La Bolsa de Moscú reabre parcialmente con subidas después de tres semanas de cierre histórico

La jornada solo dura cuatro horas con una cotización de 33 de sus 43 valores. Crece Gazprom y cae la aerolínea Aeroflot.
Ciudadanos rusos paseando ante una casa de cambio de divisas, en el centro de Moscú.
Ciudadanos rusos paseando ante una casa de cambio de divisas, en el centro de Moscú.
ALEXANDER NEMENOV via AFP via Getty Images

La cotización parcial de acciones, 33 en total, en la Bolsa de Moscú se reanudó hoy con una caída del 0,6%, tras casi un mes inactiva por el impacto de las sanciones occidentales a la ofensiva militar rusa en Ucrania. Entre las 33 empresas que volvieron a cotizar este jueves se encuentran el gigante gasístico Gazprom y el banco estatal Sberbank, sancionado por Occidente.

Tras los primeros compases, el índice MOEX se recuperó enseguida y tras media hora de operación el parqué subía un 11,4%. Las principales subidas las experimentaron la minerometalúrgica Norilsk Nickel (13,16%), la química PhosAgro (13,02%) y Gazprom (10,66%).

Los primeros perdedores de la jornada, que solo durará cuatro horas por indicación del Banco Central de Rusia (BCR) -desde las 06.50 GMT a las 11.00 GMT- y en la que están prohibidas las ventas en corto, son la aerolínea Aeroflot (una caída del 18,4%), el banco sancionado VTB (18,25%) y la eléctrica federal FGC UES (10,83%).

El Banco de Rusia ha impuesto también la prohibición de que los inversores abran posiciones cortas sobre los 33 valores que volverán a cotizar, mientras que las operaciones de los contratos de derivados para el MOEX y para las acciones individuales se realizará entre las 10.00 y las 14.00, como habitualmente.

Un mes de cierre histórico para mitigar las sanciones

El último día bursátil hábil del MOEX fue el viernes 25 de febrero y permanecía por tanto cerrado desde el pasado 28 de febrero, cuatro días después de que el presidente ruso, Vladímir Putin, lanzara lo que él denomina “operación militar especial” en Ucrania.

Ese día, Rusia amaneció ya sabiendo que la Unión Europea (UE), EEUU, Canadá y otros socios excluirían a algunos bancos rusos del sistema de comunicación interbancario internacional SWIFT, un golpe sin precedentes para aislar al país del sistema financiero mundial.

Desde entonces solo se negociaba en el MOEX de Moscú segmentos permitidos por el BCR, como las órdenes directas con liquidaciones en rublos, los derivados (salvo en la sección de pares de divisas), los metales preciosos y algunos contratos para futuros en las posiciones de cierre, entre otros.

Antes del cierre del parqué, la Bolsa se había desplomado un 45% y los principales valores se dejaron más del 58%.