¿Quién va a sudar más esta tarde? La pasarela política de los 27º

Ninguno de los ministros lucía corbata, quizá por eso no se han visto obligados a darse aire con los papeles a mano, como los senadores de derechas.
|
Pedro Sánchez y Susana Díaz se saludan este martes en el Senado.
Pedro Sánchez y Susana Díaz se saludan este martes en el Senado.
Europa Press News via Getty Images

¿Quién va a sudar más esta tarde, Pedro Sánchez o Alberto Nuñez Feijoó? Los 27º grados de climatización son protagonistas hoy en el Senado, porque la temperatura, quien lo diría, tiene también un sesgo partidista. Los estilismos ‘sin mangas’ entre ellas y los ‘sin corbata’ entre ellos, eran mayoría entre los miembros del Gobierno y en la bancada progresista mientras las blazer, los vestidos de manga al codo y las corbatas bien ajustadas al cuello predominaban entre los conservadores, dispuestos a aprovechar la jornada para eliminar toxinas y también para generar empleo entre quienes se dedican al lavado en seco. Lástima que sus compañeros de escaño tengan que sufrir olores no deseados; o que Feijóo tenga que beber sorbos de agua cada poco, desde que ha empezado la sesión. Normal que se le quede la boca seca.

Eso sí, daba gusto ver los abanicos agitarse rítmicamente, una tradición que sale ganando con las normas de ahorro energético en edificios públicos. Por no hablar de las prendas de lana que gozarán de una segunda oportunidad en invierno gracias a los 19º.

Alberto Núñez Feijóo, líder del PP, durante el debate en el Senado.
Alberto Núñez Feijóo, líder del PP, durante el debate en el Senado.
EFE

Al presidente Sánchez, sin corbata y el primer botón de la camisa desabrochado, no le caía una gota desde la tribuna mientras aprovechaba para sacar pecho de los logros de su Ejecutivo, que no acaban de calar entre los votantes. Ninguno de sus ministros lucía corbata, quizá por eso no se han visto obligados a darse aire con los papeles a mano, como los senadores de derechas. Solo uno entre todos se aventuraba a salirse del rebaño y destacar con una camisa ancha, sin chaqueta. Pero es que Jaime de los Santos, que cuando Rajoy estaba en Moncloa, era asesor y estilista de Elvira Fernández -cariñosamente conocida como Viri- se niega a renunciar a la moda.

Teresa Ribera, ministra de Medio Ambiente, con un vestido naranja butano sin mangas decía al entrar que venía adecuada a los 27º, dando ejemplo. Yolanda Díaz prescindía de mangas, igual que Irene Montero, Mª Jesús Montero, Diana Morant, ministra de Ciencia, o Raquel Sánchez, titular de Transportes. Pero no eran las únicas entre las filas socialistas y de Podemos, que habían decidido no pasar calor con sus vestidos sin mangas frente a las solo cuatro senadoras conservadoras que se lanzaban a mostrar sus brazos a lo loco. Igual es que no se habían enterado que los 27º son una cuestión de Estado.