POLÍTICA
01/12/2021 10:34 CET

¿Por qué a Casado no le gusta la Ley de Vivienda?

Lo tuvo claro desde el primer día, torpedearía cualquier iniciativa que aprobase el Gobierno progresista aunque fue positiva.

EFE
Ley de Vivienda.

Casado lo tuvo claro desde el primer día, torpedearía cualquier iniciativa que aprobase el Gobierno progresista aunque fue positiva, necesaria y demandada por los españoles y españolas. Este es su patriotismo. Ninguno.

Al líder del PP parece darle exactamente igual los problemas de la gente, su único objetivo es echar al Gobierno, aunque para ello tenga que hundir al país. Nadie entiende su último anuncio de que derogará todas las leyes sociales aprobadas por este Gobierno. ¿Derogará el Ingreso Mínimo Vital, la Ley de Regulación de la Eutanasia, la Ley de Protección de la Infancia, la Reforma de las pensiones para que no pierdan poder adquisitivo, la Ley “Rider” o la Ley de Vivienda?

Mientras el Gobierno de Pedro Sánchez ha aprobado la primera Ley de Vivienda de la democracia, para garantizar el acceso a la vivienda a las familias y a los jóvenes, Casado quiere liberalizar el suelo, lo mismo que hizo Aznar en su día, para facilitar otro boom inmobiliario y ahogar económicamente otra vez a miles de ciudadanos. No es lo mismo.

Tampoco es lo mismo que mientras este Gobierno progresista ha evitado más de 380.000 desahucios durante la pandemia, con el PP en una crisis mucho menor, un total de 400.000 familias perdieron su vivienda.

Tanto hablar de la Constitución y a Casado se le ha olvidado, o lo que es peor, está en contra de su artículo 47: “Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación”.

No le ha dado ni una oportunidad a esta ley. No se conocía aún ni cómo se regularían los precios del alquiler y ya estaba Casado anunciando que la rechazarían. Desde el primer minuto anunciaron que la boicotearían desde sus comunidades y ayuntamientos. Esto impedirá que los ciudadanos de Madrid, Andalucía, Murcia, Castilla y León y Galicia puedan disfrutar de beneficios fiscales hasta el 90%.

Son muchos los países que regulan el precio del alquiler, en algunos casos desde hace décadas. Estamos hablando de Alemania, Suecia, Francia, Portugal o Italia en Europa, pero también lo aplica California, Oregon o Nueva York en Estados Unidos. ¿No sabe esto el Sr. Casado?

Por cierto, es cuanto menos llamativo que Moreno Bonilla se niegue a regular los alquileres para las familias y los jóvenes, mientras destina un millón de euros en ayudas para el alquiler de los Altos cargos de la Junta de Andalucía.

¿Pero qué es lo que no le gusta a Casado y al PP de esta ley? ¿No les gusta que se garantice el parque público de vivienda social y que se evite su venta a fondos buitre? ¿No ven bien que las nuevas promociones de obra deban contar con una reserva del 30% de vivienda protegida y que la mitad de este porcentaje se destinen a alquiler social?

¿No les parece adecuado que los pequeños propietarios tengan ventajas fiscales para bajar el precio del alquiler? ¿Que haya más impuestos para viviendas vacías más de dos años para propietarios con más de 4 viviendas en el mismo municipio?  

¿No están de acuerdo en que haya bonos de ayuda para jóvenes por 250 euros mensuales los próximos dos años para quienes tengan entre 18 y 35 años y rentas inferiores a 23.725 euros? ¿No le gusta que se regulen los desahucios o que haya un Fondo social de vivienda que apueste por un parque público de alquiler? ¿Qué es lo que no le parece adecuado a Casado?

La Ley Estatal por el Derecho a la Vivienda es aún un Anteproyecto, queda un largo camino parlamentario por recorrer hasta que se apruebe definitivamente esta ley, pero representa una buena noticia para miles de familias y para los jóvenes de nuestro país. Una gran noticia, aunque no le guste nada al Sr. Casado ni a los especuladores.

NUEVOS TIEMPOS