Polonia levanta una valla de más de cinco metros en su frontera con Bielorrusia

La construcción se inició el 25 de enero, tiene una longitud de 186 kilómetros y ha costado 341 millones de euros.
Polonia concluye la construcción de una valla en la frontera con Bielorrusia.
Polonia concluye la construcción de una valla en la frontera con Bielorrusia.
Omar Marques via Getty Images

Las autoridades fronterizas de Polonia han anunciado este jueves la finalización de las obras de la valla en la frontera con Bielorrusia, cinco meses después de que se pusiera en marcha tras la última crisis migratoria.

“El 25 de enero comenzó la construcción de la vaya en la frontera. Hoy, el trabajo ha llegado a su fin”, ha publicado en su cuenta de Twitter la Guardia Fronteriza, que ha destacado los “cinco meses de trabajo intensivo” hasta lograr finalizar los poco más de 186 kilómetros de valla.

Por su parte, durante su visita a la zona para comprobar el alcance final de la valla, para la que se han usado unas 49 toneladas de acero, el primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, ha subrayado que la crisis migratoria en esa frontera fue la “antesala” de la agresión rusa de Ucrania.

En esa línea han ido también las declaraciones del ministro de Interior, Mariusz Kaminski, también presente en el acto, para quien aquella crisis migratoria en la frontera polaca bielorrusa era “parte de un plan para desestabilizar la situación en toda la región.”

Mateusz Morawiecki.
Mateusz Morawiecki.
NurPhoto via Getty Images

La valla, de unos cinco metros de altura y 186 kilómetros de longitud, ha costado unos 1.600 millones de zlotys (cerca de 341 millones de euros). De acuerdo con las autoridades polacas, desde principios de año, unas 6.000 personas han tratado de cruzar de manera irregular a Polonia desde Bielorrusia.

A finales de 2021, Polonia y los países del Báltico acusaron a Bielorrusia de fomentar la inmigración ilegal como represalia por las sanciones de la Unión Europea por la represión de las protestas contra la enésima reelección del presidente, Alexander Lukashenko, así como por el aterrizaje forzoso de un avión de Ryanair, para detener a un periodista disidente.

Crisis de refugiados en la frontera Polonia-Bielorrusia