POLÍTICA
30/11/2020 15:57 CET | Actualizado 30/11/2020 18:16 CET

¿Quién fue Isabel Zendal?

Madrid inaugura este martes el hospital de pandemias que llevará el nombre de esta pionera gallega.

ASOCIACIÓN ISABEL ZENDAL
Ilustración de la llegada de la Expedición Balmis

Su nombre lleva sonando meses. Este martes, Madrid inaugura su ya célebre hospital de pandemias, un centro médico de urgencia para combatir el coronavirus. Nace entre críticas de la oposición por su elevado gasto y dudas sobre su utilidad, pero una de las grandes apuestas sanitarias en la gestión de Díaz Ayuso lleva el sello de una tocaya suya. ¿Quién fue Isabel Zendal?

También referida en diversos documentos como Isabel Sendalla, Zendalla, Cendalla, Gandalla, López y así hasta una treintena de derivaciones de su apellido, es la primera enfermera en misión internacional de toda la historia, como señaló la OMS en 1950.

Gallega, originaria de la parroquia coruñesa de Santa Mariña de Parada en 1771, murió en Puebla, México, ya entrado el siglo XIX. Su figura es venerada en el ámbito sanitario, aunque no deja de ser una gran desconocida a nivel biográfico. Desde las controversias por su nombre hasta la fecha de su fallecimiento o el registro de sus últimos años, son múltiples las incógnitas en torno a esta pionera. 

De joven comenzó a trabajar en cuestiones de salud. Ya con 20 años fue parte del Hospital de la Caridad en A Coruña, donde poco después acabaría encargándose de la inclusa. Esta experiencia con niños resultaría fundamental de cara a su futuro.

En 1803, bajo el reinado de Carlos IV, se enroló en la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna, dirigida por el médico militar Francisco Javier Balmis para llevar la vacuna de la viruela a América, una medicina descubierta en 1796 por el británico Edward Jenner. De la campaña ‘sobrevive’ ese otro nombre, el de Balmis, cuya figura ‘bautizó’ la operación de apoyo del Ejercito en las tareas de lucha contra el coronavirus en la primera ola de la pandemia.

250.000 personas vacunadas

Isabel Zendal, contratada en calidad de enfermera y única mujer de la plantilla, fue la encargada de cuidar de los 22 niños que transportaban las vacunas en su organismo. Uno de ellos era su hijo Benito, en un proyecto revolucionario para la medicina. La expedición les llevó a repartir la vacuna a las Islas Canarias y a territorios como Puerto Rico, Filipinas y, finalmente, a México, donde ya se establecería la sanitaria junto a su familia. En total, se calcula, esa primera ‘Operación Balmis’ con Zendal jugando un papel clave, llevó la vacuna a unas 250.000 personas.

“Vamos a llamarlo Isabel Zendal, en homenaje a la enfermera que acompañó a la Expedición Balmis a los territorios de Ultramar, donde se puso en marcha la primera misión humanitaria de la historia, por supuesto española como todas las grandes gestas de la humanidad, para parar la viruela”, apuntó la presidenta de la Comunidad en julio a EsRadio. 

No es el único motivo argüido por Díaz Ayuso para rememorar su legado. 2020 es el Año Internacional de la Enfermería, una efemérides que cobra especial valor por el papel de este colectivo en la batalla contra el coronavirus.

Isabel Zendal, historia de la medicina y la enfermería mundial, ya tiene su hueco en Madrid. Eso, si “los ciudadanos” no rebautizan el hospital como Díaz Ayuso en 2050, como imaginó Teodoro García Egea.