El secreto de los torreznos de Soria que parecen encantar a los reyes

Con este producto tan típico fueron agasajados ayer en su visita a la provincia castellana.
Los Reyes fueron agasajados con unos ricos torreznos durante su visita a Soria este miércoles.
Los Reyes fueron agasajados con unos ricos torreznos durante su visita a Soria este miércoles.

La visita de Felipe VI y Letizia a la provincia de Soria en su gira oficial por España dio lugar a numerosas anécdotas: la extraordinaria imagen de los reyes charlando con seis vecinos de la ciudad en una plaza de la localidad de Vinuesa, el encuentro con uno de los hermanos de Jaime de Marichalar, el exmarido de la infanta Elena, y el descubrimiento de un posible idilio de la reina Letizia con los torreznos.

Como en cada visita de este tour, Felipe VI y Letizia, además de recibir el cariño de los vecinos fueron agasajados con las mejores viandas del lugar y en el caso de Soria no podían faltar los tradicionales torreznos. Fue Letizia la que se acercó hasta uno de los restauradores que llevaba una bandeja de crujientes torreznos para interesarse por este manjar y, al parecer, decidió encargarlos para llevar.

¿Cómo son los torreznos de Soria y que tienen de especial?

El torrezno es una tira fina de panceta de cerdo frita en una sartén o asada en una parrilla. Es un alimento muy popular en toda España pero en el caso de Soria están acogidos a una marca de calidad, Marca de Calidad Torrezno de Soria, que avala la singularidad de este producto.

“Es un producto en el que todos los sorianos creemos mucho... Hay en todos los bares, se consume en todas las casas, a la hora del almuerzo, la merienda, como aperitivo...”, nos cuenta Silvia Garrote, responsable de comunicación de la Cámara de Comercio de Soria y autora del blog de gastronomía Que me coma el tigre.

En lo que se refiere a la producción, cuenta Garrote, que no hay grandes secretos salvo seleccionar bien las piezas, y que el clima y la altitud de la provincia imprimen un sabor diferente en ellos cuando se ponen a orear. “Bueno, el adobado con pimentón, ajo y agua también es muy ligero y distinto”.

“La verdadera diferencia es la forma de hacerlo. Uno de los trucos de todas las abuelas y madres es tenerlo fuera de la nevera antes de cocinarlo, para que coja temperatura. Después se ponen a freír del lado de la corteza en aceite casi frío, todos juntos para que no se den la vuelta. Cuando la corteza se ha ahuecado, se les da la vuelta, se sube el fuego y se fríe la carne. De esta manera se consigue que la corteza quede muy crujiente y la carne jugosa. Además, no quedan grasientos, con todo lo que panceta tiene de grasa”, explica la bloguera.

Esto cuestan los 'looks' de Letizia en la gira por España