NOTICIAS
10/04/2021 22:54 CEST | Actualizado 10/04/2021 23:58 CEST

El Madrid gana al Barça (2-1) y duerme líder de la Liga

Los de Zidane, mejores en la primera mitad, vencen en un partido marcado por la lluvia.

JAVIER SORIANO via Getty Images
Real Madrid-Barcelona.

Bajo una torrencial lluvia el Madrid dio un vuelco a la Liga a la espera de lo que haga este domingo el Atlético de Madrid ante el Betis y los blancos dormirán líderes de la tabla tras vencer 2-1 al Barça en un ‘clásico’ muy intenso. 

Los de Zidane demostraron claridad en la definición durante la primera parte, en la que Benzema, con un gran tacón, y Kroos con la ayuda de la barrera, encarrilaron el partido desde bien temprano.

Los locales se marcharon con un 2-0 a favor que pudo ser mayor, pero el Barça también contó con ocasiones y terminó acortando distancias gracias a una buena jugada colectiva que culminó Mingueza desde el área pequeña. 

El partido comenzó con el Barcelona dominando la posesión del balón y el Madrid esperando para salir al contragolpe. 

Ya se había tenido que estirar Courtois a un centro desde la izquierda que consiguió desbaratar evitando un remate fácil de Dembelé cuando Valverde arrancó por la derecha y centró para que Benzema marcase el gol del partido. 

 

Angel Martinez via Getty Images
Benzema celebra su gol al Barcelona.

El delantero francés, de dulce este año, definió de espaldas a la portería y de tacón, sorprendiendo a la defensa y a Ter Stegen, que no pudo hacer nada. 

Los madridistas habían encontrado la fórmula para hincarle el diente al Barça, que seguía incidiendo en la posesión pero sin crear mucho más peligro. 

El Madrid, sin embargo, tenía la ventaja y metros para correr a la espalda de la defensa. De una de esas nació la jugada que terminó en falta y que el alemán Kroos convirtió en el 2-0 con la ayuda de la barrera, que despistó al portero. 

30 minutos y el Barcelona ya perdía por dos goles. Lo intentó Messi, que estuvo a punto de quitarle a Benzema el gol del partido al estrellar en el larguero un chut lanzado desde el córner poco antes del descanso. 

Koeman cambió el sistema en la segunda mitad, dando entrada a Griezmann y logrando más profundidad y peligro. 

Así llegó el 2-1 de Mingueza, que aprovechó un buen centro desde la izquierda que remató desde la frontal del área pequeña. 

JAVIER SORIANO via Getty Images
Messi, cabizbajo, en un momento del partido.

Aun así, el Madrid seguía teniendo ocasiones claras al contragolpe y el partido estaba totalmente abierto. 

El cansancio, eso sí, hizo mella en los de Zidane que, pese a que dio entrada a tres hombres de refresco (si así se les puede llamar a Isco y Marcelo, dos de los cambios). 

El brasileño, de hecho, tuvo una clara ocasión que remató como un benjamín que acaba de llegar al equipo. 

En el minuto 83 se produjo una jugada determinante en el encuentro. Un balón en el área del Madrid fue peleado por Mendy y Braithwaite. El defensa francés rozó con el brazo al delantero danés, que se dejó caer en el área. 

Así lo interpretó el árbitro, que no pitó penalti, pese a la insistencia de los futbolistas del Barça, que le pedían que revisara el VAR.  

El final del partido fue, eso sí, trepidante. El Madrid acabó con uno menos por expulsión de Casemiro, que hizo dos faltas absurdas merecedoras de tarjeta amarilla. 

Con uno menos, aguantó el equipo blanco las acometidas culés, entre ellas el último disparo blaugrana, de Ilaix, que se estrelló en el larguero. 

Con esta victoria, el Madrid se acuesta primero con 66 puntos, los mismos que el Atlético, y con uno de ventaja sobre el Barça, tercero. 

Su entrenador, Ronald Koeman, se quejó amargamente al final del partido de la jugada polémica en el área del Madrid, asegurando que era “penalti clarísimo”. 

EL HUFFPOST PARA HUE