Los tres motivos por los que los Goya se celebran este año en Málaga: dinero, dinero y dinero

A la Academia de Cine le sale gratis.
Penélope Cruz y Pedro Almodóvar en la 33ª edición de los Premios Goya en Sevilla.
Penélope Cruz y Pedro Almodóvar en la 33ª edición de los Premios Goya en Sevilla.

Penélope Cruz, Antonio Banderas, Pedro Almodóvar, Alejandro Amenábar y otras estrellas de cine español desfilarán el 25 de enero por la alfombra de los Premios Goya. Otro año más no lo hacen en Madrid, sino al sur de España, en Málaga.

La capital de la Costa del Sol acoge la ceremonia de la 34ª edición de estos galardones, que tendrá lugar en el Palacio de Deportes José María Martín Carpena. Se trata de la tercera vez que la gala tiene lugar fuera de la capital, tras haberse celebrado antes en Barcelona (2000) y Sevilla (2018).

La decisión de realizar la entrega de premios en Málaga es puramente económica. La ceremonia de los Goya cuando se celebran en Madrid se financian parcialmente con las cuotas de los 1.800 miembros de la Academia, que pagan 60 euros cada tres meses.

A pesar de tener que viajar a otra ciudad, a esta institución le sale gratis el evento, gracias a las aportaciones de los patrocinadores y a la colaboración de las instituciones locales. “El problema en Madrid es que eres un estorbo. Igual que con un rodaje: filmar en la capital encarece las producciones. Te vas a Sevilla y abaratas costes. Fuera todo son ayudas. No hay misterios. Es más fácil fuera que en Madrid porque encuentras patrocinadores locales”, explicó Mariano Barroso, presidente de la Academia de Cine, al periódico El País tras la celebración de la anterior edición de los premios en Sevilla.

Esos patrocionadores ponen el dinero necesario para costear la celebración. Estos pagaron en 2019 el viaje en tren de Madrid a Sevilla y una noche de hotel en la capital andaluza a 125 nominados, 650 académicos y a sus respectivos acompañantes, según contó Málaga Hoy.

La gala de la 34ª edición cuenta con la ayuda de cuatro entidades que juegan un papel fundamental en la ciudad: el Ayuntamiento de Málaga, la Diputación de Málaga, la Junta de Andalucía y, por supuesto, Unicaja Banco. Cada una de ellas aporta 500.000 euros más IVA para cubrir los dos millones que se prevé que cueste.

Esta cantidad supone un aumento respecto a la edición sevillana, cuyo contrato se cifró en 1.750.000 euros, que pagaron entre el Ayuntamiento de Sevilla (que puso un millón de euros) y los patrocionadores.

Esa alianza cuatripartita se escenificó el pasado mes de octubre mediante la firma de un convenio, que dejó una icónica imagen con todos los poderes fácticos de Málaga.

De izquierda a derecha en la fotografía aparecen: Manuel Azuaga (Unicaja), Francisco Salado (Diputación), Patricia del Pozo (Cultura), Francisco de la Torre (alcalde), Noelia Losada (concejala de Deportes) y Elias Bendodo, (consejero de la presidencia). Junto a ellos, a la derecha del todo, el presidente de la Academia, Mariano Barroso. 
De izquierda a derecha en la fotografía aparecen: Manuel Azuaga (Unicaja), Francisco Salado (Diputación), Patricia del Pozo (Cultura), Francisco de la Torre (alcalde), Noelia Losada (concejala de Deportes) y Elias Bendodo, (consejero de la presidencia). Junto a ellos, a la derecha del todo, el presidente de la Academia, Mariano Barroso. 

Adaptar el pabellón deportivo

Otra novedad de esta edición es que la entrega de premios no es en un auditorio como suele ser habitual. Cuando se ha celebrado en Madrid la gala habitualmente en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid (cerca de la Feria de Madrid) o en el hotel Auditorium (junto a la carretera A-2).

Esta vez se hace en un pabellón deportivo. En concreto, en el Palacio de Deportes José María Martín Carpena, en el que juega habitualmente el equipo de baloncesto Unicaja Málaga. El último partido se jugó allí el 14 de enero.

“Málaga en una ciudad muy cinéfila, pero nos mudamos a un lugar que no es muy cinéfilo, un pabellón de deportes con unas posibilidades inmensas, por lo que hemos querido que el espectáculo crezca a lo grande y sea potente», señaló Silvia Abril durante la rueda de prensa de presentación de los premios.

La elección de este lugar implica un sobrecoste, ya que hay que adaptarlo para incluir un escenario y gradas para acoger a más de 3.000 personas. El Ayuntamiento de Málaga, dirigido por Francisco de la Torre, ha asumido el gasto que supone la adecuación del espacio. La concejala de Cultura, Noelia Losada, ha explicado que las obras están a punto de culminar, para dar comienzo los ensayos.

La pista del pabellón deportivo se ha convertido en un gran teatro con un escenario de 580 metros cuadrados. “Nos hemos inventado un teatro dentro del Carpena”, afirmó Buenafuente.

Además, se ha instalado una grada supletoria llamada vip sobre la cancha para acoger a más de 500 personas entre los nominados para los galardones, autoridades —incluido el presidente Pedro Sánchez— y presentadores de los premios. El resto de asistentes se sentarán en la mitad de la grada del pabellón.