo en cuenta que los pilotos ucranianos están entrenados para volar en estos MIG.

Según el comunicado del ministro, “las autoridades polacas están listas para trasladar de forma inmediata y gratuita todos los aviones MiG-29 a la base de Ramstein y ponerlos a disposición del gobierno de Estados Unidos”.

“El gobierno polaco también pide a otros países de la OTAN, propietarios de aviones MiG-29, que tomen medidas similares”, agregó el Ministerio de Relaciones Exteriores. En su mensaje el ministro polaco no especificaba si el destino final de este armamento será la Fuerza Aérea ucraniana.

EEUU lo enfría

Sin embargo, esta madrugada, Pentágono ha dicho que no ve “sostenible” la propuesta de Polonia. El portavoz del Departamento de Defensa de EEUU, John Kirby, indicó en un comunicado que su país está consultando con sus aliados y socios sobre la asistencia de seguridad a Ucrania, dado que la iniciativa polaca “muestra algunas de las complejidades que este asunto presenta”.

“La perspectiva de que los aviones de combate ‘a disposición del Gobierno de Estados Unidos de América’ partan de una base de EEUU y la OTAN en Alemania para sobrevolar el espacio aéreo sobre Ucrania, disputado con Rusia, plantea serias inquietudes para toda la alianza”, remarcó Kirby.

Según el portavoz, para EEUU no está claro que haya “una justificación sustantiva” para esta medida. No obstante, aseguró que Washington continuará sus consultas con Polonia y los aliados de la OTAN sobre este tema y “los complicados retos logísticos que presenta”.

Washington se planteó incluso entregar a cambio a Polonia aviones F-16, de fabricación estadounidense.

Esta medida hubiera supuesto un cambio considerable en el equilibrio de fuerzas de la guerra, pero también el riesgo de que Rusia considerara la medida como un gesto beligerante, dando pie a una guerra más amplia.

A este asunto se refirió también este martes la subsecretaria para Asuntos Políticos del Departamento de Estado, Victoria Nuland, en una comparecencia ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EEUU, donde aseguró que Polonia no se ha coordinado con su país sobre este tema.

“Estuve en una reunión en la que debería haber oído algo sobre eso, justo antes de que se produjera lo que creo que es un movimiento sorpresa” por parte de Polonia, dijo Nuland.

La invasión rusa en Ucrania, vista por el Premio Pulitzer Emilio Morenatti