Por qué aúllan los perros

No solo lo hacen por tristeza o para comunicarse con otros animales.
Beagle aullando en el jardín.
Beagle aullando en el jardín.

Oír una manada de perros aullando es algo que aparentemente es normal para cualquier dueño de canes y también para cualquier persona que esté acostumbrada a convivir con animales. Sin embargo, la causa de estos aullidos —aparentemente desconocida para el oído humano— no lo es tanto y la pregunta de por qué lo hacen fue una de las más buscadas este 2021 en Google.

Para responderla no hay una respuesta única, lo que sí queda claro es que es un comportamiento heredado del lobo. “Los lobos desarrollaron esta técnica como forma de comunicación a largas distancias, y tiene múltiples usos”, explica Sergio Martínez, veterinario y etólogo de AniCura Constitución Hospital Veterinario.

Comunicación y distintas emociones

Lo primero que se suele pensar es que los animales se comunican mediante los aullidos y los ladridos, cosa que es cierta, pero incompleta. “Pueden hacerlo por imitación (de otros aullidos o sonidos similares como las sirenas de ambulancia), pero también por dolor, por excitación o por ansiedad”, explica Martínez.

Con respecto a por qué se contagia el ladrido los unos a los otros, Martínez apunta a que esa imitación es una de las “principales características” del aullido. “También es posible que todos estén escuchando el mismo estímulo y todos respondan a él, incluso aunque nosotros no lo escuchemos”, detalla.

Para saber distinguir si se trata simplemente de un aullido para comunicarse, imitar o de respuesta a un estímulo, Martínez señala que hay que prestar atención a cómo ladra y al lenguaje corporal del animal. “El aullido de comunicación suele ser más fuerte y enérgico. Cuando se debe a ansiedad o dolor será más leve y lastimoso. Por último, si lo vemos alegre y activo podemos interpretar que es por excitación”, explica.

Entre otros motivos por los que pueden aullar, desde Purina apuntan también que los perros pueden ladrar por encontrarse reunidos con toda la familia, para “marcar su territorio a otros perros” o cuando se sienten heridos.

Cabe destacar que no todos los canes tienden a aullar. Suele ser más común en aquellos que están más cercanos evolutivamente al lobo como los husky, los malamutes o los samoyedo. Sin embargo, hay otras razas más pequeñas que también tienden al aullido como los beagles, los dachshund o los basset hound.

Qué hacer si lo hacen solos en casa

Los dueños de mascotas suelen preocuparse por los aullidos, especialmente cuando estos se producen por ansiedad cuando los dueños no están en casa, con la consecuente molestia de los vecinos. En estos casos, Martínez señala que “será muy importante un buen enriquecimiento ambiental, con juguetes interactivos rellenos de premios y otras distracciones”, aunque recuerda que si se trata de un problema de “ansiedad por separación” es necesaria la intervención de un etólogo.

Sin embargo, si el motivo es por imitación de otros perros o por respuesta a estímulos como ambulancias o sirenas, el experto apunta a que “deberemos cerrar las ventanas para minimizar los sonidos externos”.

Perros para tener en un piso