Quién es Joaquín de Bélgica, el príncipe que ha dado positivo en coronavirus

Cuánto tiene de sangre azul, qué vínculo le une a España y qué lugar ocupa en la línea de sucesión al trono.

“Me arrepiento profundamente de mis actos y acepto las consecuencias” Joaquín de Bélgica ha pedido perdón. Su arrepentimiento llegó el pasado domingo 31 de mayo, dos días después de convertirse en noticia por haber dado positivo en Covid-19. Según se publicó entonces, el martes anterior el joven había asistido a una fiesta ilegal en Córdoba con otras 26 personas.

La noticia es distinta ahora. Según publica este viernes 5 de mayo el diario ABC, el informe de la Policía Nacional señala que todo ha sido un malentendido: no hubo una fiesta con tanta gente, sino dos eventos distintos. Uno, en s una finca del municipio de Hornachuelos y otro, en una vivienda de Córdoba. Es la versión que habían mantenido desde el principio los abogados de la familia de su pareja, la cordobesa Victoria Ortiz.

El asunto aún así tiene miga, porque cuando estalló la crisis del coronavirus el joven ni siquiera estaba en España. Llegó más de dos meses después de que se decretase el estado de alarma con un salvoconducto del despacho de abogados Aguayo Fernández de Córdova, encargado de distribuir la nota de perdón a los medios de comunicación.

Quién es exactamente Joaquín de Bélgica

Joaquín de Bélgica es el tercero de los cinco hijos de Lorenzo de Austria-Este, príncipe de Bélgica desde 1995 y archiduque de Austria-Este desde 1996, y la princesa Astrid de Bélgica. Tiene 28 años y vive en España desde hace años.

Su madre es hija del rey emérito Alberto II de Bélgica, que ocupó el trono belga desde la muerte de su su hermano Balduino en 1993 hasta el 21 de julio de 2013. Abdicó en su hijo Felipe de Bélgica, hermano de Astrid y padre de la princesa Isabel, duquesa de Brabante.

Conclusión: Joaquín de Bélgica es nieto del rey emérito de Bélgica, sobrino de Felipe y Matilde de Bélgica y noveno en la línea de sucesión al trono.

A qué vino a España y cuándo

En realidad Joaquín de Bélgica vive habitualmente en España con su novia, la diseñadora cordobesa Victoria Ortiz, aunque cuando estalló la crisis del coronavirus estaba en Bélgica.

Se vino a España el domingo 24 de mayo. Aterrizó en Madrid en un vuelo regular y ahí cogió un AVE para trasladarse a Córdoba. Según fuentes de la casa real belga, tenía permiso de entrada, pese a las restricciones por la pandemia, porque está haciendo prácticas en el despacho de abogados Aguayo Fernández de Córdova.

Nueve días antes de su llegada Sanidad, había anunciado que los viajeros internacionales que llegasen a España deberían guardar una cuarentena de 14 días previa a cualquier otro desplazamiento. Joaquín de Bélgica no la guardó. En lugar de quedarse en Madrid, como dicta la norma del BOE, se cogió un tren a Córdoba. El martes 26 estaba de fiesta allí.

La fiesta y el coronavirus

Inicialmente se publicó que la fiesta con 27 personas —12 más de permitidas en las reuniones privadas celebradas en la fase 2 de la desescalada, en la que se encontraba en ese momento Córdoba– tuvo lugar en una vivienda particular de la ciudad andaluza. Se habría celebrado el martes 26 de mayo.

Esta información, de la que se hicieron eco todos los medios, cambió el viernes 5 al conocerse el informe policial.

Según este, el primer encuentro fue una merienda el lunes 25 de mayo n la finca familiar de su novia Victoria Ortiz en Hornachuelos. A ese encuentro, asistieron doce personas. La otra fiesta fue el martes 26 en el piso de la familia en Córdoba capital. Allí se reunieron un total de 15 amigos (el máximo permitido en la fase 2 de la desescalada).

El lunes 1 de junio se supo el resultado de los PCR que se realizaron a las 11 personas que tuvieron contacto estrecho con el joven y que presentaban síntomas compatibles con la Covid-19. Ninguno fue positivo.

La nota de perdón

Antes de conocerse el informe policial y el resultado de las pruebas médicas, Joaquín de Bélgica emitió el domingo 31 una nota de perdón. Ese día el presidente del gobierno andaluz, Juanma Moreno, había criticado públicamente lo ocurrido: “Este tipo de comportamiento no puede repetirse” porque supone “una enorme irresponsabilidad hacia ellos mismos, hacia sus familiares y hacia el resto de la sociedad”.

Joaquín de Bélgica, que sí se saltó la cuarentena obligatoria de 14 días para los que turistas, fue breve en su texto:

“Me gustaría disculparme por no haber respetado todas las medidas de cuarentena durante mi viaje. En estos momentos difíciles, no pretendía ofender ni faltar el respeto a nadie. Me arrepiento profundamente de mis actos y acepto las consecuencias. Joachim de Bélgica”.

Años de titulares en España

Joaquín de Bélgica es un viejo conocido para la prensa española del corazón. Acapara titulares desde que en 2017 se supo de su relación con la cordobesa Victoria Ortiz Martínez-Sagrera, con quien acudió a la boda de la princesa Éliane de Merode con Charles Astor.

Fue ahí cuando aparecieron juntos por primera vez y desde entonces la prensa no ha dejado de seguirles la pista, aunque lo cierto es que ya tenían relación desde otoño de 2014 cuando se conocieron en Bruselas.

Victoria Ortiz Martínez-Sagrera, miembro de una conocida familia cordobesa, aficionada a los caballos y a las monterías, es licenciada en Derecho y ha estudiado Moda en Milán.

La joven, también de 28 años, podría convertirse en la segunda española en formar parte de la familia real belga. La primera fue Fabiola de Mora y Aragón, quien se casó con el rey Balduino y se convirtió en reina de los belgas durante 30 años.

______________________________________________________________________

*** Esta noticia, publicada el lunes 1 de junio, se actualizó el viernes 5 tras conocerse los resultados del informa policial ***