BLOGS
19/04/2019 14:41 CEST | Actualizado 19/04/2019 14:48 CEST

Por qué los costaleros deben vigilar su corazón

EFE
Costaleros de rodillas. 

Por José Miguel Robles Romero, profesor de la Facultad de Enfermería de la Universidad de Huelva y Juan Gavala González, doctor en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte de la Universidad de Sevilla:

 

A nadie se le ocurriría correr una maratón sin una preparación previa o un pequeño chequeo médico. Hacer de costalero es algo parecido.

El campo de la enfermería es responsable del cuidado de las personas, con un especial hincapié en los grupos de riesgo. También de la promoción de la salud y la prevención de enfermedades, para las que una dieta adecuada y la práctica de ejercicio físico de manera regular es crucial para una vida longeva y sana. Los costaleros que cada año, por estas fechas, cargan las pesadas imágenes procesionales no son una excepción.

Por qué los costaleros deben vigilar su
Tomando la tensión a un costalero de la Hermandad del Prendimiento de Huelva. Foto: José Miguel Robles. 

Como investigadores conocedores del mundo del costal, decidimos estudiar la salud de estas personas. Para ello utilizamos como muestra a la cuadrilla de costaleros de la Hermandad del Prendimiento de Huelva. Un total de 101 integrantes a los que se sometió a la medición de diversas variables:

  • Un cuestionario sociodemográfico y de hábitos de vida.

  • Una medición de tensiones arteriales en reposo y en el esfuerzo del trabajo del costalero.

  • Un análisis de la composición corporal mediante impedancia bioeléctrica segmental. Esta técnica permitió obtener variables como la grasa corporal, la masa muscular esquelética y el exceso de grasa.

  • El test de Ruffier-Dickson, que nos permite conocer la resistencia cardíaca al esfuerzo y la capacidad que tiene la persona para recuperarse tras el ejercicio.

  • El test de Abalakov, que nos da cuenta de la fuerza o potencia del tren inferior de los sujetos, puesto que lo que se les mide es la altura de un salto (la llamada levantá).

  • Una cuantificación del esfuerzo del costalero, mediante la medición del peso del paso, cálculos del centro de masa e incremento de peso en la levantá en función a la altura de la cuadrilla.

Todo esto se hizo en el marco de una tesis doctoral defendida en la Universidad de Huelva por José Miguel Robles y codirigida por los otros dos autores de este artículo. Sus primeras conclusiones han sido publicadas en la revista International Journal of Enviromental Research an Public Health

¿Cuál es el estado físico de los costaleros onubenses? Variables como el índice de masa corporal, la relación cintura-cadera y el nivel de grasa corporal son buenos predictores del riesgo cardiovascular. Según nuestros resultados, el colectivo costalero presenta un riesgo cardiovascular a medio-largo plazo elevado por la antropometría, las cifras de tensión arterial y el esfuerzo que realizan.

El aumento de los niveles de grasa corporal provoca un aumento de las cifras de presión arterial en reposo. Por este motivo es importante controlar los niveles de adiposidad, un factor de riesgo para la rigidez arterial en adultos de mediana edad.

En nuestro estudio pudimos cuantificar cómo la tensión arterial aumenta directamente al ganar un kilo de grasa. En los costaleros, durante su esfuerzo, estas cifras se multiplican por dos.

Por qué los costaleros deben vigilar su
Foto: José Miguel Robles.

Cabe destacar que la grasa corporal se correlaciona inversamente con la capacidad de recuperación cardíaca después del esfuerzo. Por lo tanto, si consideramos el tipo de trabajo que realizan los costaleros (alta exigencia física en un espacio hacinado con temperaturas elevadas) y las características que suele presentar esta población, podemos concluir que son un grupo de riesgo cardiovascular.

El uso del índice de masa corporal para identificar grupos de riesgo cardiovascular es, en general, interesante. Pero cuando se trata de personas con un alto contenido de masa muscular esto puede dar lugar a falsos positivos. Cuando eso sucede, los resultados no son útiles para la clasificación de personas con problemas coronarios.

El grupo estudiado de costaleros presenta una media de edad que ronda los 28 años y está sujeto a una alta demanda física (48 kg por costalero de media). La preparación física previa es escasa, lo que aumenta el riesgo cardiovascular a medio y largo plazo.

El primer paso: aceptar el problema

Aunque los participantes estudiados perciben su estado de salud como bueno y creen que cuidan su dieta, las mediciones corporales no parecen corroborar esas afirmaciones. Esto dificulta que modifiquen los hábitos nocivos, ya que las diferencias entre salud real y percibida no ayudan a concienciar del riesgo a la población y hacer que cambie a un estilo de vida más saludable.

A la vista de estas conclusiones, lo primero que recomendamos es mantener una dieta equilibrada durante todo el año. También practicar ejercicio físico diario para mantener un peso corporal idóneo.

El siguiente paso sería hacer un acondicionamiento físico adecuado al esfuerzo que se va a realizar en Semana Santa. Para esto debería ponerse en manos de un graduado en Ciencias del Deporte que conozca las características del trabajo del costalero.

De este modo no solo aseguraremos que los costaleros disfruten de su trabajo debajo del palo, sino que la calidad y duración del mismo será mucho mayor.

 

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original

ESPACIO ECO