Así es Potes, el pueblo que se ha alzado como Capital del Turismo Rural 2020

Esta localidad se encuentra en la comarca de Liébana, en Cantabria.

El turismo rural será el protagonista este verano. España cuenta con miles de pueblos con encanto en todas las zonas del país, pero este año el protagonismo se lo lleva Potes, en Cantabria.

Esta pequeña localidad de la comarca del Liébana se ha alzado con el reconocimiento de Capital del Turismo Rural 2020 que otorga el portal Escapada Rural. Potes se ha impuesto frente a otros nueve pueblos entre los que se encontraban Colombres (Asturias) o Artenara (Gran Canaria).

Situado a algo más de 100 kilómetros de Santander, Potes se ubica en la confluencia de los cuatro valles de la comarca y está rodeado de montañas, regalando a los viajeros un paisaje verde espectacular. Es un destino ideal para los amantes de la naturaleza.

El valle del Liébana
El valle del Liébana

En 1983 la localidad fue declarada Bien de Interés Cultural por su arquitectura medieval. Y es que se la conoce como la villa de los puentes por las muchas construcciones de la época que cruzan el río Quiviesa, que atraviesa el pueblo. Otra de sus joyas arquitectónicas es la Torre del Infantado, hoy dedicada a exposiciones, o el Monasterio de Santo Toribio de Liébana, a las afueras de la villa.

Un lugar para disfrutar de la gastronomía

Como en toda Cantabria, la gastronomía juega un papel fundamental en Potes. El plato estrella del municipio, y de toda la comarca, es el cocido lebaniego, que se compone de berza, cecina o carne, relleno y garbanzos. Esta legumbre es la clave de la receta por la variedad de garbanzo de la zona, muy pequeño y tierno, con gran sabor.

Los pescados de río como las truchas o los salmones también son de gran calidad, como los quesos artesanos que se elaboran en la zona. El quesuco de Liébana es buena muestra de ello, especialmente la variedad ahumada.

Quesuco de Liébana, de vaca y ahumado
Quesuco de Liébana, de vaca y ahumado

En el plano dulce, son típicos los canónigos, un postre que combina natillas con merengue horneado. También los sequillos, unas pastas artesanas con azúcar espolvoreado habituales en esta zona de montaña.

Dónde alojarse

Potes y sus alrededores cuentan con varias casas rurales y alojamientos que ofrecen el ambiente tradicional de la comarca. En pleno centro histórico están los apartamentos Villa de Potes, una buena opción para los que buscan más intimidad que cuenta con una piscina al aire libre.

Algo más alejada, en medio de la montaña, está la posada El Bosque, que cuenta con unas preciosas vistas al paisaje de la zona y a los Picos de Europa.

30 micropueblos con encanto para visitar este verano