El Real Madrid comienza la Champions con goleada pero con un Benzema lesionado

El Sevilla sufre ante el Manchester City el grupo de la muerte del torneo.
|
Luka Modric.
Luka Modric.
ANDY BUCHANAN via Getty Images

El Real Madrid ha empezado un nuevo torneo de Champions como lo terminó: ganando. Los de Ancelotti han superado al Celtic de Glasgow por 0-3 y han sumado los primeros tres puntos del torneo en su camino para revalidar el título.

Aún así, la noche no ha sido del todo exitosa, ya que en el minuto 30, Karim Benzema ha tenido que abandonar el terreno de juego lesionado, aunque por el momento se desconoce la gravedad del estado del jugador.

El conjunto escocés se llevó un castigo severo, quizá demasiado para lo que ofreció a sus aficionados. Fue ambicioso y valiente desde el pitido inicial y gozó de buenas ocasiones para haberse puesto por delante, pero el actual campeón aguantó y esperó su oportunidad para sumar sus tres primeros puntos.

Los goles de Vinicius y Luka Modric en apenas cuatro minutos del segundo tiempo le dieron el aire que necesitaba y Eden Hazard, elegido para relevar al capitán, sentenció un partido que terminó siendo más plácido y que le sirvió para aumentar su confianza en este positivo inicio de temporada.

Más complicado lo ha tenido el Sevilla que sufre los efectos del azar tras quedar ubicado en uno de los dos grupos de la muerte del torneo. Los del Lopetegui han sufrido un duro envite por parte del Manchester City que les han marcado cuatro goles.

Con dos latigazos, el noruego Erling Haaland se bastó para sentenciar un duelo en el que los de Julen Lopetegui pagaron cara su falta de pólvora. Nervión estalló contra la directiva pidiendo reacción para un equipo que ahora es colista del Grupo G, que lidera el City por delante del Borussia Dortmund, que doblegó al Copenhague (3-0).

El preparador vasco sorprendió de inicio con un once sin un ‘nueve’ puro, con el ‘Papu’ Gómez e Isco como principales referencias ofensivas, aunque fue Jesús Navas el que primero alcanzó el área ‘citizen’ con un centro que despejó un atento Joao Cancelo. Desde ese momento, sin embargo, los de Guardiola tomaron el control hasta hacerse con la victoria.