NOTICIAS
29/08/2019 22:33 CEST | Actualizado 30/08/2019 08:19 CEST

¿Qué es el osteosarcoma, la enfermedad que sufría la hija de Luis Enrique?

La pequeña Xana, de nueve años, ha fallecido a causa de este tumor óseo.

CLÍNICA MAYO
Osteosarcoma

La hija de Luis Enrique, Xana, ha fallecido a los nueve años a consecuencia de un “osteosarcoma”, como ha anunciado el propio entrenador y exjugador en sus redes sociales.

¿Qué es un osteosarcoma y cómo puede detectarse?

El osteosarcoma, también conocido como cáncer de huesos, es un tumor maligno que se origina en las células óseas más inmaduras, las responsables de generar hueso nuevo. Si bien es raro, el osteosarcoma es el tipo más frecuente de cáncer de hueso

El osteosarcoma generalmente se encuentra en los huesos largos, con mayor frecuencia en los de las piernas, pero a veces también se presenta en los huesos de los brazos. Sin embargo, puede formarse en cualquier hueso.

Esta enfermedad tiende a manifestarse en adolescentes y adultos jóvenes, pero también puede aparecer en adultos mayores y niños. Por lo general, el tratamiento consiste en quimioterapia y cirugía, no así la radioterapia.

Una vez completado el tratamiento, las personas necesitan ser controladas durante el resto de su vida para detectar posibles efectos tardíos de la quimioterapia intensa.

¿Qué sintomas presenta?

Sus principales signos son el dolor oseo o incluso artícular, la hinchazón cerca de un hueso, la dificultad para realizar un movimiento y la lesión o fractura de ese hueso sin un motivo aparente. Estos síntomas no son únicos de dicha enfermedad, por lo que su tratamiento puede retrasarse por mero desconocimiento. Otros síntomas, más genéricos, se suman a los anteriores, como son la fiebre, la anemia, la fatiga generalizada o la pérdida de peso.

No existe, según la comunidad médica, un único factor causante, aunque sí hay algunas circunstancias que pueden generar su formación, como el haber afrontado previamente un tratamiento con radioterapia o haber sufrido enfermedades genéticas o hereditarias como el síndrome de Bloom, la enfermedad de Paget o el retinoblastoma hereditario, entre otras.

El osteosarcoma puede propagarse desde el lugar de origen, complicando el tratamiento. Una intervención habitual es la cirugía para retirar el tumor, pero en casos extremos esa cirugía puede conllevar la amputación de la parte afectada.

Como ocurre con otros tipos de cáncer grave, la quimioterapia agresiva para el osteosarcoma puede provocar efectos secundarios significativos tanto a corto como a largo plazo.