Por qué Mujercitas puede ganar el Oscar y por qué no

Que sea la única película feminista de esta edición puede jugar a favor, pero también en contra.
Eliza Scanlen, Saoirse Ronan, Emma Watson y Florene Pugh, en 'Mujercitas'.
Eliza Scanlen, Saoirse Ronan, Emma Watson y Florene Pugh, en 'Mujercitas'.

Empezó a oler a Oscar desde el mismo momento en que se supo que Greta Gerwig dirigiría una nueva versión de Mujercitas. Después de la brillante Lady Bird, nada podía fallar. Y la película no defraudó al conseguir colarse entre las nueve favoritas de los académicos en esta edición. Otro asunto diferente es que no le hayan dado el respaldo a la directora en la categoría de Mejor dirección, pero ese es un debate aparte.

Esta Mujercitas es la Mujercitas de Gerwig, que ha conseguido hacer suya la novela de la autora estadounidense Louisa May Alcott. Aunque no hay elementos autobiográficos como en su trabajo anterior, la presencia de la directora está en la propia adaptación de la novela, gracias a la que quiso convertirse en “escritora y crear historias”. En cierto modo Gerwig se esconde en la figura de Jo March, la tercera de las hermanas magistralmente interpretada por Saoirse Ronan. Ella sí, nominada a Mejor actriz.

La crítica lleva ensalzando la película desde antes incluso del estreno y ya la ha colocado como la mejor adaptación de este clásico de la literatura.

“Es sobre todo deleite”, “una manta de calidez en un mundo frío”, “única y moderna”... son solo tres ejemplos de lo que la prensa especializada ha escrito sobre la película, que llegó a las salas el 25 de diciembre.

Para algunos fue un regalo de Navidad; para otros, un regalo demasiado empalagoso y demasiado femenino. Por mucho que el prometedor Timothée Chalamet encabece el reparto masculino, ellos son secundarios y eso, cuando se habla de Hollywood, no siempre juega a favor.

La madrugada del domingo se verá en la entrega de los Oscar hacia qué lado se inclina la balanza. Lo que está claro es que a la cinta le sobran argumentos para hacerse con el Oscar, pero también hay otros que pueden hacer que se le escape de las manos.

Por qué SÍ puede ganar el Oscar a Mejor película

1. Por su capacidad de sorprender con una historia que todo el mundo conoce. Greta Gerwig rompe radicalmente con la estructura lineal y empieza desde el final. Los ingredientes son los mismos, pero ella (nominada a Mejor guión adaptado) hace un producto totalmente diferente.

2. Porque es una película inteligente que va mucho más allá de la novela. En la figura de Jo March, Gerwig da información sobre ella misma, sobre Louisa May Alcott y sobre el contexto en el que escribió la obra. Es un viaje a 1868 cargado de información.

3. Porque parecía imposible quitarse de la cabeza la imagen de Wynona Ryder como Jo March, pero no lo ha sido. A Saoirse Ronan le basta una escena para hacerse con el personaje y con el público. ¿Quién se acuerda ahora que Jo era morena en 1994?

4. Y luego está Florence Pugh, todo un descubrimiento en el papel de la vanidosa pero adorable Amy March. La odias a ratos, la amas todo el tiempo.

5. Por la fotografía, los paisajes y la imagen cuidada. Mujercitas es agradable de ver y eso el año de Joker, 1917 o Parásitos es un valor a tener en cuenta.

6. Porque hacía falta que alguien pusiese en valor el feminismo de la obra de May Alcott. “Las mujeres son dueñas de una mente, además de un corazón. Ambición y talento, como así también belleza. Y estoy cansada de escuchar a la gente decir que la mujer sólo es apta para el amor”, es una de las frases más célebres del libro, que Gerwig pone en boca de Jo March.

Por qué NO puede ganar el Oscar a Mejor película

1. Porque todo el mundo conoce Mujercitas y todo el mundo ha llorado ya la muerte de Beth. Hasta el mismísimo Joey Tribbiani (Matt LeBlanc) en Friends. ¿Hace falta hacerlo una vez más?

2. Porque es una película basada en una obra de una mujer, dirigida por una mujer, protagonizada por cuatro mujeres… Demasiado femenina para Hollywood, donde por mucho que quieran renovarse, la Academia sigue siendo eminentemente masculina.

3. Por su feminismo, que puede jugar tanto a favor como en contra. Después del movimiento #metoo y de su reflejo en la gala de 2018, parece que algunos en Hollywood quieren pasar página y premiar a una película con este discurso no ayuda.

4. Porque los Globos de Oro la castigó sin nominación y las películas que ganan el Oscar siempre han estado entre las diez candidatas de la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood.