Puigdemont no optará a la reelección para ser presidente de Junts

El congreso para elegir al nuevo líder del partido será el 4 de junio en Francia.
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont.
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont.
KENZO TRIBOUILLARD via Getty Images

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont no se presentará a la reelección para ser presidente de Junts en el congreso que el partido celebrará el 4 de junio en Argelers (Francia).

Así lo ha anunciado Puigdemont en una carta a la militancia, avanzada por el diario Ara, en la que señala que “ahora es necesario” que JxCat “tenga una nueva presidencia”, que “participe permanentemente de las reuniones ejecutivas, que participe a fondo de las decisiones políticas que haya que adoptar”, algo de lo que él, huido de la justicia en Bélgica, se había ido distanciando para centrarse en el Consejo por la República.

“Por eso no presentaré mi candidatura a la renovación de la presidencia del partido”, ha anunciado Puigdemont, lo que deja aún más abierta la renovación de la dirección de JxCat, ya que también el ahora secretario general, Jordi Sànchez, ha avanzado que no optará a la reelección.

“Demostrada capacidad de liderazgo”

Así, ha animado a las personas de Junts que tienen “una demostrada capacidad de liderazgo” a asumir la presidencia del partido, dejando claro que quien lo haga tendrá su apoyo de entrada y podrá contar con él entre los miles de afiliados de la formación.

Para Puigdemont, la nueva dirección que surja del congreso deberán tener plena capacidad y dedicación parar liderar los retos que se presentan, tras admitir que el partido necesita “una presidencia más implicada” de la que él ha ejercido.

“Tengo que agradecer el respeto que todo el mundo ha tenido y que me ha permitido mantener la estrategia que llevamos a cabo desde el exilio y que no es, ni debe ser, la de ningún partido en particular”, ha añadido.

Pese a dejar la presidencia de la formación, Puigdemont ha recalcado que Junts sigue siendo su partido, y aunque añade que ninguna formación es perfecta, se muestra satisfecho de que no tenga una organización “en el sentido clásica, vertical, rígida y con pensamiento único”, algo que considera que les aleja de tentaciones sectarias.

Sin embargo, reconoce que esto dificulta la gestión ordinaria del partido y que sus adversarios políticos lo ven como una señal de debilidad: “En las democracias más avanzadas de Europa, el debate en el interior de los partidos no es ninguna señal de debilidad y sí de riqueza democrática. Esto es lo que Junts entiende cuando fomenta las corrientes internas y cuando no tiene miedo del debate y la confrontación de ideas”.

Congreso el 4 de junio

Después de que la Ejecutiva haya acordado convocar el congreso el 4 de junio en el sur de Francia, Puigdemont ha asegurado que, tras dos años de la fundación del partido, deben reforzarse tras haber superado, a su juicio, la etapa fundacional, no sin obstáculos y problemas, ha incidido.

Así, ha confiado que el congreso sirva para situarlos en las mejores situaciones para afrontar los retos que se presentan y para dejar claro, sobre todo a los que molestan, que Junts es un partido “imprescindible si se quiere hacer política en Catalunya y para Catalunya”.

Hincharse a gofres

Cosas que Puigdemont podría hacer en Bélgica