Carmen Linares y María Pagés, premio Princesa de Asturias de las Artes 2022

En ellas "converge el espíritu de varias generaciones que, desde el respeto por la hondura de las raíces del flamenco, han sabido modernizar y adaptar su esencia".
Carmen Linares y María Pagés.
Carmen Linares y María Pagés.
GETTY

La cantaora Carmen Linares y la bailarina y coreógrafa María Pagés han sido
galardonadas este jueves con el Premio Princesa de Asturias de las Artes 2022.

“Convertidas en dos de las figuras más importantes del flamenco de las últimas décadas, en Carmen Linares y María Pagés converge el espíritu de varias generaciones que, desde el respeto por la tradición y la hondura de las raíces del flamenco, han sabido modernizar y adaptar su esencia al mundo contemporáneo, elevándolo, aún más si cabe, a la categoría de arte universal”, ha valorado el jurado.

“Con su labor, ambas han abierto caminos de repercusión no solo artística sino también social y se han convertido en ejemplo de trabajo, talento y dedicación para futuras generaciones”, añaden.

En el acta aseguran: “Con voluntad de permanente exploración, su trabajo dota al flamenco de nuevas herramientas a la vez que amplifica el lenguaje de una manifestación cultural que vive un momento de esplendor y búsqueda de nuevos horizontes. Ambas creadoras despliegan en su trayectoria experiencias que reivindican el flamenco como uno de los géneros musicales más sugerentes de nuestro tiempo y un acontecimiento artístico perenne y único”.

“Ambas creadoras despliegan en su trayectoria experiencias que reivindican el flamenco como uno de los géneros musicales más sugerentes”

Al galardón, dotado con una reproducción de una escultura de Joan Miró y 50.000 euros, optaban 43 candidaturas de 19 nacionalidades. En esta edición, las deliberaciones han sido de nuevo presenciales tras dos años celebrándose telemáticamente por la pandemia.

El año pasado, el premio recayó en la serbia Marina Abramovic. La ‘reina’ de las ‘performances’ tomó el testigo de figuras como Ennio Morricone y John Williams, Martin Scorsese, Francis Ford Coppola o Michael Haneke.

La trayectoria de Carmen Linares

Carmen Pacheco Rodríguez, conocida como Carmen Linares, nació el 25 de febrero de 1951 en Linares (Jaén). Comenzó a cantar en compañías como la de Paco Romero o Carmen Mora y en tablaos madrileños populares, como Torres Bermejas y Café de Chinitas. Es, según los expertos, una de las voces más importantes del cante flamenco, a la altura de nombres como Enrique Morente, Camarón o La Niña de los Peines.

Ha sido la primera cantante flamenca en actuar en el Lincoln Center de Nueva York, invitada por la Orquesta Filarmónica de la ciudad, y ha actuado en los más importantes escenarios de todo el mundo, como el Teatro Colón de Buenos Aires, la Ópera de Sídney, el Palau de la Música de Barcelona, el Teatro Chaillot de París, el Barbican Center de Londres o el Teatro Real de Madrid.

En su discografía destacan los álbumes Cantaora (1988), Canciones populares antiguas (1993) –con textos de Federico García Lorca–, Antología de la mujer en el cante (1996), Que no he muerto (2003) –con textos de Juan Ramón Jiménez–, Oasis Abierto (2011) y Verso a verso (2017). Ha participado, además, en proyectos escénicos con artistas como Manolo Sanlúcar o Blanca Li o la Compañía Nacional de Arte Dramático.

En la actualidad continúa de gira con un espectáculo que celebra sus más de cuarenta años sobre los escenarios. Linares es la única mujer del flamenco que ha logrado el Premio Nacional de Música de España en la categoría de interpretación (2011). Ha obtenido, además, el Premio de la Academia Francesa del Disco (1991) y el Premio de la Asociación Nacional de Críticos de Arte Flamenco (1995), la Medalla de Plata de Andalucía (1998), la Medalla de Oro de las Bellas Artes (2006), la Medalla de Oro de Madrid (2019), el Master of Mediterranean Music Award del Berklee College of Music (EEUU, 2019), el Premio Internacional Terras sem Sombra del festival homónimo portugués (2019) y el Premio Meridiana del Instituto Andaluz de la Mujer (2022), entre otros. En 2011 recibió el Premio de la Música a toda una vida de la Academia de la Música española y en 2012 le fue concedida la Medalla de Honor del Festival Internacional de Música y Danza de Granada.

María Pagés, una vida bailando

María Jesús Pagés Pedregal, conocida como María Pagés, nació el 28 de julio de 1963 en Sevilla. Comenzó a bailar en la compañía de Antonio Gades y fue primera bailarina en la compañía de Mario Maya, en el Ballet Español Rafael Aguilar y en el Ballet Español de María Rosa.

En 1990 creó su propia compañía, en la que ha producido numerosos espectáculos y con los que ha renovado, según los críticos, las formas del baile flamenco a través de la mezcla de tradición y modernidad. Una labor que le ha otorgado el reconocimiento internacional y la ha llevado a actuar en los espacios escénicos y festivales más importantes del mundo, como el Radio City Music Hall (Nueva York), el Teatro de Chaillot (París), el Auditorio Parco della Musica (Roma), el Teatro Romano (Verona), el Festspielhaus Baden-Baden (Alemania), el National Center for the Performing Arts de Pekín, el Tokyo International Forum, el Fall for Dance Festival de Nueva York, el Festival Chéjov de Moscú o la Bienal de Flamenco de Sevilla, entre muchos otros.

Ha colaborado con artistas de la talla de Mijaíl Barýshnikov, Carlos Saura, Tamara Rojo o Ángel Corella. Algunos de sus montajes destacados son Sol y sombra (1990); Autorretrato (2008), fruto de su residencia en el Barýshnikov Arts Center; Soleá pas de deux (2010); Mirada (2010); Utopía (2011); Casi divina, leve (2012); La alegría de los niños (2013); Siete golpes y un camino (2014); Visages (2016), Una oda al tiempo (2017) o el proyecto Tribulaciones de Simbad, un programa de talleres creativo-participativos llevados a cabo en el Centro Coreográfico María Pagés durante el 2021 con colectivos de personas con discapacidad.

En mayo de este mismo año está previsto que estrene en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona su nuevo espectáculo titulado De Sheherezade y prepara otro nuevo montaje, Oda a la flor del naranjo, que pondrá en escena en el Festival Pentecostés de Salzburgo en junio.

Pagés desarrolla además una importante labor solidaria y educativa a través de su asociación Artedea (Asociación Arte y Dignidad de Acción). Ha recibido el Premio Léonide Massine (Italia, 2004), el Premio de Cultura de la Comunidad de Madrid (2007), la Medalla de Andalucía (2011), la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes de España (2014), el Premio al Mejor Espectáculo de Danza Internacional (Chile, 2015), la Medalla de la Ciudad de Sevilla (2018) y el Premio de la crítica de la Bienal de Sevilla (2018), entre otros muchos galardones.

Gesto de cariño del rey a la princesa, de padre a hija en su vuelta a España

Entrega de los Premios Princesa de Asturias 2021