INTERNACIONAL
15/05/2019 12:56 CEST

¿Qué es el Spitzenkandidat? Así se elige al presidente de la Comisión Europea

Es una palabra alemana, pero es probable que al ciudadano europeo poco cercano a Bruselas le suene a chino: los ‘Spitzenkandidaten’ es el sistema de cabezas de lista por el que se elige al presidente de la Comisión Europea, pero podría tener los días contados ante la próxima renovación institucional europea.

La idea no es nueva, ya que así se eligió a Jean-Claude Juncker para encabezar el Ejecutivo comunitario en 2014: el luxemburgués era el candidato principal del Partido Popular Europeo, quien tras ganar las elecciones colocó a su cabeza de lista como presidente de la Comisión.

La Comisión y el Parlamento quieren mantener el sistema bajo la premisa de que refuerza la conexión con el votante y la legitimidad del elegido, que sería el ‘número 1’ más votado en unas elecciones trasnacionales a las que están llamadas más de 500 millones de personas.

No obstante, la futura Eurocámara estará mucho más fragmentada que en 2014 y los dos grandes partidos, populares y socialistas, podrían no reeditar la gran coalición que en aquel momento aupó a Juncker a la Comisión y al socialista Martin Schulz a la presidencia del Parlamento.

Además, el Tratado de Lisboa apunta a que los resultados de las elecciones europeas únicamente deben “tenerse en cuenta” cuando el Consejo Europeo, esto es, los líderes de los países de la UE, nominen a un candidato para que el Parlamento le dé luz verde, y en ningún caso les vincula para seleccionar un nombre.

Las dificultades

En este contexto, varios miembros del Consejo rechazan el “automatismo” del sistema de los ‘Spitzenkandidaten’, del que critican la lejanía de los cabezas de lista respecto al ciudadano europeo.

“Pregunten a mis votantes: no tienen ni idea de quién es el ‘spitzenkandidat’ de ningún partido”, ha advertido el primer ministro luxemburgués, Xavier Bettel. No le falta razón: apenas un 26% de los alemanes conoce a su paisano Manfred Weber, candidato principal del mayoritario Partido Popular Europeo, según una encuesta reciente de la firma YouGov.

También el presidente francés, Emmanuel Macron, ha dicho que no se sentirá atado por el sistema y apunta a que los líderes de los partidos políticos europeos no tienen más legitimidad democrática que los jefes de Estado y de Gobierno de la UE, a quienes corresponde en última instancia escoger al presidente de la Comisión Europea.

Por contra, se aferran a él los jefes de Estado del Partido Popular Europeo, como la alemana Angela Merkel y el austríaco Sebastian Kurz, grupo al que el sistema benefició en 2014.

La primera fecha clave: el 28 de mayo

El primer capítulo del ‘Juego de Tronos’ europeo se estrenará en la cena de líderes convocada para el próximo 28 de mayo, dos días después de las elecciones, para empezar a poner nombres sobre la mesa y comprobar los apoyos entre los países.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, quiere que haya consenso en los nombres para presidir las instituciones europeas para finales de junio, en un proceso que tendrá en cuenta la geografía y el tamaño de los países y, aunque esto no está recogido en los tratados, también el equilibrio de género y entre familias políticas.

Los candidatos principales de los grandes grupos políticos para la Comisión son el alemán Manfred Weber (Partido Popular Europeo), el holandés Frans Timmermans (Partido de los Socialistas Europeos), el checo Jan Zahradil (Conservadores y Reformistas), la alemana Ska Keller y el holandés Bas Eickhout (Verdes) y la eslovena Violeta Tomic y el belga Nico Cue (Izquierda Europea).

La Alianza de Liberales y Demócratas en Europa (ALDE), que se opone al principio de los ‘Spitzenkandidaten’, tiene una terna de siete candidatos principales, entre ellos la danesa Margrethe Vestager, el belga Guy Verhofstadt y el español Luis Garicano.

Weber, Timmermans, Vestager, Zahradil, Cué y Keller se medirán este miércoles por la noche en un debate televisado en el Parlamento Europeo, el mayor hasta la fecha para estas elecciones europeas.