¿Qué se juega cada partido a dos semanas de las legislativas francesas?

En 2017, el 57,4% de los franceses se abstuvo en la segunda vuelta de las elecciones legislativas.
Tarjeta electoral
Tarjeta electoral
HELENE VALENZUELA VIA GETTY IMAGES

¿Conseguirá Emmanuel Macron la mayoría? Y si es así, ¿qué clase de mayoría? ¿Cuál será el resultado para la NUPES (el nuevo sindicato de la izquierda) a pesar de las disidencias, y para Agrupación Ancional, que ya ha anunciado que no va a ganar?

A todas estas preguntas tendrán que responder los votantes, llamados a las urnas el 12 y el 19 de junio, en unas elecciones legislativas sin precedentes.

Esta será la primera vez que las elecciones legislativas para elegir a los diputados se celebran justo después de la reelección de un presidente saliente.

Estos son los objetivos de los principales candidatos:

La República En Marcha: obtener mayoría para nombrar a sus ministros

El partido del Gobierno concurre dentro de la coalición Ensemble (Juntos), que reúne a La República en Marcha (LREM), el Movimiento Demócrata (MoDem), Actuar (Agir), Territorios de progreso (TDP) y Horizontes (Horizons). Con 267 diputados, LREM cuenta con el MoDem y sus 57 miembros elegidos para gobernar. La mayoría absoluta se consigue con 269 votos.

El grupo dirigido por Christophe Castaner ha perdido diputados durante el quinquenio anterior, ya que eran 314 en 2017. En 2022, la pregunta es: ¿servirá el apoyo de Édouard Philippe (Horizontes), que ha obtenido 68 candidaturas, para asegurar la mayoría?

Otra cuestión importante es quiénes serán los 15 ministros elegidos de entre los los 29 que componen el Gobierno. Entre ellos está la primera ministra, Elisabeth Borne, que se presenta en la 6ª circunscripción de Calvados para un primer mandato electivo. El caso de Damián Abad, en la 5ª circunscripción del Ain, será analizado, ya que el ministro de Solidaridad está en plena efervescencia.

Amélie de Montchalin (Transición Ecológica) en Essonne, Brigitte Bourguignon (Salud) en el Paso de Calais, Olivier Véran (Relaciones con el Parlamento) en Isère y Gérald Darmanin (Interior) en el Norte son otros de los candidatos.

La NUPES (Nueva Unión Popular Ecologista y Social): enviar a Mélenchon a Matignon o ser la primera fuerza de la oposición

Es una alianza “histórica” según Jean-Luc Mélenchon. Tras una campaña presidencial marcada por las divisiones, LFI (Francia Insumisa), el Partido Socialista, EELV (Los Verdes) y el PCF (Partido Comunista Francés) han llegado a un acuerdo para las elecciones legislativas.

“Elíjanme primer ministro”, ha pedido el líder insumiso, que no se presentará a la reelección y que dejará su puesto a su mano derecha, Manuel Bompard, en la 4ª circunscripción de Bouches-du-Rhône, pero que va muy en serio con lo de llegar a Matignon.

Si no lo consigue, el objetivo del insumiso es conseguir el grupo parlamentario más numeroso de la oposición para preparar el futuro y obstaculizar los proyectos de ley del Gobierno.

El Partido Socialista sigue previendo 65 candidatos disidentes en esta unión, mientras que ha obtenido 70 candidaturas en el marco de la NUPES. Un disidente insumiso se presenta también contra Fabien Roussel, secretario nacional del Partido Comunista Francés elegido por la NUPES en el Norte. Habrá que analizar la actitud de los votantes en estos departamentos, donde la izquierda está más dividida. El número total de diputados será importante para pesar en la Asamblea y convertirse en la primera fuerza de la oposición, desbancando a Los Republicanos.

Agrupación Nacional: quitarse de en medio a Zemmour y constituir un grupo parlamentario

“Emmanuel Macron conseguirá su mayoría”. Con estas palabras derrotistas, el presidente de Agrupación Nacional, Jordan Bardella, inició la campaña el 6 de mayo, mientras Marine Le Pen estaba de vacaciones tras las elecciones presidenciales. La diputada de Paso de Calais se presenta a la reelección y espera obtener un grupo parlamentario en la Asamblea. Para ello, tendrá que enviar 15 diputados al Palais-Bourbon, donde actualmente tiene 6.

Otro objetivo, y no menor, es destruir el partido Reconquista, que compitió frontalmente contra ella en las elecciones presidenciales. Todos los movimientos encaminados a acabar con reconquista están muy mal vistos por la sobrina de Marine Le Pen, Marion Maréchal, que apoya a Zemmour.

Marion Maréchal es suplente en la circunscripción de Vaucluse, detrás de Stanislas Rigaud, presidente de Generación Z, candidato investido. El candidato de Agrupación Nacional, Jordan Bardella, tiene previsto celebrar un mitin en Cavaillon el 4 de junio que pondrá en marcha el duelo entre las dos formaciones. No obstante, Reconquista presentará alrededor de 450 candidatos, lo que dividirá el voto de la extrema derecha y debilitará a Agrupación Nacional.

Los Republicanos: salvar los muebles

En la actualidad, Los Republicanos cuantan con 100 miembros y 20 de ellos no se van a volver a presentar. Debilitados por el catastrófico resultado de Valérie Pécresse en las elecciones presidenciales y por la marcha de su presidente de grupo, Damien Abad, al gobierno, este partido conservador se juega su supervivencia.

“Queremos encarnar una tercera vía entre Emmanuel Macron y la Agrupación Nacional”, explicó Anne-Laure Blin en campaña. Este fin de semana han sido muchos los miembros de Los Republicanos que han hecho campaña sobre el terreno para tratar de salvar su escaño. Los más conocidos y consagrados no parecen preocupados: “Tengo una buena acogida”, confía Virginie Duby-Muller en Alta Saboya, pero “nada está decidido hasta la última papeleta”, comenta con precaución Sébastien Huygue en el Norte.

En estas elecciones será fundamental para todos ellos lograr una alta movilización. En 2017, la mayoría de los franceses se abstuvo: el 57,4% en la segunda vuelta, el peor dato de la Quinta República en unas elecciones legislativas.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Francia y ha sido traducido del francés por Daniel Templeman Sauco.

Macron, reelegido como presidente de Francia