Qué hacer con tu perro si tienes síntomas de coronavirus

El día a día no debe ser igual ni para el animal ni para su dueño.

La crisis del coronavirus ha cambiado nuestros hábitos, también en lo relacionado con las mascotas. Los paseos con el perro no son iguales ni tampoco la rutina al llegar a casa. Pero ¿qué pasa en los casos de pacientes con coronavirus? ¿Tienen que tener algún protocolo especial con sus mascotas?

Desde la Dirección General de Derechos de los Animales indican que en caso de tener síntomas de COVID-19 o ser diagnosticado como positivo no hay que mantener contacto con las mascotas.

Aunque no está demostrado que los animales puedan contagiarse por coronavirus, recomiendan que enfermos o posibles enfermos no interactúen con ellos. Si lo tienen que hacer, que sea lo mínimo posible y siempre con mascarilla.

En líneas generales aconsejan que se extrema la limpieza de manos. Si una persona enferma, o susceptible de serlo, toca algún objeto del animal, entonces hay que limpiarlo bien y desinfectarlo.

Indicaciones generales desde la Dirección General de Derechos de los Animales.
Indicaciones generales desde la Dirección General de Derechos de los Animales.

Como parte del aislamiento esta persona no puede salir a la calle, tampoco para pasear al perro. En estos casos es recomendable que lo haga un familiar, otra persona que viva en el domicilio o, si estas dos opciones no pueden llevarse a cabo, contratar a un paseador.

¿Qué pasa si la persona está ingresada?

En el caso de que la persona viva sola y tenga que ingresar en el hospital por COVID-19, la cosa se complica. Por ejemplo, en una de las zonas de España más afectada por la pandemia,, la Comunidad de Madrid, la protectora de animales El Refugio ha puesto en marcha los programas Solo en casa, destinado a acoger temporalmente o adoptar a perros y gatos cuyos dueños estén hospitalizados y sin nadie que se pueda hacer cargo de ellos. También han puesto en marcha La vida sigue para aquellos que hayan fallecido a causa del coronavirus y que nadie .

Desde esta organización se desplazan al domicilio de los dueños, previa petición de estos, con materiales desinfectantes para rescatarlos, darles de comer y pasearlos.

Del mismo modo, El Refugio se encarga también de la iniciativa La vida sigue, que busca socorrer a los perros que pierdan a sus amos por el COVID-19 y buscarles una nueva familiar para que les adopte.

La España vaciada por la cuarentena