¿Qué es una negligencia médica?

Hemos oído hablar de ello, pero desconocemos su significado a nivel médico y jurídico.
Negligencia médica
EL HUFFPOST
Negligencia médica

En el ámbito de la medicina existe un término que todos los pacientes temen utilizar porque significa que algo no ha ido bien por parte de los médicos que atienden el caso: negligencia médica. Todos hemos escuchado hablar alguna vez sobre lo que supone una negligencia médica, pero desconocemos su verdadero significado a nivel médico y jurídico.

Definición de negligencia médica

Una negligencia médica se puede definir como una acción y/o omisión llevada a cabo por un profesional sanitario que causa al paciente y/o a su familia un daño físico o moral o una lesión. Esto ocurre por un desvío inapropiado de las normativas que se aplican en la Medicina.

Ejemplos de negligencia médica pueden ser un error en la prescripción de un medicamento, errores o retrasos en el diagnóstico de una enfermedad o problemas innecesarios que tienen lugar durante una intervención quirúrgica. El paciente, en su legítima defensa, puede utilizar las herramientas legales que estime oportunas para lograr resarcir, aunque sea parcialmente, el daño ocasionado.

La negligencia médica tiene su reflejo en el mundo del derecho, donde se utiliza más comunmente el concepto de infracción de la Lex Artis ad hoc. Desde el punto de vista del Derecho, una negligencia se produce cuando se toma una decisión médica fuera de los principios estipulados para lograr curar al paciente así como toda desviación contraria a la Lex Artis. Cuando entendemos que se produce una negligencia médica es cuando hay que contactar con un abogado negligencias medicas para que nos asista legalmente.

¿Cómo actuar ante una negligencia médica?

No habernos enfrentado antes a negligencias medicas puede generarnos un gran número de dudas sobre cómo actuar llegado el momento. Es muy importante recabar toda la documentación médica que pueda tener relación con lo ocurrido para poder realizar una reclamación posterior. Así que el primer paso es solicitar todos los documentos médicos, incluso los menos importantes.

Si la negligencia médica en cuestión ha provocado un daño físico visible es importante realizar un seguimiento a través de fotografías del daño causado. Tras realizar todo este proceso hay que contactar con abogados especializados en negligencias médicas para recibir la orientación, el asesoramiento y el acompañamiento legal en caso de que hubiera que interponer una demanda en los juzgados.

¿Cuándo intervienen los peritos médicos?

La figura del perito médico es una de las más importantes ante un caso de negligencia médica. El perito es otro médico, experto en la materia, que estudia el caso tras la reclamación por parte del paciente analizando toda la documentación médica disponible. Tras este análisis nos va a informar sobre si existe o no una negligencia médica y emitirá un informe pericial donde concretará qué errores médicos se han producido, dónde y cuándo se han producido y conectando esos errores con el daño que ha sufrido el paciente. Sin este tipo de informes no se puede iniciar el procedimiento, ya que es lo que da fundamento técnico y científico al caso de negligencia médica.

Indemnizaciones por negligencia médica

Cuando se produce una negligencia médica el paciente afectado puede recibir dos tipos de indemnizaciones diferentes.

Indemnización por daños personales

Si se producen lesiones permanentes, una incapacidad temporal o daños morales, el paciente tiene derecho a recibir una indemnización. Para ello se tienen en cuenta las secuelas causadas por la negligencia médica, el tiempo que ha tardado en curar la lesión causada por el error médico o la angustia y el dolor causados al paciente. Todo ello debe justificarse a nivel legal y documental con ayuda de abogados especializados en negligencias médicas.

Indemnización por daños materiales

La indemnización por daños materiales se produce cuando hay daño emergente y/o lucro cesante. El daño emergente engloba todos los gastos médicos, de transporte o de rehabilitación derivados del daño causado por la negligencia, así como las posibles intervenciones quirúrgicas que haya que llevar a cabo. La indemnización por lucro cesante debe compensar la pérdida de capacidad económica que ha tenido el paciente perjudicado por culpa de la negligencia médica.

Es importante tener en cuenta que el procedimiento legal debe ser distinto si la negligencia médica se produce en la sanidad pública o en la sanidad privada. En el caso de la sanidad pública se debe realizar una reclamación por responsabilidad patrimonial, mientras que en el caso de la sanidad privada hay que realizar una demanda por responsabilidad civil.

Como se puede apreciar, la negligencia médica puede producirse en el día a día de centros de salud y hospitales. El paciente debe tener constancia de que existen instrumentos legales para su defensa y para conseguir la indemnización que le corresponde como perjudicado.