Qué hay de cierto en la relación entre coronavirus y disfunción eréctil

El coronavirus aún es un virus nuevo para la comunidad médica y los expertos todavía tienen mucho que aprender sobre sus síntomas y, sobre todo, sus secuelas a largo plazo.

Se sabe que el coronavirus afecta a muchos órganos del cuerpo, no solo a los pulmones, y quizás sea hora de hablar de que la impotencia puede ser otro de sus efectos a largo plazo.

Conforme han ido aumentando los casos de coronavirus, también lo han hecho los casos de disfunción eréctil. Un estudio publicado en julio en la Journal of Endocrinological Investigation desveló que los supervivientes de coronavirus pueden sufrir problemas sexuales y reproductivos, incluida la disfunción eréctil, como consecuencia de la enfermedad. Y lo que es más preocupante: los médicos también avisan de que, en muchos casos, los problemas tardan en desaparecer.

Lo cierto es que el coronavirus aún es un virus nuevo para la comunidad médica y que los expertos todavía tienen mucho que aprender sobre sus síntomas y, sobre todo, sus secuelas. Sin embargo, todavía no hay suficiente evidencia científica para relacionar de forma directa el coronavirus con la disfunción eréctil.

La posibilidad está ahí y confirmarlo no sería una sorpresa para muchos especialistas que lo sospechan desde hace tiempo. Además, se piensa que este problema es más común “en pacientes que han sufrido una infección severa”, advierte el urólogo Judson Brandeis.

Esto es lo que se sabe o se sospecha hasta el momento.

El coronavirus puede provocar problemas circulatorios, un factor de riesgo en la disfunción eréctil

Los datos demuestran que el virus es capaz de infectar los vasos sanguíneos. Eso explica que algunos supervivientes de la Covid-19 hayan sufrido trombos, complicaciones en los pulmones y los riñones y problemas de salud bucodental, como la pérdida de dientes. Y esa misma causa puede estar detrás de la disfunción eréctil, según el urólogo Christopher Kyle.

“La disfunción eréctil surge a menudo por problemas de circulación, así que no me sorprende que las secuelas vasculares del coronavirus puedan desencadenarla”, comenta Kyle. “Todo lo que degrade los vasos sanguíneos o empeore la circulación afecta a la capacidad de tener una erección”.

La disfunción eréctil puede ser consecuencia de un problema cardiovascular provocado por el coronavirus

Los problemas circulatorios mencionados anteriormente guardan una estrecha relación con el sistema cardiovascular, y algunos expertos piensan que esta relación puede estar detrás de la disfunción eréctil a largo plazo en algunos pacientes.

“Hay una teoría que defiende que el coronavirus puede provocar una enfermedad cardiovascular llamada disfunción endotelial”, expone Kyle. Esta enfermedad, que afecta a los vasos sanguíneos grandes de la superficie del corazón, “puede ser causada por enfermedades como la diabetes, la hipertensión o también por el consumo de tabaco, todas ellas causan también de disfunción eréctil. Además, el coronavirus aumenta la probabilidad de sufrirla en etapas más avanzadas de la vida”.

En otras palabras: si el coronavirus puede provocar disfunción endotelial, es posible que después aparezca disfunción eréctil. Sin embargo, todavía queda mucho por investigar antes de confirmar esta hipótesis.

Contraer el coronavirus afecta a la salud mental, una variable fundamental en el desempeño sexual

La salud física y mental están intrínsecamente relacionadas. Contraer y recuperarse de la Covid-19 puede afectar a la salud mental, “provocando una reducción significativa del deseo sexual y de la autoestima”, indican los autores del estudio de la Journal of Endocrinological Investigation.

No está claro cuánto dura la presunta disfunción eréctil por coronavirus, pero Kyle hace hincapié en la importancia de buscar un tratamiento. Todo esto no hace más que subrayar la necesidad de recopilar más datos y seguir investigando el coronavirus.

“La principal preocupación, evidentemente, es aprender a tratar los síntomas que ponen en peligro la vida, pero más adelante habrá que centrarse en las secuelas a largo plazo. Si resulta que la disfunción eréctil es una de las posibles secuelas del coronavirus por los problemas de circulación que provoca, hay muchos tratamientos disponibles, como medicamentos o dispositivos portátiles”, tranquiliza.

Como siempre, lo primero es hacer todo lo posible por evitar transmitir y contraer el coronavirus: llevar mascarilla, mantener las distancias y evitar las reuniones sociales, recalca Brandeis.

“El coronavirus puede hacerte daño de muchas formas. Puedes ir añadiendo la disfunción eréctil a la lista”, concluye.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.